Gramática [Básica Llïonesa] (V)

 

4923516049_79e83b78a3

 

12. A pesar de tódolos errores alvertíos na GBL hai que reconocer que la obra si tien dalguna cousa d’interés y orixinal, cumo’l capítulu dedicáu a la “Espresión de la rellación temporal”. Nun se trata d’una cuestión gramatical senón más bien estilística, anque sorprende, eso si, que na GBL nun se toquen cuestiones gramaticales esenciales cumo por exemplu podría  ser la formación de palabras en llionés, y si esti repertoriu d’estilu que desentona un pouco nun testu gramatical básicu; pero, cumo digo, el capítulu que se comenta tampouco está mal con todo. Polo menos eso pensaba hasta que, repasando los tres volúmenes de la obra de Ramón d’Andrés Cuestiones d’asturianu normativu (Uviéu, 2001, 2002, 2003, Ámbitu), que recueyen artículos del autor publicaos a principios de la pasada década no sumanariu asturianu Les Noticies, atopéi no volumen II los siguientes apartaos del capítulu dedicáu a las “Cuestiones estilístiques y espresives” de los que reproduzo solo una parte en contraste cono señaláu capítulu de la GBL. L’estudiu comparativu que se reproduz darréu fai rescamplar lo que puede calificase cumo un plaxu, pues ye evidente que’l capítulu adapta elementos fundamentales d’un trabayu ayenu sin cita de la fuente nin l’autoría, que foi del profesor Ramón d’Andrés:

 

CUESTIONES D’ASTURIANU NORMATIVU  II  (2002, pp. 207-228)

Cuestiones estilístiques y espresives

GRAMÁTICA BÁSICA LLïONESA (2012)

Espresión de la rellación temporal

FECHOS QUE PASEN AL MESMU TIEMPU

Si queremos espresar simultaneidá, o sía, que dos fechos asoceden al mesmu tiempu, podemos emplegar una riestra d’espresiones, que básicamente axústense a estos esquemes: a) Dos verbos coordínense cola conxunción <<y>> o <<pero>>; b) Un verbu subordínase a otru gracies a una conxunción; c) Un verbu toma valores d’alverbiu al aparecer n’infinitivu o en xerundiu. Vamos exemplificar: daquién, al falar, solmena les manes.

al mesmu tiempu

Coordinación: Fala y solmena les manes al mesmu tiempu = Fala y, al mesmu tiempu, solmena les manes [siguen más exemplos].

al empar

Coordinación: Fala y solmena les manes al impar =  Fala y, al empar, solmena les manes. Subordinación: Al empar que fala, solmena les manes. [siguen exemplos].

 a la vez

Coordinación: Fala y solmena les manes a la vez = Fala y, a la vez, solmena les manes. Subordinación: A la vez que fala, solmena les manes. [siguen exemplos].

de la que

Subordinación: De la que fala, solmena les manes = Solmena les manes de la que fala.

a la que

Subordinación: A la que fala, solmena les manes = Solmena les manes a la que fala.

mentanto

[Hai outros exemplos] Subordinación sin QUE: Mentando fala solmena les manes = Solmena les manes mentando fala.

cuando

Subordinación: Cuando fala solmena les manes = Solmena les manes cuando fala.

al + infinitivu

Infnitivu: Al falar solmena les manes = Solmena les manes al falar.

xerundiu

Falando, solmena les manes.

 

Feichos qu’asoceden al mesmu tiempu

Pa eillu emprearemos las sigientes espresiones:

 al mesmu tiempu, a la que, de la que, a la vez (que), al empar (que), mentantu, cuandu, al + infinitivu, xerundiu.

 

 

 

 

 Xanta y, al mesmu tiempu, escueita la radiu

 

  

Al empar que xanta escueita la radiu

 

 

 A la vez que xanta escueita la radiu

 

 

 

De la que xanta escueita la radiu

 

 

A la que xanta, escueita la radiu

 

 

Mentantu xanta escueita la radiu

 

 

Cuandu xanta escueita la radiu

 

 

Al xantare escueita la radiu

 

 

Xanta escuitandu la radiu

 

Nun faz falta dicire que se puede camudare l’orde: Al mesmu tiempu que xanta escueita la radiu. Escueita la radiu de la que xanta, etc.

FECHOS QUE PASEN DARRÉU D’OTROS

Un fechu inmediatu ye una modalidá de fechu posterior, la llingua ofrez delles ferramientes pa espresalu.

 

darréu

Coordinación: Xintaron toos y, darréu, dixo unes palabres; Xintaron toos y dixo unes palabres [siguen exemplos].

llueu

[Hai outros exemplos] Infinitivu: Llueu (de) xintar toos dixo unes palabres.

ensiguida

[Hai outros exemplos] Infinitivu: Ensiguida xintar toos dixo unes palabres.

nel intre

[Hai outros exemplos] Subordinación: Nel intre que xintar toos, dixo unes palabres.

namás o namái

Subordinación: Namás que xintaron toos, dixo unes palabres. Infinitivo: Namás xintar toos dixo unes palabres. […].

otros procedimientos

-Usar el primer verbu cola perífrasis <<acabar de>>: Acabaron de xintar toos y dixo unes palabres. Pue reforzase coles expresiones yá vistes: Acabaron de xintar toos y, darréu, dixo unes palabres. Negando’l verbu <<acabar>> refuerzase la idea d’inmediatez: Nun acabaron de xintar y dixo unes palabres. Tamién: Nun ficieron más que xintar y dixo unes palabres; Nun ficieron más que xintar más qu’acabar de xintar y dixo unes palabres; Nun acabaron de xintar y yá taba diciendo unes palabres.

[…]

Feichos qu’asoceden l’unu inmediatamente dimpués del outru

darréu, llueu, ensigida, nu intre que (en el momento que hubo…), namás, dempués, dimpués, al finare, acabare de + infinitivu, nun acabara de + infinitivu, nun facere más que + infinitivu.

 Escuitóu la radiu darréu de xantare

 

Llueu de xantar escuitóu la radiu

 

Ensigida de xantare, escuitóu la radiu

 

Nu intre que xantara, escuitóu la radiu

 

Namás xantar escuitóu la radiu

 

Dempués de xantar escuitóu la radiu

 

Al finare de xantar escuitóu la radiu

 

Acabóu de xantare y escuitóu la radiu


Nun acabara de xantare y escuitóu la radiu

 

Nun fizu más que xantare y escuitóu la radiu

 

Cumu nel casu anterior, puede camudase la costrución: xantóu y, darréu, escuitóu la radiu. Escuitóu la radiu namás xantare, etc.

 

ESPRESIÓN DE FECHOS ANTERIORES

I) Un fechu asocede antes qu’otru

Si tenemos d’indicar qu’un fechu asocede nel tiempu con anterioridá a otru, la llingua pon a la nuestra disposición una riestra d’espresiones. Vamos exemplificar coles acciones <<llavar les manes>> y sentase a xintar>>:

antes

[Hai outros exemplos] Infinitivu: Antes de sentase a xintar llavó les manes; Llavó les manes ante de sentase a xintar. L’alverbiu antes tien delles variantes, toes recoyíes nel Diccionario: <<enantes>> y <<enanties>>, que s’escriben con inicial en– (…).

 

II) Un fechu asocede al principiu d’un períodu

Si consideramos una acción que se desendolca nun priodu de tiempu (por exemplu, una actuación musical) y queremos espresar que daué asocede nos sos primeros momentos, podemos valinos de delles espresiones.

al empezar

Exemplos: Al empezar l’actuación había poca xente; Había poca xente al empezar la actuación. En llugar d’empezar podemos emplegar cualesquier de los sos sinónimos: Al comenzar l’actuaciónAl entamar l’actuación…, Al emprimar l’actuación… (…)

a lo primero, no primero.

Exemplos: A lo primero de l’actuación había poca xente; No primero (de) l’actuación había poca xente.

 

Siñalare qué feichu asocedióu enantes.-

enantes, enantias, al entamare, a lu primeiru, a lu postreiru.

 

 

 

 

 

Enantes/enantias d’escuitare la radiu xantara (había comido)

Él xantara enantes/enantias d’escuitare la radiu.

 

 

 

 

 

Si amás queremos espresare l’orde d’una riestra feichos, podemos dicire:

  

 

 

 

 

 

 

A lu primeiru xantóu, dimpués escuitóu la radiu y a lu postreiru salióu a paseyare.

 

 

Gramática [Básica Llïonesa] (IV)

GGGG

 

8. La GBL aparez chiscada de palabras inventadas, y nun me refiero a la creación de neoloxismos llioneses más ou menos acertaos, procedimientu lexítimu común a tódalas llenguas, senón a invenciones que s’emprean en vez de recurrir a auténticas palabras y construcciones patrimoniales llionesas que se desprecian ou desconocen. Asina, alcontramos voces cumo *alvogáu y *alvogada (abogáu y abogada, al parecer), palabra inexistente en llionés a diferencia del términu abogáu constatáu en varios vocabularios llioneses, y que siguiendo’l criteriu d’escritura etimolóxica y non el tradicional podría grafiase sin discusión cumo avogáu, pero’l problema ye que la forma *alvogáu ye un inventu mui recién. Nesti casu sobre la base de la forma medieval llionesa advogado (del llatín advocatus) dalguién (¿Abel Pardo Fernández?) imaxinóu una falsa evolución llionesa a *alvogáu imitando las formas neolóxicas asturianas alministrar (administrar) ou alministración (administración) pa conformar una palabra inexistente en llionés, cumo tamién lo son los numarales *dolceavu, *trelceavu, *selceavu nesti casu creaos dende los arcaísmos asturianos dolce (doce), trelce (trece), selce (dieciséis) recuperaos de forma inxustificada por innecesarios pola normativa asturiana, y que tamién se recueyen na GBL constatando una vez más la dependencia de la norma asturiana del llïonés.

Tenemos supuestos posesivos  cumo *el tieu, *los tieus, *el sieu, *los sieus (ou *de tiéu *de siéu que ya vimos n’outru post), y que se xeneran ex novo dende l’analoxía cono posesivu masculinu singular de primera persona mieu. Pero los posesivos llioneses masculinos de segunda y tercer persona son tou, tous, sou, sous (Rodríguez Castellano 1957: 175,  177; Frías Conde 2007). De la mesma forma vemos los presuntos pronomes personales *cuntiéu ou *cunsiéu. El sistema de posesivos nas falas llionesas occidentales aparez perfectamente descritu en tódolos estudios sobre esas variedades lingüísticas, onde, sicasí, nun constan las formas apuntadas na GBL, lo qu’evidencia que quien redactóu y revisóu la GBL tien pouca conocencia del llionés patrimonial y nin siquiera se molestóu en consultar los manuales que describen los elementos gramaticales esenciales de las falas llionesas. A partir d’esa endebre conocencia del llionés patrimonial hai carta branca pa outros inventos del tipu *elleición ou *rellativu, con palatalizaciones falsas, o *frax, una vuelta de tuerca a la palabra asturiana fras (frase). El Dicionariu llïonés ye manantíu permanente d’invenciones. Un exemplu alcontráu sin muita rebusca son las cuatro formas que se nos presentan cumo equivalentes del castellanu responder: *rempondererespondere, *rimpondere y *rimpuendere, onde solo la segunda ye una forma patrimonial llionesa, pues las outras tres nun existen anque se basan, outra vez, nun substantivu asturianu mui poucu documentáu: rempuesta, que tamién tien la variante rimpuesta. Sicasí, nun hai un verbu asturianu (nin llionés) *remponder ou *rimponder; nin tampouco rimpuendere que vai acullá con una imposible diftongación  no infinitivu, ya qu’en verbos cumo afogar, responder ou sorber, irregulares en llionés, la o de la reíz conviértese en ue pero solo nas sílabas tónicas de las formas flexionadas, non nos infinitivos; asina ye afogar, pero (you) afuego; sober, pero (él) suerbe; ou responder, pero (ellos) respuenden.

Hai outras propuestas léxicas que podemos calificar cumo auténticos barbarismos, asina los relativos *cuyu, *cuya, *cuyos, *cuyas, evidentes castellanismos propios amás del rexistru eleváu d’esi idioma. Lo mesmo hai que dicir de *quienes, ya que’l relativu llionés quien nun tien plural.

9. La GBL diz que: “En llïonés nun s’emprean tiempos compuestos”. Eso nun ye cierto nin pal llionés stricto sensu, nin siquiera pal restu del dominiu lingüísticu asturllionés yá qu’atopamos tiempos compuestos autóctonos tanto nas variedades asturianas de la llengua (Viejo Fernández 1998) cumo no mirandés (Pires 2009: 67, 72) ou nas falas llionesas (Álvarez 1949: 265; Frías Conde 1998: 379; Álvarez González 2010: 69). Estos tiempos compuestos llioneses son una característica propia del sistema verbal llionés, esto ye, nun parecen ser consecuencia de la castellanización pues nun hai coincidencia exacta conos valores castellanos d’esos tiempos verbales, y, amás, el llionés medieval ufierta muitos exemplos de verbos compuestos (Egido Fernández 1996). En todu casu, esa afirmación tan tayante que se fai na GBL de qu’en llionés nun hai tiempos compuestos contradizse unas poucas llinias más abaxo al esplicar las formas verbales llionesas equivalentes al pretéritu perfectu compuestu castellanu: “Cumu faz referencia a dalgu que vien faciénduse ata’l momentu presente, usamos el verbu tenere”; los pretéritos pluscuamperfectu y anterior castellanos: “Si la aición tenía siu repetitiva pur un tiempu nel pasáu, puede usase’l verbu tener”; y el futuru compuestu. Bien, ¿entoncias hai ou nun hai tiempos compuestos en llionés?, porque la perífrasis de tener + participiu ye un tiempu compuestu. La cuestión nun ye la desconcertante contradicción espositiva, solo ye una más del testu, la cuestión ye se los autores y revisores de la obra constatoron nas falas llionesas l’usu del tener cumo verbu auxiliar conos valores que nos presentan yá que tal y cumo están son un puru calcu de los valores de los tiempos compuestos castellanos con haber. Los exemplos del usu de tener cumo auxiliar que se dan na GBL: “guei tengu chamáu mueitas vueltas (sic)”, “tenía síu” “cuandu chegasti you yá tenía estudiáu tres houras (sic)”, “Cuandu cheges you ya tendréi xantáu” son un puru artificiu castellanizante ayenu a las falas llionesas. Estamos ante adaptaciones mal entendidas de determinadas construcciones verbales asturianas que nun están constatadas nas falas llionesas. Pero, amás, tan mal asimilaos están los usos asturianos de los tiempos compuestos cono verbu tener que se quieren presentar cumo llioneses que nos exemplos empreaos solo se limitan a substituir el verbu auxiliar haber por tener sin decatase de que los tiempos compuestos llioneses nun son equivalentes a los del castellanu normativu. El resultáu final ye completamente irreal y falsu.

10.  Respective a esta afirmación sobre’l verbu: “Cuandu l’acentu tónicu recaye sobru la “o” final d’un tiempu verbal [en castellanu], en llïonés ye “óu”: falóu, llambióu, espurrióu”, la mesma ye discutible nos verbos propuestos llamber y espurrir, pues el perfectu de los verbos de la segunda y tercer conxugación tienen cumo terminaciones básicas y más estendidas nas falas occidentales llionesas pa la tercer persona del singular -íu y -iéu. Asina tendríamos: él llambíu ou él llambiéu, y él espurríu, ou él espurriéu.

11. No planu del consonantismu vemos en todu’l testu de la GBL l’usu de soluciones palatalizadas en palabras con grupos romances derivaos de -CT- y -ULT-: anueche, dreichu, feichu, etc; y, a la vez, formas non palatalizadas: escuitar, mueitu, lleite, etc. Un criteriu codificador básicu ye’l de regularidá que determina, por exemplu, qu’entre dúas soluciones morfolóxicas ou entre dúas construcciones sintácticas tien que s’optar pola que respuenda a la máxima regularidá dientro del sistema (Lamuela 1987: 83). Sicasí, na GBL la falta de regularidá nas soluciones léxicas propuestas evidencia una desconocencia de los conxuntos dialectales del llionés y las suas características lo que lleva a considerar sin nengún criteriu palabras llionesas sin atender a la estructura interna del idioma, escoyendo a trompatalega palabras llionesas d’allá y d’acullá con un resultáu de nula verosimilitú y nenguna coherencia interna del modelu de llengua escoyíu que se limita a ufiertar una xuntanza caótica de formas procedentes de diferentes variedades llionesas con resultaos desconcertantes.

La cultura leonesa (2). Proyección de lo leonés

campesinos leoneses

 

León atesora algunos aspectos culturales sin parangón a nivel nacional. Por poner solo unos pocos ejemplos de nuestra singularidad la riqueza de nuestra tradición oral ha sido reiteradamente puesta de manifiesto por numerosos especialistas; el antiguo sistema de organización concejil leonés sigue vivo en nuestras juntas vecinales; León es de los pocos territorios españoles donde se hablan todavía tres lenguas que podemos considerar autóctonas: la leonesa, la gallega y la castellana. Pero hay mucho más a tener cuenta, empezando por nuestro patrimonio histórico y todo lo que lleva aparejado desde el punto de vista artístico, documental y monumental, con el Reino de León como eje de la personalidad leonesa y momento crucial donde se forjó una identidad vigente en el presente.

Todos los elementos de la personalidad histórico-cultural leonesa constituyen lo que hemos sido y lo que somos como pueblo, pero falta pensar cómo vamos a proyectar hacia el futuro esos rasgos que nos definen. En esta labor debería de jugar un papel esencial la comunidad autónoma de Castilla y León, pero lo cierto es que muchos leoneses percibimos que el elemento leonés de la comunidad es tratado por el poder autonómico no ya con desdén, sino con abierta hostilidad en muchos casos; la nula protección de la lengua leonesa impuesta por el artículo 5.2 del Estatuto de Autonomía y las reiteradas lamentables excusas, cuando no vergonzosas mentiras, vertidas por los responsables políticos autonómicos para no cumplir con el precepto estatutario son la mejor muestra de esa animadversión profunda que existe en Valladolid por lo leonés.

Para defender la continuidad de lo leonés es básico el compromiso de la sociedad leonesa, y eso ya existe, pero también resulta imprescindible el apoyo institucional para la protección y el estímulo de toda la herencia patrimonial de la que los leoneses de hoy somos simples depositarios para las futuras generaciones. Sorprende mucho que el enorme caudal que constituye el patrimonio leonés no cuente con una institución cultural que le sirva de cauce para su estudio, investigación y promoción. El Instituto Leonés de Cultura (que no de Cultura Leonesa), dependiente de la Diputación de León, a pesar de su meritorio trabajo, no tiene la entidad ni la vocación de convertirse en lo que León necesita para salvaguardar nuestra personalidad. La cultura y la historia leonesas requieren de un solvente centro de estudios autocentrado en León que aglutine a los mejores expertos e investigadores de todos los aspectos relevantes de nuestro ingente patrimonio: la historia, la arqueología, la etnografía y la antropología, la tradición oral, la arquitectura, la naturaleza, las lenguas leonesa y gallega… Una academia regional leonesa, en definitiva, que apoye con becas y con premios la investigación y el estudio sobre nosotros mismos, que se encargue de realizar las más relevantes publicaciones de temática leonesa (ahora reducidas a mínimos), incluida la edición periódica y regular de revistas monográficas sobre cuestiones que tienen que ir de la historia a la filología. Una entidad que sea un órgano de referencia y promoción de lo leonés. Galicia, con el Consello da Cultura Galega o la Real Academia Galega, o Asturias, con el Real Instituto de Estudios Asturianos o la Academia de la Llingua Asturiana, sí cuentan con ese tipo de instituciones de las que León carece, al menos con el nivel e importancia que sí vemos en las comunidades vecinas. Y León ni es menos ni se merece menos.

Nicolás Bartolomé Pérez, La Llariega,  Diario de León, 30-10-2016

La cultura leonesa (1). ¿Qué es León?

 

seranu

Américo Castro dedicó a la esencia histórica leonesa unas palabras especialmente significativas en su obra Sobre el nombre y el quién de los españoles (1972). Para este filólogo e historiador el «nosotros» leonés en la Edad Media denotaba ya una débil tensión política pues miraba al pasado y representaba una tradición paralizante. Castro señalaba que, a pesar de los enfrentamientos entre León y Castilla, los leoneses fueron perdiendo conciencia de su dimensión política para acabar fundiéndose con los castellanos. Esta desacertada visión historicista de León y de lo leonés, con la que resulta imposible estar de acuerdo para los leoneses de hoy en día, constituye en cierta medida uno de los axiomas políticos que dieron lugar a la configuración de la autonomía en la que León fue incorporado de forma poco menos que obligada. Lo cierto es que abunda la mirada historicista de León y de lo leonés, a veces incluso desde posturas que pretenden revalorizar la maltrecha identidad leonesa, como la que representa el ensayo de Anselmo Carretero El Antiguo Reino de León (País Leonés). Sus raíces históricas, su presente, su porvenir nacional (1994), controvertido y endeble en muchos aspectos, aunque loable en su reivindicación de León en otros muchos.

La respuesta a la pregunta que da título a este artículo es compleja y tiene múltiples respuestas, pero quizá una de las más lúcidas puede ser la que dio Julio Caro Baroja que nos proporciona algunas claves para entender lo leonés. Para este antropólogo León es una unidad de tipo más bien político, con un contorno medieval producto de la Reconquista. A pesar de que las raíces de lo leonés se hunden en el pasado romano e incluso prerromano, en el mundo de los ástures que poblaron los que hoy es grosso modo la mitad norte de la región leonesa y gran parte de Asturias y del noreste portugués, la existencia de un reino de la Reconquista, el Reino de León, es lo que dota a León de una personalidad nueva, que ni es ya ástur ni romana, es leonesa, y de la que los leoneses del presente nos sentimos legítima y directamente herederos. Sin embargo, León es mucho más, y, por seguir con Caro Baroja, vamos a traer a colación esta concluyente afirmación suya «Hay una zona de España, que desde el punto de vista etnológico y lingüístico, es de las más curiosas: la de la provincia de León». Y es cierto, la riqueza lingüística de León, donde se hablan nada menos que tres lenguas romances, y la riqueza de la cultura autóctona leonesa (del derecho consuetudinario a la tradición oral, de nuestra arquitectura popular a la gastronomía…), son enormes y dignas de ser tenidas en cuenta para comprender cabalmente lo qué es León.

LEÓN EN LA CULTURA DEL NOROESTE

Dónde enmarcar el conjunto de peculiaridades culturales leonesas, ésas que identificamos como nuestras y que tuvieron su origen y se enraízan en el ámbito rural tradicional, pero que ahora, periclitado ese mundo tradicional, se encuentran en proceso continuo de valoración y reactualización en algún caso, o de decadencia en otros ¿Quizá en la órbita castellana como afirma sin pudor el poder autonómico y el establishment que se ha generado a su alrededor?.

El análisis de nuestra cultura contradice esa afirmación tan reiterada por las instituciones oficiales. José Luis Alonso Ponga señala que la cultura tradicional leonesa está a caballo entre Galicia, Asturias y Castilla, pero participa más activamente de las dos primeras, a la vez que ejerce su influencia sobre ciertas comarcas de la última. Por otro lado, continúa Alonso Ponga, la cultura tradicional leonesa cobra pleno sentido si la proyectamos formando un todo con áreas de Zamora, Salamanca y noreste de Portugal, pues como ellas hunde sus raíces en la cultura del noroeste.

En definitiva, León es una milenaria entidad histórica y política heredera de un viejo reino; pero es mucho más, es un territorio cuyas gentes atesoran una cultura secular variada, peculiar y antigua. Y, sobre todo, León es el hogar de un pueblo, el leonés, consciente de sí mismo, de su pasado y con voluntad de proyectar su idiosincrasia hacia el futuro.

Nicolás Bartolomé Pérez, La LlariegaDiario de León, 16-10-2016

 

Gramática [Básica Llïonesa] (III)

 G images

7.2  El recursu a los asturianismos léxicos. Na versión llionesa de la GBL y na sua exemplicación alcontramos un usu masivu d’asturianismos, esto ye, de palabras asturllionesas pero que solo son propias d’Asturias, non de Llión, muitas veces procedentes d’eso que no sou momentu se chamóu “asturianu tapecíu”, onde predominaba un tipu de llengua qu’optaba por un fuerte diferencialismu léxicu respective del castellanu empreando recursos cumo la creación neolóxica mui forciada ou l’ampliación de significaos del léxicu patrimonial. Los exemplos d’asturianismos tiraos de la GBL y de la versión llionesa de la web onde se puede consultar son mui numarosos: abegosu, abellugare, algamar, alministrare, allugamientu, amosare, anueche (pero nueite), asoceder, ayalga, bon (bonu, bona), cadarma, camentare, castellán, caún (caúnu, caúna), chigre, collacios, desemeyanza, dalu, dubia, los partitivos deillos/deillas (sic), ente, entrugare, envís, espublización, finar, finxu, llueu, númberu, pallabra, poru, plurales del tipu ‘peculiariedaes’, poru, sedría, tar, terminaciones verbales –asti

Dalgunos asturianismos merecen cierta atención. Asina, no capítulu dedicáu a los posesivos dizse:

Los axetivos pospuestos son invariables en xéneru y númberu. Debería evitase l’abusu del sou usu, esceutu cuandu quiera enfatizase la posesión. Las formas pospuestas que van darréu’l sustantivo NUN son pronomes, puestu que’l suxetu tá presente na oración, y pur eillu nun llevan tilde.

de mieu, de tieu, de sieu (d’él, d’eilla)

de nuesu, de vuesu, de sieu (d’eillos, d’eillas)

Estas son las perras de mieu    Esa ye la casa de tieu”

Y más alantre podemos ller:

Tamién podríamos usare los pronomes perifrásticos, que sedría un xeitu de falare más llïonés:

de miéu, de tiéu (sic) de siéu (sic) (d’él, d’eilla)

de nuésu, de vuésu, de siéu (sic) (d’eillos, d’eillas). “

La cuestión ye qu’esti tipu de posesivos nun son “un xeitu de falare más llïonés” (cualesquier cousa qu’eso seya) ya qu’en nenguna fala llionesa están constataos los posesivos analíticos, ye dicir, nun son llioneses. Los posesivos perifrásticos son propios de las variedades asturianas del asturllionés (Rodríguez Castellano 1952: 134-135; Rodríguez Castellano 1954: 212; Neira Martínez 1955: 73; Rodríguez Castellano 1957: 184; Menéndez García 1963 I: 197 y 198; García Arias 1974: 101-102; Cano González 1981: 114-115, etc.). Consecuentemente, la Gramática de la Llingua Asturiana de l’ALLA, fuente inconfesable del párrafu cumo tantos outros de la GBL, acueye esta construcción dientro del asturianu normativu (X.4). Los posesivos enfáticos tamién son propios del gallego-asturianu (Muñiz 1978: 260; Fernández Vior 1997: 206-207) y del gallegu (Freixeiro Mato 2006 II: 220-224). Respective a los posesivos *de tieu, *de sieu,*de tiéu, *de siéu, nun son asturianos, son puras invenciones.

La distribución n’asturllionés de los posesivos analíticos ye bien interesante pues abranca muitos conceyos del sur d’Asturias, los más cercanos a la provincia de Llión: Ayer, Ḷḷena, Teberga, Somiedu ou Cangas del Narcea. Pero esta forma de posesivu nun aparez en nenguna comarca llionesa, nin siquiera nas falas de las zonas más cercanas a Asturias: Los Argüeyos, Babia, Ḷḷaciana, Palacios del Sil ou Forniella.

Deixando a un llau el recursu a los posesivos asturianos, el restu del apartáu dedicáu a los posesivos está pragáu d’errores nos que nun voi parar agora.

Entre los asturianismos rescamplan dúas elecciones léxicas que vemos no mesmu nome de l’asociación que promueve esta gramática (L’Alderique. Asociación pal estudiu y desendolque la llingua llïonesa): alderique y desendolque. No Dicionariu llïonés (anque ye un simple vocabulariu a pesar del títulu) feitu por esta asociación y que se puede consultar na mesma web comprobamos qu’alderique traduzse cumo “debate” (sicasí, na propia gramática dizse que significa “discusión”), pero en nengún outru diccionariu ou vocabulariu llionés de carácter local ou xeneral alcontramos esta palabra, lóxicamente porque nun ye llionesa. Alderique que ye un nome de creación neolóxica qu’aparecíu n’Asturias nos años setenta conformáu sobre la base del verbu asturianu aldericar. Se consultamos dalgunos diccionarios de referencia asturianos alvertimos lo siguiente:

– No Diccionario General de la Lengua Asturiana (García Arias 2002-2004), un diccionariu dialectal dedicáu a recopilar únicamente léxicu patrimonial (asturianu y llionés) de la llengua, nun alcontramos la forma alderique, ya que, cumo digo, ye de creación neolóxica, pero si vemos el verbu aldericar del que se recueyen estas acepciones patrimoniales: “Hablar mucho”, “Contestar refunfuñando, entre dientes”, “Argüir, alegar algo refunfuñando, a lo que los que escuchan no conceden importancia”, “Decir cosas de poca importancia”, “Decir cosas inoportunas, que no vienen a cuento”.

– No Diccionariu de la Llingua Asturiana (Academia de la Llingua Asturiana, 2000) tenemos:

alderique, l’: sust. Aición y efeutu d’aldericar.

aldericar: v. Rezungar, protestar, reñer [en voz baxo y de contino]’, 2. ‘Falucar, falar [ensin nengún xacíu]. 3. Falar [delles persones d’un tema presentando argumentos].

Las dúas primeras acepciones del verbu aldericar no DALLA son las patrimoniales, y la última establezse por vía d’ampliación semántica. A partir d’esta tercer acepción chegamos a la forma alderique, un neoloxismu pémeque desacertáu se nos atenemos a los usos patrimoniales del verbu asturianu aldericar que vendría a significar: rezongar, retolicar, protestar, charlatanear, falar muitu y sin sentíu.

.- No Diccionariu asturianu-castellanu (Sánchez Vicente 2008):

aldericar, v. Argüir. 2. Contestar disputando. 3. Disputar. 4. intr. Hablar sin ton ni son.

alrerique, m. Argumentación 2. Disputa verbal. 3. Controversia.

Nesti últimu diccionariu asturianu alcontramos una preferencia polos significaos neolóxicos que son bastante contradictorios conos usos patrimoniales del verbu asturianu, quitante la sua acepción cuarta, y constatamos tamién el neoloxismu alderique con unas connotaciones yá mui allonxadas de las del verbu del que deriva.

El lingüista ḷḷenizu Xulio Concepción nas suas Etimologías de la lengua asturiana (s.v. “aldericar, alderique”) recueye esti significáu: “Responder, refunfuñar por lo bajo, argüir con argumentos poco consistentes, medio súplica, medio disculpa”, y sobre la sua etimoloxía diz que: “No se encuentra en los diccionarios más al uso; tal vez, del árabe al daia (‘la aldea’), con el sentido de ‘andar diciendo cosas por la aldea, buscar justificaciones públicas por detrás’. Habrá que seguir el rastro…”. Pa García Arias (2009: 38, 48) aldericar y la sua variante somedana altricar derivan del llatín altercari, d’onde procede tamién el castellanu “altercar”.

Del neoloxismu asturianu alderique tenemos casi’l sou certificáu de nacimientu pues el primer usu constatáu del mesmu ye del 1 de febreiru de 1975 nun artículu “Otru alderique (1)” (San Martín Antuña 2009: 73) que publicaba l’asociación asturianista Conceyu Bable na revista Asturias Semanal. Esi artículín d’opinión n’asturianu remataba con un pequeñu vocabulariu esplicativu onde se traduz alderique cumo “respuesta, polémica”.

En todu casu, el neoloxismu creáu por Conceyu Bable está güei n’usu pues amás de la sua presencia nas obras lexicográficas referenciadas y n’outras, hai entidades que lu adoptoron cumo nome ya seya una activa tertulia uvieína ou una productora audiovisual asturiana, amás de l’asociación llionesa promotora de la GBL que curiosamente elixíu tamién esi nome asturianu.

Desendolque ye outru neoloxismu creáu sobre la base del verbu asturianu desendolcar (“Desenrollar, desarrollar”, “Desenvolver, descubrir”, “Desenroscar los que estaba enroscado o enrrollado [por exemplu, una culuebra: La culuebra desendolcóuse], (Diccionario General de la Lengua Asturiana sv. desendolcar) y no que comprobamos el mesmu procedimientu d’ampliación semántica. La consulta del Dicionariu llïonés diznos que desendolque quier dicir “desarrollo”.

En todu casu, los substantivos neolóxicos alderique ou desendolque creaos pol procedimientu d’ampliación semántica sobre la base de dous verbos asturianos pueden ser válidos n’Asturias, y, efectivamente, tienen un usu escritu y faláu constatable más ou menos acertáu (especialmente’l casu de la palabra alderique parezme mui desacertáu). Pero emprear esos neoloxismos asturianos en Llión nun parez mui rezonable porque naide conoz esas palabras, y el usu forciáu d’estos asturianismos léxicos en Llión nun resulta aceptable a nun ser que se quiera presentar al llionés cumo una xíriga deconectada de los usos léxicos patrimoniales de la nuesa tierra.

David Guardado (2008: 113-114) fai una precisión interesante sobre’l diferencialismu léxicu en ciertas situaciones de recuperación lingüística:

L’hiperdiferencialismu de calter léxicu ye dacuando un síntoma de les codificaciones que se dan en situaciones d’obsolescencia avanzada nes qu’existen intentos de revitalización al marxe de la comunidá de falantes (pola falta d’ésta en casos de muerte de les llingües o pola imposibilidá d’una implantación social afayadiza). Nestos casos los modelos llingüísticos amuesen una fuerte dependencia estructural de la llingua dominante, daqué que s’intenta compensar con una ellaboración hiperdiferencialista del léxicu. Nos casos estremos échase mano de cualquier recursu que complique’l discursu cayendo en propuestes d’ellaboración basaes na acumulación de términos artificiales, pintorescos o en desusu pal común de los falantes (…)”.

Efectivamente, el modelu de llionés propuestu pola GBL ye un casu estremu d’abusu de diferencialismu léxicu, pero lo peculiar ye que pa “complicar el discursu” se recurra invariablemente a un usu intensivu d’asturianismos desconocíos en Llión, no que ya ye una reiterada seña característica del llïonés.