Gramática [Básica Llïonesa] (III)

 G images

7.2  El recursu a los asturianismos léxicos. Na versión llionesa de la GBL y na sua exemplicación alcontramos un usu masivu d’asturianismos, esto ye, de palabras asturllionesas pero que solo son propias d’Asturias, non de Llión, muitas veces procedentes d’eso que no sou momentu se chamóu “asturianu tapecíu”, onde predominaba un tipu de llengua qu’optaba por un fuerte diferencialismu léxicu respective del castellanu empreando recursos cumo la creación neolóxica mui forciada ou l’ampliación de significaos del léxicu patrimonial. Los exemplos d’asturianismos tiraos de la GBL y de la versión llionesa de la web onde se puede consultar son mui numarosos: abegosu, abellugare, algamar, alministrare, allugamientu, amosare, anueche (pero nueite), asoceder, ayalga, bon (bonu, bona), cadarma, camentare, castellán, caún (caúnu, caúna), chigre, collacios, desemeyanza, dalu, dubia, los partitivos deillos/deillas (sic), ente, entrugare, envís, espublización, finar, finxu, llueu, númberu, pallabra, poru, plurales del tipu ‘peculiariedaes’, poru, sedría, tar, terminaciones verbales –asti

Dalgunos asturianismos merecen cierta atención. Asina, no capítulu dedicáu a los posesivos dizse:

Los axetivos pospuestos son invariables en xéneru y númberu. Debería evitase l’abusu del sou usu, esceutu cuandu quiera enfatizase la posesión. Las formas pospuestas que van darréu’l sustantivo NUN son pronomes, puestu que’l suxetu tá presente na oración, y pur eillu nun llevan tilde.

de mieu, de tieu, de sieu (d’él, d’eilla)

de nuesu, de vuesu, de sieu (d’eillos, d’eillas)

Estas son las perras de mieu    Esa ye la casa de tieu”

Y más alantre podemos ller:

Tamién podríamos usare los pronomes perifrásticos, que sedría un xeitu de falare más llïonés:

de miéu, de tiéu (sic) de siéu (sic) (d’él, d’eilla)

de nuésu, de vuésu, de siéu (sic) (d’eillos, d’eillas). “

La cuestión ye qu’esti tipu de posesivos nun son “un xeitu de falare más llïonés” (cualesquier cousa qu’eso seya) ya qu’en nenguna fala llionesa están constataos los posesivos analíticos, ye dicir, nun son llioneses. Los posesivos perifrásticos son propios de las variedades asturianas del asturllionés (Rodríguez Castellano 1952: 134-135; Rodríguez Castellano 1954: 212; Neira Martínez 1955: 73; Rodríguez Castellano 1957: 184; Menéndez García 1963 I: 197 y 198; García Arias 1974: 101-102; Cano González 1981: 114-115, etc.). Consecuentemente, la Gramática de la Llingua Asturiana de l’ALLA, fuente inconfesable del párrafu cumo tantos outros de la GBL, acueye esta construcción dientro del asturianu normativu (X.4). Los posesivos enfáticos tamién son propios del gallego-asturianu (Muñiz 1978: 260; Fernández Vior 1997: 206-207) y del gallegu (Freixeiro Mato 2006 II: 220-224). Respective a los posesivos *de tieu, *de sieu,*de tiéu, *de siéu, nun son asturianos, son puras invenciones.

La distribución n’asturllionés de los posesivos analíticos ye bien interesante pues abranca muitos conceyos del sur d’Asturias, los más cercanos a la provincia de Llión: Ayer, Ḷḷena, Teberga, Somiedu ou Cangas del Narcea. Pero esta forma de posesivu nun aparez en nenguna comarca llionesa, nin siquiera nas falas de las zonas más cercanas a Asturias: Los Argüeyos, Babia, Ḷḷaciana, Palacios del Sil ou Forniella.

Deixando a un llau el recursu a los posesivos asturianos, el restu del apartáu dedicáu a los posesivos está pragáu d’errores nos que nun voi parar agora.

Entre los asturianismos rescamplan dúas elecciones léxicas que vemos no mesmu nome de l’asociación que promueve esta gramática (L’Alderique. Asociación pal estudiu y desendolque la llingua llïonesa): alderique y desendolque. No Dicionariu llïonés (anque ye un simple vocabulariu a pesar del títulu) feitu por esta asociación y que se puede consultar na mesma web comprobamos qu’alderique traduzse cumo “debate” (sicasí, na propia gramática dizse que significa “discusión”), pero en nengún outru diccionariu ou vocabulariu llionés de carácter local ou xeneral alcontramos esta palabra, lóxicamente porque nun ye llionesa. Alderique que ye un nome de creación neolóxica qu’aparecíu n’Asturias nos años setenta conformáu sobre la base del verbu asturianu aldericar. Se consultamos dalgunos diccionarios de referencia asturianos alvertimos lo siguiente:

– No Diccionario General de la Lengua Asturiana (García Arias 2002-2004), un diccionariu dialectal dedicáu a recopilar únicamente léxicu patrimonial (asturianu y llionés) de la llengua, nun alcontramos la forma alderique, ya que, cumo digo, ye de creación neolóxica, pero si vemos el verbu aldericar del que se recueyen estas acepciones patrimoniales: “Hablar mucho”, “Contestar refunfuñando, entre dientes”, “Argüir, alegar algo refunfuñando, a lo que los que escuchan no conceden importancia”, “Decir cosas de poca importancia”, “Decir cosas inoportunas, que no vienen a cuento”.

– No Diccionariu de la Llingua Asturiana (Academia de la Llingua Asturiana, 2000) tenemos:

alderique, l’: sust. Aición y efeutu d’aldericar.

aldericar: v. Rezungar, protestar, reñer [en voz baxo y de contino]’, 2. ‘Falucar, falar [ensin nengún xacíu]. 3. Falar [delles persones d’un tema presentando argumentos].

Las dúas primeras acepciones del verbu aldericar no DALLA son las patrimoniales, y la última establezse por vía d’ampliación semántica. A partir d’esta tercer acepción chegamos a la forma alderique, un neoloxismu pémeque desacertáu se nos atenemos a los usos patrimoniales del verbu asturianu aldericar que vendría a significar: rezongar, retolicar, protestar, charlatanear, falar muitu y sin sentíu.

.- No Diccionariu asturianu-castellanu (Sánchez Vicente 2008):

aldericar, v. Argüir. 2. Contestar disputando. 3. Disputar. 4. intr. Hablar sin ton ni son.

alrerique, m. Argumentación 2. Disputa verbal. 3. Controversia.

Nesti últimu diccionariu asturianu alcontramos una preferencia polos significaos neolóxicos que son bastante contradictorios conos usos patrimoniales del verbu asturianu, quitante la sua acepción cuarta, y constatamos tamién el neoloxismu alderique con unas connotaciones yá mui allonxadas de las del verbu del que deriva.

El lingüista ḷḷenizu Xulio Concepción nas suas Etimologías de la lengua asturiana (s.v. “aldericar, alderique”) recueye esti significáu: “Responder, refunfuñar por lo bajo, argüir con argumentos poco consistentes, medio súplica, medio disculpa”, y sobre la sua etimoloxía diz que: “No se encuentra en los diccionarios más al uso; tal vez, del árabe al daia (‘la aldea’), con el sentido de ‘andar diciendo cosas por la aldea, buscar justificaciones públicas por detrás’. Habrá que seguir el rastro…”. Pa García Arias (2009: 38, 48) aldericar y la sua variante somedana altricar derivan del llatín altercari, d’onde procede tamién el castellanu “altercar”.

Del neoloxismu asturianu alderique tenemos casi’l sou certificáu de nacimientu pues el primer usu constatáu del mesmu ye del 1 de febreiru de 1975 nun artículu “Otru alderique (1)” (San Martín Antuña 2009: 73) que publicaba l’asociación asturianista Conceyu Bable na revista Asturias Semanal. Esi artículín d’opinión n’asturianu remataba con un pequeñu vocabulariu esplicativu onde se traduz alderique cumo “respuesta, polémica”.

En todu casu, el neoloxismu creáu por Conceyu Bable está güei n’usu pues amás de la sua presencia nas obras lexicográficas referenciadas y n’outras, hai entidades que lu adoptoron cumo nome ya seya una activa tertulia uvieína ou una productora audiovisual asturiana, amás de l’asociación llionesa promotora de la GBL que curiosamente elixíu tamién esi nome asturianu.

Desendolque ye outru neoloxismu creáu sobre la base del verbu asturianu desendolcar (“Desenrollar, desarrollar”, “Desenvolver, descubrir”, “Desenroscar los que estaba enroscado o enrrollado [por exemplu, una culuebra: La culuebra desendolcóuse], (Diccionario General de la Lengua Asturiana sv. desendolcar) y no que comprobamos el mesmu procedimientu d’ampliación semántica. La consulta del Dicionariu llïonés diznos que desendolque quier dicir “desarrollo”.

En todu casu, los substantivos neolóxicos alderique ou desendolque creaos pol procedimientu d’ampliación semántica sobre la base de dous verbos asturianos pueden ser válidos n’Asturias, y, efectivamente, tienen un usu escritu y faláu constatable más ou menos acertáu (especialmente’l casu de la palabra alderique parezme mui desacertáu). Pero emprear esos neoloxismos asturianos en Llión nun parez mui rezonable porque naide conoz esas palabras, y el usu forciáu d’estos asturianismos léxicos en Llión nun resulta aceptable a nun ser que se quiera presentar al llionés cumo una xíriga deconectada de los usos léxicos patrimoniales de la nuesa tierra.

David Guardado (2008: 113-114) fai una precisión interesante sobre’l diferencialismu léxicu en ciertas situaciones de recuperación lingüística:

L’hiperdiferencialismu de calter léxicu ye dacuando un síntoma de les codificaciones que se dan en situaciones d’obsolescencia avanzada nes qu’existen intentos de revitalización al marxe de la comunidá de falantes (pola falta d’ésta en casos de muerte de les llingües o pola imposibilidá d’una implantación social afayadiza). Nestos casos los modelos llingüísticos amuesen una fuerte dependencia estructural de la llingua dominante, daqué que s’intenta compensar con una ellaboración hiperdiferencialista del léxicu. Nos casos estremos échase mano de cualquier recursu que complique’l discursu cayendo en propuestes d’ellaboración basaes na acumulación de términos artificiales, pintorescos o en desusu pal común de los falantes (…)”.

Efectivamente, el modelu de llionés propuestu pola GBL ye un casu estremu d’abusu de diferencialismu léxicu, pero lo peculiar ye que pa “complicar el discursu” se recurra invariablemente a un usu intensivu d’asturianismos desconocíos en Llión, no que ya ye una reiterada seña característica del llïonés.

Gramática [Básica Llïonesa] (II)

GG

Tamién hai cuestiones discutibles en dalgunos de los planteamientos, principios ou criterios de codificación ou elaboración d’orde xeneral nos que s’apoya la GBL. Vamos ver dous que nun se formulan de manera esplícita, pero que ye fácil constatar cona simple lectura del testu.

6. Monocentrismu. La concepción xeneral de la GBL ye la de presentar una neo-variedá normativa llionesa, ou con intención normativa (dende lluegu descriptiva nun ye), fuertemente monocéntrica, ríxida y unitarista onde las falas patrimoniales llionesas nun tienen sitiu ya que nenguna referencia hai a las variedades diatópicas que realmente son las que conforman la llengua, de feitu son la llengua que chamamos llionesa. Esti planteamientu tan monoglósicu denota un prexuiciu mui estendíu: que las llenguas pa selo tienen que cuntar con un únicu estándar fuertemente monocéntricu (cumo’l castellanu ou’l francés). L’altu grau de polimorfismu que presenta’l llionés güei nun tien reflexu nesti testu, y, consecuentemente, la sua propuesta gráfica, que se concreta especialmente no capítulu tituláu “Peculiariedaes del alfabetu llïonés”, solo ye válida pa la escritura d’esa neo-variedá llionesa que se propón na obra, pero nun val pa representar a las falas del idioma. Voi poner un exemplu concretu: se dalguién quixera escribir en llionés noroccidental, en paḷḷuezu, axustándose a la propuesta ortográfica y morfolóxica de la GBL, ¿podría facelo?

Hai una única y confusa escepción a esta concepción tan monocéntrica de la GBL que ye la referida al usu de la lletra “J”: “Anque la lletra J nun ye patrimoñal llïonesa n’algunas rexones la hache aspirada represéntase cun esta lletra, poru podremos alcuntrar pallabras escritas cun eilla”. Esta escepción ye deficiente pues confunde grafema con fonema, y confusa ya que se nun ye llionesa ¿por qué recoyela na GBL? Todo esto sin entrar na inconcreción de las rexones onde s’usa la “hache aspirada” y las palabras que podemos alcontrar escritas (¿y faladas?) con ella, escura y única referencia a la variación diatópica llionesa, anque l’hache aspirada tamién ye un rasgu común a ciertas variedades del castellanu.

Cumo en tantas outras cousas, anque nun se declare esplicitamente, la GBL sigue al pía’l modelu asturianu de codificación cona fixación d’una norma monocéntrica y unitarista de base única que no casu del asturianu ye la variedá central. Sicasí, la nuesa realidá lingüística de lo que precisa seique ye más bien d’un modelu policéntricu converxente dientro de la “relativa unidad del leonés moderno, especialmente del occidental, desde Luarca a Miranda”, por usar las palabras de Ramón Menéndez Pidal. Pero mientras que pal asturianu esti planteamientu monocéntricu puede tener sentíu por rezones literarias (ye la variedá con más cultivu escritu, al menos dende’l siegru XVII), demolingüísticas (ye la variedá con más falantes), sociolingüísticas (ye la variedá percibida cumo más prestixosa polos falantes asturianos), etc. No casu llionés esi criteriu presenta más dificultades ya que la sua situación sociolingüística y de cultivación son muitu diferentes de las del asturianu. Dende la publicación d’El dialecto leonés de Menéndez Pidal en 1906, suel dividise’l dominiu lingüísticu asturllionés en tres grandes conxuntos dialectales: occidental, central y oriental. En Llión alcontramos falas que se pueden adscribir a cadagunu d’esos tres bloques, anque las falas llionesas de tipu oriental (Sayambre, Valdión) y central (Los Argüeyos, Gordón, ¿Ordás?), están bastante castellanizadas. Son dalgunas falas occidentales zamoranas y llionesas de la llengua las qu’inda mantienen cierta vitalidá. Pero amás d’esa visión del llionés basada en criterios estrictamente filolóxicos, la crasificación del llionés admite outras alternativas cumo las que propón la nueva lingüística aragonesa que fai usu del conceptu de “variedades referenciales”, deudora en gran midida de la lingüística occitana y la sua teoría de la codificación policéntrica (Sumien 2006), que resulta d’especial interés pal llionés. Sigo a Segura Malagón (2011: 453-454) asumiendo las suas observaciones al nuesu casu de forma prácticamente literal: nuna llengua cumo la llionesa podemos chamar variedades referenciales, representativas ou emblemáticas a las que cumpran las siguientes condiciones:

  • Tener un nome (ya seya un endoglotónimu ou un exoglotónimu) que las distinga. Esto asegura la esistencia d’una identidá lingüística diferenciada de la llengua dominante. Los falantes perciben el sou códigu lingüísticu cumo una llengua propia, non cumo un rexistru vulgar, rural, etc. de la llengua dominante.
  • Tener ciertu cultivu literariu. Ye decir, las variedades referenciales tienen que ser “dialectos literarios” non simples áreas xeográficas delimitadas por feixes más ou menos sueltos d’isoglosas.
  • Tienen que sirvir (ou que sirvieran nun pasáu relativamente recién) cumo vehículu de comunicación d’una comunidá: tien que constar el sou usu social, públicu.

En resume, las variedades referenciales deberán tener identidá lingüística, cultivu literariu y usu social. Cuando se dan estas tres condiciones ye mui probable que se dea, amás, una cuarta que ye la que-ys da la sua importancia cumo material para la codificación: las variedades referenciales deben tener rezonablemente bien conservaos los rasgos propios de la llengua, preservaos de la erosión pola llengua dominante. El llionés güei xustifícase y tien sentíu (cumo materia  d’estudiu pa la romanística y cumo idioma destinatariu d’una hipotética política lingüística) pola esistencia de esas variedades referenciales.

No casu llionés esas variedades referenciales son: el paḷḷuezu (ḷḷacianiegu, babianu), faláu no noroccidente de la provincia llionesa (y de feitu tamién no suroccidente asturianu); el cepedanu (ou riberanu, ya que n’esencia son la mesma variedá), faláu no centru de la provincia llionesa; el cabreirés, faláu no suroccidente de la provincia llionesa; pachuecu (pachuocu, machuecu, senabrés), faláu no noroccidente de la provincia zamorana. Grosso modo estas cuatro variedades cumpren los requisitos espuestos (anque con diferentes graos pa cada fala) pues todas ellas tienen nomes que las individualizan y evidencian un principiu de conciencia lingüística, y tienen un cultivu literariu que no casu del llionés ye esencial pues esi usu escritu concentra la práctica totalidá de la literatura moderna en llionés. Ye más, solo los llibros escritos en paḷḷuezu nos últimos cuarenta años suman más que tódolos llibros escritos en llionés en toda la sua historia. Eso nun quier dicir que nun existan outras variedades llionesas con cierta vitalidá (furniellu, carbayés, alistanu…), pero la sua situación sociolingüística ye bien diferente.

Las variedades llionesas tienen qu’estar no centru y ser el llizaz del procesu de recuperación de la llengua en Llión, ya que nun se puede promocionar el llionés cumo una abstracción de llombu a la realidá poliforme del idioma y a los falantes patrimoniales d’esas variedades vivas de la llengua, que ye precisamente lo que se fai na GBL.

7. Hiperdiferencialismu. David Guardado (2008:112) señala que:

Nuna situación de subordinación llingüística ye relativamente frecuente que, especialmente nel aniciu de la estandarización, existan reacciones de tipu purista que traten d’afirmar la función identificadora de la llingua a traviés del diferencialismu estremu cola llingua dominante, escaeciendo dafechu los criterios d’eficacia comunicativa y verosimilitú”.

Continúa diciendo David Guardado (2008: 113) que nestas  situaciones nun ye raro:

“(…) que se dea una percepción de barra llibre na que cualquier usuariu o grupu ensin formación, considérase capacitáu pa exercer un purismu ad hoc, que tien el reforzamientu de la función identificadora como única meta y que suel tar destináu al usu de la llingua como elementu d’identificación d’un grupu zarráu ensin proyección esterna”.

Las cuestiones planteadas por Guardado describen a la perfección dalgunas de las características presentes na GBL.

En todu casu, el recursu al hiperdiferencialismu ye una de las cousas que más rescampla de la GBL recurriendo a varios procedimientos: el tratamientu de los cultismos y la busca d’un léxicu mui diferenciáu del castellanu.

7.1. Vulgarización de los cultismos grecollatinos. El capítulu tituláu “Desemeyanzas de desendolque llingüísticu” comienza con estas palabras:

Las sigientes desemeyanzas de desendolque se tienen oservadas ente’l llïonés y el castellán. Pur coherencia, siempres qu’atopemos una pallabra qu’en principiu nun esiste en llïones, pur nun habese necesitáu’l sou usu ata agora, podemos deducire cúmu sedría sigiendu la regla oservada n’outras pallabras cun una cadarma asemeyada”.

Y arréu alcontramos nun cuadru toda una retafila de procedimientos nos que partiendo supuestamente del castellanu podemos chegar a una forma pretendidamente llionesa. El títulu del apartáu apunta a las diferencias de desarrollu lingüísticu que se dan entre’l castellanu y el llionés, y, a pesar de la deficiente redacción, el párrafu d’introducción da a entender que determinadas palabras que s’interpretan cumo castellanas (asina aparecen identificadas na primer columna del cuadru) deben tener ou podrían tener en llionés [n’outras circunstancias, supongo] las formas que se recueyen na segunda columna del cuadru a las que se chega al parecer mediante un procedimientu que se nos describe cumo deductivu, seique basáu na idiosincrasia fonética del llionés. Nun ye difícil decatase de qu’esi párrafu denota una falta de comprensión de lo que son realmente los cultismos, de qué canales d’introducción siguen esti tipu de palabras nos idiomas romances y qué tratamientu se puede dar en llionés a esta cuestión. De mano ye necesario distinguir los patrimonialismos de los cultismos:

«Las voces literarias de introducción más tardía en el idioma, tomadas de los libros cuando el latín clásico era ya lengua muerta, son las que llamaremos voces cultas, y conviene distinguirlas siempre en el estudio histórico, pues tienen un desarrollo distinto de las voces estrictamente populares. Mientras éstas son producto de una evolución espontánea y no interrumpida desde los períodos más antiguos, las palabras cultas son introducidas cuando esa evolución popular había terminado o iba muy adelantada en su camino, y por lo tanto no participan de toda la compleja serie de cambios que sufrieron en su evolución las voces primitivas del idioma. En general, las voces cultas apenas sufrieron modificaciones, como se puede observar en cualquiera de las muchas palabras latinas que, después de haber sido usadas y transformadas por el vulgo, fueron por segunda vez incorporadas al idioma por los literatos.>> (Menéndez Pidal 1962: 9-10)

Los cultismos, en definitiva, son todas aquellas palabras qu’entran nun romance directamente dende’l llatín cultu (a veces dende’l griegu clásicu) despuéis que de qu’aquel completara la sua evolución natural dende’l llatín vulgar. Esti procedimientu d’adopción de vocabulariu cultu ya nun ye popular pues está motiváu pola necesidá d’ampliar léxicu en muitos ámbitos culturales (literatura, medicina, filosofía, ciencias…) cuando se produz el desarrollu escritu d’un idioma. Nesa situación los usuarios más cualificaos recurren a la llengua llatina pa recuperar ou conformar vocabulariu que se siente cumo necesario dende los recursos qu’ofrecen esas llenguas clásicas. Estos cultismos mantienen el sou aspectu llatinu sin que nesas palabras nuevas ou recuperadas obren las transformaciones normales producidas nas voces patrimoniales, anque a veces si hai pequeñas adaptaciones imprescindibles de tipu fonéticu ou gráficu. El llionés tamién tien cultismos y semicultismos, dalgunos mui antiguos, anque la sua incoporación está mui mediatizada históricamente pola subordinación al castellanu. Asina, en llionés tenemos la voz patrimonial güeyu (güechu, güellu, ueyu), evolucionada directamente del llatín ocŭlus. Pero pa designar a la especialidá médica que s’ocupa de los güeyos lo apropiao parez que ye recurrir al cultismu oftalmoloxía formáu dende griegu clasicu ὀφθαλμός ‘ophthalmós’ ‘güeyu’ y el sufixu –loxía. Los exemplos pueden multiplicase: en llionés tenemos chave (llave nas falas llionesas centroorientales) del llatín clavis, y el cultismu clave, garráu directamente del llatín clásicu y que presenta una forma muitu más próxima a la llengua mai; dereitu (dreitu), del llatín directus y el cultismu directu, etc. El llionés recibíu bien de cultismos entre los siegros XIII y XIV, no sou momentu de plena emerxencia escrita y sobre todo no eiru del dereitu; hai que tener en cuenta qu’aquel momentu históricu tamién foi’l de la recepción del Dereitu romanu clásicu y los xuristas llioneses incorpororon al sou vocabulariu técnicu bien de léxicu llatinu cultu. Cono modestísimu rexurdimientu escritu del llionés no siegru XX vuelve a plantease la necesidá de dotar a la llengua del léxicu precisu pa la sua modernización y el primer recursu pa la neoloxía ye’l mesmu qu’emprean tódalas llenguas romances, dir al llatín y al griegu clásicos. Pa la sua adopción lo más axeitao ye siguir las mesmas pautas marcadas no ámbitu de la Romania en primer llugar, y en segundu tener en cuenta lo feito no nuesu ámbitu lingüísticu, l’asturllionés, onde ya funcionan dúas normas graficas, la mirandesa (que nun regula esta cuestión) y l’asturiana (que si lo fai). Sicasí, el problema de los cultismos ye resueltu d’una forma estraña na GBL que recurre a la normativa de l’Academia de la Llingua Asturiana, anque nun se declare ayures, con una simplificación de la suas previsiones sobre’l tratamientu de los cultismos (Normes ortográfiques, 2005: 34-44,  Gramática de la llingua asturiana: 55-64). Vamos añidir al cuadru de la GBL una nueva columna tirada de la normativa ortográfica asturiana que deixa crara la fuente empreada pa la confección d’esti apartáu que se comenta:

Castellán Llïonés Normes ortográfiques ALLA
-inter -entre: entrepetare, entrevenire.

1.5.4. ESCRITURA DE LOS PREFIXOS INTER-, INTRA-, INFRA

Escríbense con in- los prefixos cultos inter-, intra- y infra-: internacional (non *enternacional) infrarroxu (non *enfrarroxu), intramuscular (non *entramuscular), interpretar (non *enterpretar)

-des

es, cuandu se trata de separtación, destrución ou disgregación: esbordare, escomponere, escalzare, escolgare, esfacere.

-des, cuandu se trata de negación: desgustare, desprotexere, desprestixu.

2.16.1.1. Los principales prefixos n’asturianu son:

 

es-: nun tien valor negativu nin los verbos nos qu’apaez s’oponen a un primitivu. Con él indícase allonxamientu, separación, esfaimientu de daqué en partes.

des-: tien valor negativu. Atopámoslu en nomes qu’indiquen lo contrario de lo espresao pol primitivu correspondiente.

 

-eo

-iu (diptongu): espontaniu, homoxeniu.

1.6.3.3. De toes maneres, l’hiatu orixinariu faise diptongu al adautase a les terminaciones morfolóxiques propies del asturianu:

espontaneu, homoxeneu, muséu, etc. (pero hiatu en espontáneo, espontánea, homoxéneos, homoxénees, museos)

-ea -ia (diptongu): llinia, llinial.
-i Antepuesta pa indicar imposibilidá, –ininredutible, inreparable, inresponsable.
-bj xoxetivu, oxetu.

1.8.6. ADAUTACIÓN DE B FINAL DE SÍLABA Y DE PALLABRA

La b final de pallabres d’orixe cultu adáutase n’asturianu como sigue:

1.8.6.2. Pero piérdese cuando-y sigue una x (fonema /š/):

-bx- > -x-: oxetu, suxetu, oxetivu, suxetivu, oxeción, suxuntivu

-l-

Escribense cun “ll” nel interior de pallabra tolas que procedan del amestamientu de prefixos las pallabras entamadas pur “ll”: Allunizare, billabial, billingue, collaborare.

1.7.17.2. Pallabres con -ll- y -l- interiores

c) Escríbense con -ll- interior toles pallabres formaes cola xuntura de prefixos a pallabres qu’entamen per -ll- inicial:

allunizar (de “lluna”), billabial (de “llabiu”), billingüe (de “llingua”), collaborar (de “llabor”), illegal (de “llegal”), prollongar (de “lluengu”)

-tras/ -trans

Cul sen de movimientu p’hacia outru llau,

-trestreslladare, tresllucire, tresmitire, tresmisión.

1.8.12.4.b) Grupu ns

Pelo contrario, les pallabres cultes qu’amuesen el prefixu trans- siguíu de consonante xeneralícense col prefixu patrimonial asturianu tres-, según enclín de la llingua:

tresmitir, tresferencia, tresformar, tresvasar, treslladar, tresllucir, trescribir, tresparente, tresponer, tresportar, etc.

-b + consonante Piérdese siempres: asurdu, adicare, asorbere, sorrayare.

1.8.6. ADAUTACIÓN DE B FINAL DE SÍLABA Y DE PALLABRA

La b final de pallabres d’orixe cultu adáutase n’asturianu como sigue:

 1.8.6.1. Como norma xeneral, caltiénse la b final de sílaba.

-bd-: abdicar, abdome, abductor

-bc-: obcecáu

-bs-: absurdu, absolutu, subsidiu, absorber, observar

 1.8.6.3. Ha tenese tamién en cuenta que’l prefixu cultu sub-, cuando ye productivu, pue adautase col prefixu patrimonial so-.

 sollingual, sorrayar, somarín, soxéneru, etc.

1.8.12.2. La tendencia xeneral empobina a la perda del primer elementu del grupu -bs final de sílaba, dexando namái s final de sílaba na escritura.

 -bsc- > -sc-: escuru, ascisa

-bst- > -st-: astrautu, astenese, sustancia, sustantivu, sustratu, astemiu

-cc
-acción/-ección
Piérdese una “c”: dicionariu, fición, sucionare.
-aición /-eición: aición, redaición, elleición, lleición.

1.8.5.1. Como norma de calter xeneral, la «-c» final de sílaba consérvase.

-cc-: diccionariu, succión, cóccidu, ficción, destrucción, acceso

1.8.5.2. En delles circunstancies la c final de sílaba pue vocalizase.

a) Pue vocalizase como i, lo qu’asocede davezu nes terminaciones -aición ~ -acción y -eición ~ -ección:

-aic- ~ -acc-: aición o acción, astraición o astracción, atraición o atracción, redaición o redacción, contraición o contracción

-eic- ~ -ecc-: afeición o afección, eleición o elección, lleición o llección, coleición o colección, perfeición o perfección, proteición o protección, direición o dirección, proyeición o proyección, seición o sección

-cn Piérdese la “c”: aránidu.

1.8.5.1. Como norma de calter xeneral, la «-c» final de sílaba consérvase.

-cn-: arácnidu, acné

-cd -ud: anéudota.

1.8.5.2. En delles circunstancies la c final de sílaba pue vocalizase.

 -eud- ~ -ecd-: anéudota o anécdota

 

-x Caltiense al entamu y al final de pallabra: xilófonu, tórax. (Suena cumu “s”).

-s nel restu los casos: esterior, esame, esistire, tasidermia.

1.8.14.1. Adáutense con lletra x munches pallabres cultes qu’en griegu o en llatín s’escriben cola lletra x. D’esta miente:

a) N’allugamientu inicial de pallabra: xenofobia, xenón, xerocopia, xilófonu, xilografía, etc.

b) N’allugamientu final de pallabra: bórax, cóccix,  tórax, sílex, fax, etc.

1.8.14.2. Adáutense con s:

a) Cuando la x orixinaria s’atopa delantre consonante dientro la pallabra, o en final de sílaba:

esceición, escelente, escesu, esclamar, esclusivu, escursión, espedición, esperimentu, espertu, esplicar, esplorador, esplotación, esponer, esposición, esterior; estraordinariu, estraterrestre, sestu, testu, yustapuestu, etc.

b) Ye posible escribir x o s nes siguientes pallabres:

esame ~ exame, esixir ~ exixir, osíxenu ~ oxíxenu, esistir ~ existir, ésitu ~ éxitu y esaxerar ~ exaxerar

-ct

-ut cuandu la vocal anterior ye abierta (a, e, o): lleutor, lleutura.

Esceutu –ctr: eletricidá y los sous derivaos.

Pierde la “c” cuandu la vocal ye pechada (i, u): dútil.

1.8.5.2. En delles circunstancies la c final de sílaba pue vocalizase.

 b) Pue vocalizase como u nestos casos:

aut- ~ -act-: astrautu o astractu, artefautu o artefactu, caráuter o carácter, compautu o compactu, contautu o contactu, detrautor o detractor, impautu o impactu, intautu o intactu, pautu o pactu, práutica o práctica, táutica o táctica, didáutica o didáctica

-eut- ~ -ect-: afeutu o afectu, arquiteutu o arquitectu, aspeutu o aspectu, circunspeutu o circunspectu, coleutivu o colectivu, correutu o correctu, reutu o rectu, dialeutu o dialectu, inspeutor o inspector, insurreutu o insurrectu, perfeutu o perfectu, perspeutiva o perspectiva, predileutu o predilectu, proteutor o protector, proyeutu o proyectu

-d + consonante

-l + consonante: almitire, alministrare.
Esapaez la “l” si la consonante ye “x, j, g, s”: axetivu, ascribire.

1.8.7.3. La d final de sílaba conviértese en l n’otros casos:

-dm- > -lm-: alministrar, almitir, etc.

-dv- > -lv-: alverbiu, alvertir, etc

1.8.12.3. El grupu consonánticu -ds final de sílaba caltiénse na escritura.

 adscribir, adstratu, etc.

1.8.13.2. Les pallabres cultes qu’en griegu o en llatín tienen i o hi con valor consonánticu adáutense al asturianu de delles maneres:

axacente, axetivu, conxetura, coxuntura, dixuntu, dixuntivu, inxuria, maxestá, maxestáticu, oxetu, suxetu, xerarquía, xurisdicción, etc

-g + nasal

Pierde la “g”: dinu, sinu, manesiu.

Al entamu de pallabras d’orixe cultu piérdese la “g”: nomo, nósticu.

1.8.8.1. La tendencia xeneral empobina al caltenimientu de la g final de sílaba nos cultismos.

-gn-: agnósticu, dignu, dignidá, lignitu, magnesiu, signu, significáu, cognitivu

 1.8.2.1. Los grupos consonánticos cultos iniciales de pallabra, en xeneral d’orixe griegu, adáutense calteniendo’l so primer elementu o desaniciándolu.

gn- ~ n-: gnoseoloxía ~ noseoloxía, gnomu ~ nomu, gnósticu ~ nósticu, gnosticismu ~ nosticismu

-nasal + nasal

Caltiense esceutu nos casos de xinasia e hinu: innatu, inmerecíu, inmortal.

Al entamu de pallabras d’orixe cultu piérdese la “m”: nemotéunicu.

1.8.11.1. La secuencia nn caltiénse na escritura, en coincidencia coles pallabres tradicionales como ennegrecer, ennialar, fálennos:

innatu, innecesariu, innoble, etc

1.8.11.2. Escríbese n final de sílaba en:

inmortal, inmoral, inmerecíu, inmobiliaria, inmunoloxía, inmanente, conmiseración, conmemorar, etc.

1.8.10.1. El caltenimientu de m a lo cabero de sílaba ye tendencia xeneral na adautación de les pallabres cultes:

-mn-: amnesia, amnistía, himnu, ximnasia, omnívoru, etc.

 1.8.2.1. Los grupos consonánticos cultos iniciales de pallabra, en xeneral d’orixe griegu, adáutense calteniendo’l so primer elementu o desaniciándolu.

mn- ~ n-: mnemotéunicu ~ nemotéunicu

-ns + consonante

Piérdese la “n”: istitutu, costare.

1.8.12.4. Grupu ns

a) El grupu ns final de sílaba caltiénse na escritura. Exemplos:

-nsc-: inscribir

-nsp-: inspiración, conspiración, circunspeutu, nspeición

-nst-: constar, circunstancia, constitución, institutu, instancia, constancia, constelación, constituyir, instintu, instrumentu

-p + consonante

-pt

-pción
-ps

Al entamu de pallabra esapaez la “p”: seudu-, sicoloxía.

Cumu norma xeneral, la “p” nun se caltien: cásula, caciosu.

-ut: aceutare, escéuticu. Esceutu cuandu provien de raigón griegu: diptongu, trípticu.

-ición: aceición, esceición, perceición.

Final culta caltiense: bíceps, tríceps.

1.8.2.1. Los grupos consonánticos cultos iniciales de pallabra, en xeneral d’orixe griegu, adáutense calteniendo’l so primer elementu o desaniciándolu.

ps- ~ s-: psicoloxía ~ sicoloxía, psiquiatra ~ siquiatra, psoriasis ~ soriasis, psicolóxicu ~ sicolóxicu, pseudópodu ~ seudópodu, psicoanálisis ~ sicoanálisis, pseudónimu ~ seudónimu, pseudoasturianista ~ seudoasturianista.

1.8.3. ADAUTACIÓN DE P FINAL DE SÍLABA

1.8.3.2. Pero pue vocalizase naquellos casos rexistraos na fala.

a) Pue vocalizase en u n’exemplos como estos: -ut- ~ -pt-:

aceutar o aceptar, adautar o adaptar, cáusula o cápsula, conceutu o conceptu, esceuto o escepto, ineutu o ineptu, interceutar o interceptar, preceutu o preceptu, receutor o receptor

b) Pue vocalizase en i nestos otros casos: -ic- ~ -pc-:

aceición o acepción, conceición o concepción, esceición o escepción, receición o recepción, perceición o percepción, deceición o decepción

1.8.12.1. El grupu consonánticu ps de fin de pallabra caltiénse na escritura de les pallabres cultes:

bíceps, tríceps, fórceps, etc.

-ft

Caltiense nas pallabras d’orixe cultu: naftalina, oftalmoloxía.

1.8.9. ADAUTACIÓN DE F FINAL DE SÍLABA

Como norma de calter xeneral, caltiénse la f final de sílaba nes pallabres d’orixe cultu.

-ft-: difteria, aftosa, naftalina, oftalmoloxía, etc.

-m

Caltiense al final de pallabras d’orixe cultu: referéndum, álbum.

1.8.10.2. En final de pallabra, la m consérvase na escritura de los cultismos:

réquiem, referéndum, álbum, memorándum, etc.

-men -xen

Al final de pallabra piérdese la “n”: dentame, velame, orixe, marxe.

1.8.11.3. En final de pallabra, la n de les pallabres d’aniciu cultu desaníciase nes terminaciones -men, -xen, siguiendo asina a les pallabres patrimoniales como dentame, velame, lloriame, furame, etc.;

abdome, esame, dictame, réxime, marxe, volume, resume, orixe, Carme, etc.

 2.16.2.1.

-ame: tien significáu coleutivu:

dentame, lluriame, velame

-ad

Al final de pallabra piérdese la “d”: autividá, autualidá, agresividá

-tm -tn

Caltiense nas pallabras d’orixe cultu: atmosféricu, etnolóxicu.

1.8.4.1. Como norma xeneral, la t final de sílaba de los cultismos caltiénse na escritura del asturianu escritu.

-tm-: atmósfera

-tn-: etnoloxía

-nie -ñe: ñeve, ñebla, ñetu, siñestru.
Terminadas -aje -ax: almacenax, embalax, trax.

2.16.2.1. Los principales sufixos nominales son (ensin indicar toles variaciones de xéneru y de númberu):

-axe o -ax: col significáu de condición, aición, productu, etc.:

potaxe o potax, voltaxe o voltax, mareaxe, etc.

acento tónico en “e” y en “o”

En verbos irregulares, l’acentu tónicu sobru la “e” ou la “o”, en llïonés ye “ie” “ue”respeutivamente:

camentare/camientu; mentire/mientu; correre/cuerru.
Cuandu l’acentu tónicu recaye sobru la “o” final d’un tiempu verbal, en llïonés ye “óu”: falóu, llambióu, espurrióu.

1.3.4. ESCRITURA DE E ÁTONA NES FORMES VERBALES

1.3.4.2. Cuando nes correspondientes formes fuertes hai un diptongu tónicu ie:

camentar (non *camientar): yo camiento

1.3.2. ESCRITURA DE O ÁTONA NES FORMES VERBALES

1.3.2.2. Cuando nes correspondientes formes fuertes atopamos un diptongu tónicu ue:

correr (non *cuerrer): yo cuerro

-uir

Los verbos cun esta terminación facen –uyire: destruyire, arguyire, fuyire.

La comparanza evidencia sin duda que la GBL tien cumo modelu d’adptación de cultismos la normativa de l’ALLA, especialmente nos siguientes aspectos: vocalizaciones de muitos grupos cultos, adaptación de dalgunas secuencias vocálicas, supresión ou transformación de ciertas consonantes finales de sílaba, adaptación de la l- inicial llatina cumo ll- nos cultismos, substitución de prefixos cultos (sub-, trans- y tras-) por outros patrimoniales, etc. Pero’l siguimientu de la norma asturiana tien un matiz: tódolos procedimientos propuestos pola ALLA pa l’adptación de los cultismos son llevaos al estremu hasta conformar un productu forciáu, inverosímil, que chega a un diferencialismu radical ayenu muitas veces a las falas patrimoniales llionesas y de resultaos estéticos cuestionables.

Hai un cousa que quiero analizar con más profundidá pa más alantre, se ye que tengo vagar pa ello. Ye esto: “Cuandu l’acentu tónicu recaye sobru la “o” final d’un tiempu verbal, en llïonés ye “óu”: falóu, llambióu, espurrióu”

Gramática [Básica Llïonesa] (I)

g_Large

Dende hai unos años vienen apareciendo, casi siempres n’internet, senciellas gramáticas llionesas con pretensiones implícitamente normativas anque de calidá mui desigual. La primer gramática llionesa foi la de l’asociación Facendera pola Llingua, de finales del pasáu siegru y empreada nos sous cursos de llionés, los primeiros que se ficieron en Llión, pero que nunca se publicóu. Se nun m’enquivoco, la primera que se publicóu na rede foi la del efímeru Institutu Filolóxicu Llionés feita por Xavier Frías Conde y titulada Resume de gramática llionesa de la que se colgoron brevemente dúas versiones en 2004. Poucos años despuéis aparecíu’l Cursu de Llingua Llïonesa que firmaba Diego José González López (inda parcialmente disponible), y que yera un compendiu gramatical llionés que tenía cumo referencia básica la Gramática de la Llingua Asturiana de l’Academia de la Llingua Asturiana, cuestión que nun se reconocía en nengún llau, y que yera n’esencia una occidentalización del testu académicu. Esti cursín sirvíu de modelu pa outras iniciativas d’esti tipu que vinieron despuéis del entornu asociativu de Conceyu Xoven, y ye tamién la fuente principal de la que se reseña agora. Outros cursos ou pequeños compendios gramaticales publicaos on line foron ou son el Cursu de Llingua Llionesa del comité de Conceyu Xoven en Las Arribes (Salamanca), ou las Fueyas d’apuntes n’el idioma llïonés de Chema Vicente.

En 2012 añu publicóuse na rede una nueva gramática, en versión dobre castellana y llionesa titulada Gramática Básica Llïonesa (n’adelantre GBL), promovida por L’Alderique. Asociación pal estudiu y desendolque la llingua llïonesa, anque agora’l títulu orixinal de la obra parez que cambióu a ser simplemente Gramática, polo que podemos ver na páxina web onde ye posible la sua consulta. De mano hai qu’emponderar el llabor porque ye esperanzador y d’agradecer que dalguién se preocupe por sistematizar los elementos gramaticales del llionés, trabayu nada fácil pol deterioru imparable del nuesu idioma y pola pouca tradición escrita que tien en Llión. Sicasí, desgraciadamente la GBL ye una obra que presenta muitos defectos técnicos, invenciones arbitrarias y elementos ayenos a las falas llionesas de los que se desaminan solo dalgunos exemplos de mayor enxundriga partiendo de la versión “llïonesa” de la obra.

1. No apartáu dedicáu a la lletra g hai un intentu de descripción de tres fonemas llioneses señalaos con barras oblicuas: /g/, /j/ (“Velar, fricativu, sordu”, dizse) y /sh/ (“En llïonés, que vien del llatín cumu llingua romance que ye, tampoucu s’usa’l fonema /j/, pues nel sou llugar úsase la X cun soníu /sh/”, apúntase), pero las dúas últimas afirmaciones son erróneas pues la sua transcripción nun se correspuende nin cono sistema del Alfabetu Fonéticu Internacional, nin cono establecíu na Revista de Filología Española en 1915, mui usáu no ámbitu de las filoloxías hispánicas. Nos dous sistemas el fonema velar fricativu xordu ye representáu cono símbolu /x/, mientras que’l fonema /j/, que si s’usa en llionés, ye una semivocal ou una semiconsonate aproximante palatal sonora. Sorprende que la fricativa prepalatal xorda (/š/ no alfabetu fonéticu de la RFE, /ʃ/ no AFI) quiera describise cono grafema inglés sh, seguramente por puru desconocimientu de la sua notación fonética.

2. Respective a la lletra ç, qu’en llionés medieval representaba’l fonema africáu dental xordu (xunto con outras grafías: csc, etc.), nun se señala la sua correspondencia fonética nin el sou usu, lo que lleva a nun saber mui bien cúmo habría que la pronunciar  ou emprear. Seique estamos ante un simple olvidu ou ante una lletra decorativa y exótica que-y da un aquel misteriosu a esta ortografía.

3. Na propuesta ortográfica de la GBL alcontramos la dobre posibilidá d’usar nn ou ñ, pa representar al fonema palatal nasal. Esta dobre posibilidá parez responder a un simple caprichu, anque se xustifica diciendo que:

El soníu “eñe“ esiste en deillas llinguas romance nas qu’apaez gráficamente representau cun duas lletras: “nh“ en pertués (y pur sigire la ortografía pertuesa, tamién en mirandés, la variante la llingua llïonesa falada na Tierra de Miranda), “gn“ en francés, “ny“ en catalán… y nos primeiros escritos en llïonés (y pur estensión tamién en castiellán), esi soníu representábase cun duas enes (nn). Cuandu las duas lletras s’encurtionun poniendu una pur cima la outra, la piquinna finóu siendu la vírgula que camuda la “ene“ en “eñe“. Poru, pueden emplegase las duas posibilidaes, “ñ“ y “nn“ pa representare’l soníu “eñe“, dambas cuna mesma prenunciación: añu / annu”.

Supongo que la escoyeta obedez a qu’a la lletra ñ se-y supón un orixe castellanu, y la nn identifícase con una solución gráfica llionesa a recuperar pa marcar distancias cona llengua subordinante. Vamos ver que diz el Diccionario panhipánico de dudas (s.v. “ñ”), de la RAE sobre esta cuestión:

“Esta letra nació de la necesidad de representar un nuevo sonido, inexistente en latín. Determinados grupos consonánticos latinos como gn, nn o ni evolucionaron en las lenguas romances hacia un sonido nasal palatal. En cada una de estas lenguas se fue fijando una grafía distinta para representar este sonido: gn en italiano y francés, ny en catalán, nh en portugués. El castellano medieval escogió el dígrafo nn, que se solía representar abreviadamente mediante una sola n con una rayita más o menos ondulada encima; así surgió la ñ, adoptada también por el gallego. Esa rayita ondulada se llama «tilde», nombre dado también al acento gráfico”.

La nn ye una solución gráfica propia del castellanu medieval (Menéndez Pidal 2010: 49-52) que s’estendíu despuéis a los demás romances del occidente peninsular: asturllionés y gallegoportugués (Fernández Rei 2007: 505 y nota 1). Pero na escritura del llionés medieval esa grafía nun foi la única pa representar el fonema nasal palatal ya que tamién s’empreoron outras: ni, nj, nmi, nni, n (Carrasco 1987: 165-168).

Sobre la lletra ñ hai que dicir que’l primer documentu hispánicu onde aparez ye no chamáu fueru del burgu de Castro Caldelas (Ourense, Galicia). Esti fueru ye consideráu’l primer testu conserváu en llengua gallega, pero tien varias peculariedades interesantes pa nós: ye un privilexu rodáu que salíu de la cancillería d’Alfonso IX en 1228, y, amás, foi l’únicu testu en romance que s’emitíu dende esa cancillería, polo menos hasta onde sabemos güei (Monteagudo 2009), anque tamién esiste la posibilidá deque seya una copia de mediaos del siegru XIII. La primer vez que se documenta la lletra ñ en castellanu ye más tarde, en 1295, y el sou usu nun se xeneralizóu hasta’l siegru XIV. La lletra ñ nacíu, hasta onde sabemos güei, no reinu de Llión (en Galicia, por precisar más) y está presente na documentación medieval llionesa xunto cona dobre nn, grafía arcaica castellana que deixóu d’usase a finales de la Edá Media. Vemos entoncias qu’una solución medieval gráfica desusada dende hai cientos d’años, previa a l’aparición de la imprenta, desconocida dafeitu pa la tradición literaria llionesa actual y común (xunto con outras grafías) al castellanu, al gallegu y al portugués na Edá Media, ye recuperada p’añidir un matiz diferencial al llionés actual, pero, y esto ye’l cogüelmu, combinando la representación del fonema con dúas soluciones gráficas en planu d’igualdá, lo que podría dar llugar a situaciones cumo esta nun mesmu escritu “Esti añu n’Espanna, hai nnubes qu’añubren el cielu”. La economía nas representaciones gráficas que ye un criteriu codificador básicu, siempres que nun entre en contradicción cona etimoloxía ou cona tradición literaria ou ortográfica (que nun son el casu eiquí), ye vulneráu dafeitu.

4. Sobre l’usu de la diéresis ou “los puntines” la GBL diz lo siguiente:

En pallabras cumu llïonés, xïografía… para frayare’l diptongu y que la pronunciación de la “i” nun resulte cuasi imperceutible al oyíu, ponemos los puntines sobru eilla pa remarcare la sua prenunciación”.

La diéresis nos romances españoles ye un signu diacríticu qu’indica que se pronuncia la vocal “u” nas sílabas güe, güi, frente a gue, gui. Amás, en gallegu y en catalán tenemos diéresis na vocal “i”. La diéresis úsase tamién en poesía cumo signu diacríticu pa marcar la desaparición d’un diftongu cuando ye necesario por rezones métricas sumar una sílaba más a un versu; por exemplu, na palabra suave cuntamos dúas sílabas: sua-ve, pero l’empréu de la diéresis sobre la “u”, süave, determina que tendremos que ller: su-a-ve cono fin de facer un axuste métricu. Sicasí, sin la diéresis la “i” en palabras cumo “llionés” ye tan perceptible cumo con ella, pues lo que determina la pronunciación de la vocal ye la lletra que la representa y non la diéresis que se-y añide, que nun tien ninguna relevancia fonética nesti casu ya que llionés y “llïonés” pronúncianse esactamente igual en dambos casos pues la diéresis nin remarca nada, nin “fraya” nengún diftongu, sin que sepamos tampouco qué ye frayar un diftongu y por quéi hai que lu frayar pa pronunciar una vocal perfectamente representada nuna palabra. Outramiente, hai que señalar qu’en llionés frayar, ou meyor esfrayar, significa “cansar, debilitar, perder fuercia”. Anque ye posible que la GBL empree’l verbu asturianu frayar “romper, machucar”. Veremos no testu y na versión llionesa de la GBL exemplos asgaya d’asturianismos y d’hiperasturanismos.

¿Qué sentíu tien entoncias la diéresis sobre la i? José Ramón Morala (2009: 234) ya lo dixo bien craro:

“(…) se ha optado por un grafía, a todas luces extraña a la tradición hispánica, como es la diéresis sobre el elemento cerrado del hiato o del diptongo (pïor, rïalidá, rïalizada, llïonés…) que, en páginas que responden a un determinado concepto de leonés, se han convertido en norma poco menos que insoslayable, hasta el punto de que es una de las marcas que mejor permiten identificar a los autores que siguen este modelo (…). Lo chocante es que la fórmula que con tanto empeño parece defenderse desde este modelo de leonés no parece que sea especialmente apropiada. Si es fácil comprender la utilidad gráfica del acento en parejas como venia y venía para reflejar la correspondiente diferencia fonética –es decir, un diptongo frente a un hiato- no se puede decir lo mismo del uso de la diéresis en voces como pïor, rïalidá, o llïonés, en las que la diéresis resulta un rasgo gráfico fonéticamente redundante y superfluo, útil tan solo para identificar de inmediato a los usuarios de un determinado modelo de leonés escrito, pero que carece de cualquier relevancia fonética.”

Vamos apuntar un exemplu rezonable y bien esplicáu del usu de la diéresis na vocal “i”; en gallegu la diéresis:

“Úsase tamén coa letra i na primeira e segunda persoas do plural do copretérito de indicativo dos verbos rematados en –aer (…), -oer (…), -aír (…), e –oír (…): caïamos, caïades, dïamos, doïades, moïamos, moïades, oïamos, oïades, saïamos, saïades, traïamos, traïades, etc. A razón de colocar esta diérese é que o i forma sílaba en por si (ca-i-a-mos), aínda que é átono. Desta maneira distínguense estas formas das do presente de subxuntivo, en que o i forma diptongo caiamos, caiades (ca-ia-mos, ca-ia-des)” (Real Academia Galega, 2005, 25).

Esto ye, en palabras homógrafas la presencia de la diéresis determina una pronunciación diferente.

La esplicación del usu de la diésis sobre la vocal i que se da na GBL ye desconcertante, pero amás y significativamente la outra exemplificación del sou empréu ye cona palabra xïografía (xeografía, al parecer) que solo añide confusión. Nas llenguas romances esi cultismu de procedencia griega (γεωγραφία ‘geōgraphía’), incorpórase por vía del llatín (geographĭa), y la mayoría d’idiomas románicos mantienen con poucas alteraciones la grafía llatina (portugués geografia; castellanu geografía; catalán geografia; occitanu geografia; francés géographie; italianu geografia; rumanu geografie…). Solo en gallegu (xeografía), asturianu (xeografía) ou aragonés (cheografía) la grafía del formante cultu geo-, del griegu γεω ‘tierra’, nun respeta la etimoloxía por coherencia conas suas respectivas tradiciones gráficas. Pero na GBL vemos que’l formante cultu en cuestión ye transformáu en xïo- sin ninguna rezón que xustifique la inesplicable modificación d’esti prefixu d’orixe griegu; lo más problable ye que solo seya un caprichu personal qu’interpreta cúmo deber ser la forma supuestamente más llionesa d’esi helenismu. D’acuerdu cono intentu d’esplicación del usu de la diéresis nesta palabra habría que “remarcare la prenunciación” de la “i” no prefixu cultu (sin que se concrete, por cierto, qué ye eso de remarcar la pronunciación), pero antias sería interesante saber qué procesu lleva a que’l formante griegu geo– pase a ser en llionés xïo-, ye dicir, ¿pa qué remarcar la pronunciación d’una “i” inesistente nun prefixu cultu que nun la tien orixinalmente?

Esti usu arbitrariu de la diéresis evidencia que nun se trata d’una cuestión con pertinencia ou relevancia lingüística. El sou empréu solo puede xustificase por mantener una grafía identificativa sobre la palabra que designa al nuesu xentiliciu y al nome de la llengua en Llión. Ye, cumo señala Morala, una marca identitaria, un símbolu inútil del modelu de llionés al qu’un sector de la reivindicación lingüística llionesa yá nun puede renunciar anque nun tengan nenguna esplicación rezonada y rezonable pal sou usu.

5. No usu de la g alviértese un exemplu d’hiperdiferencialismu desacertáu al eliminar la grafía y redefinir la pronunciación de la grafía gu, solución que:

“(…) parece olvidar que el leonés es un romance que se enmarca en una tradición gráfica, la hispánica, en las que esas grafías hallan difícil acomodo” (Morala 233).

Efectivamente, en tódalas llenguas románicas ibéricas la lletra g representa al fonema velar sonoru /g/ delantre de las vocales a, o y u; y el dígrafu gu úsase delantre de las vocales i, y e pa representar a esi mesmu fonema. No dominiu asturllionés tanto la norma asturiana (Gramática de la Llingua Asturiana: 45-46), cumo la mirandesa (Convenção ortográfica da Lingua Mirandesa: 20) siguen esti criteriu. La esplicación que se propón pa esta solución remítenos nada menos qu’al llatín y, de pasu, ufierta la única referencia bibliográfica de la GBL, a una web por cierto:

“El fonema /j/ (Velar, fricativu, sordu) nun esiste en llatín; esiste’l fonema /g/ (velar, oclusivu, sonoru). Regina en llatín suena reguina. En llïonés, que vien del llatín cumu llingua romance que ye, tampoucu s’usa’l fonema /j/, pues nel sou llugar úsase la X cun soníu /sh/. Exemplos: desaloxare, dibuxare, xeneral, protexere. Pur eillu, nun hai necesidá de poner una “u” darréu de “g” pa distingire los desemeyaos sonidos ya que la “g“ siempres tien soníu “suave“.

Pur eillu, pallabras cumu gerra, gitarra, cegeira, tienen d’escribise ensín “u”, y pallabras cumu ambiguedá, agueiru, cigueña, desaugue, tienen d’escribise ensín diéresis, pues nun tien sentíu usare dalgu que nun ye necesariu p’aclariare desemeyanzas fonéticas”.

Esta solución innovadora nun solo ye ayena a la tradición gráfica de los romances peninsulares, a la tradición gráfica asturllionesa, senón tamién a los usos literarios llioneses representaos polos autores qu’escribieron y escriben en llionés que nesti puntu siguen sin novedá la grafía de los romances próximos. Vamos esplicar esto con una breve comparanza partiendo de dúas palabras recoyidas na GBL qu’exemplifican la sua propuesta nesti aspectu: gerra (guerra) y gitarra (guitarra), y que no ámbitu de las llenguas románicas de la Península Ibérica s’escriben asina:
castellanu guerra guitarra
catalán/valencianu guerra guitarra
occitanu aranés guèrra guitarra
aragonés guerra guitarra
gallegu guerra guitarra
portugués guerra guitarra

 En dalgunas llenguas romances extrapeninsulares próximas vemos:

francés guerre guitar
italianu guerra chitarra
occitanu xeneral guèrra guitarra

No dominiu lingüísticu asturllionés alcontramos lo siguiente:

asturianu guerra guitarra
mirandés guerra guitarra

Estos senciellos cuadros comparativos evidencian lo desacertada que ye la propuesta de la GBL no usu de la lletra g ya que se desarrolla cumo una innovación distintiva sin base nenguna, seique emulando a la ortografía de la llengua vasca y que busca la diferencia pola diferencia. La sua xustificación nun puede ser más simplaya: “(…) nun tien sentíu usare dalgu que nun ye necesariu p’aclariare desemeyanzas fonéticas”. Se la GBL s’axustara a esti criteriu habría qu’eliminar la u muda despuéis de la q en palabras cumo que, quien…, ou la lletra h. Ye craro que l’analoxía cono restu d’ortografías de las llenguas romances ou’l respetu a la nuesa tradición literaria, pequeña pero perfectamente válida, pesan menos que la fixación d’un criteriu ortográficu arbitrariu y estéril.