Gramática [Básica Llïonesa] (IV)

GGGG

 

8. La GBL aparez chiscada de palabras inventadas, y nun me refiero a la creación de neoloxismos llioneses más ou menos acertaos, procedimientu lexítimu común a tódalas llenguas, senón a invenciones que s’emprean en vez de recurrir a auténticas palabras y construcciones patrimoniales llionesas que se desprecian ou desconocen. Asina, alcontramos voces cumo *alvogáu y *alvogada (abogáu y abogada, al parecer), palabra inexistente en llionés a diferencia del términu abogáu constatáu en varios vocabularios llioneses, y que siguiendo’l criteriu d’escritura etimolóxica y non el tradicional podría grafiase sin discusión cumo avogáu, pero’l problema ye que la forma *alvogáu ye un inventu mui recién. Nesti casu sobre la base de la forma medieval llionesa advogado (del llatín advocatus) dalguién (¿Abel Pardo Fernández?) imaxinóu una falsa evolución llionesa a *alvogáu imitando las formas neolóxicas asturianas alministrar (administrar) ou alministración (administración) pa conformar una palabra inexistente en llionés, cumo tamién lo son los numarales *dolceavu, *trelceavu, *selceavu nesti casu creaos dende los arcaísmos asturianos dolce (doce), trelce (trece), selce (dieciséis) recuperaos de forma inxustificada por innecesarios pola normativa asturiana, y que tamién se recueyen na GBL constatando una vez más la dependencia de la norma asturiana del llïonés.

Tenemos supuestos posesivos  cumo *el tieu, *los tieus, *el sieu, *los sieus (ou *de tiéu *de siéu que ya vimos n’outru post), y que se xeneran ex novo dende l’analoxía cono posesivu masculinu singular de primera persona mieu. Pero los posesivos llioneses masculinos de segunda y tercer persona son tou, tous, sou, sous (Rodríguez Castellano 1957: 175,  177; Frías Conde 2007). De la mesma forma vemos los presuntos pronomes personales *cuntiéu ou *cunsiéu. El sistema de posesivos nas falas llionesas occidentales aparez perfectamente descritu en tódolos estudios sobre esas variedades lingüísticas, onde, sicasí, nun constan las formas apuntadas na GBL, lo qu’evidencia que quien redactóu y revisóu la GBL tien pouca conocencia del llionés patrimonial y nin siquiera se molestóu en consultar los manuales que describen los elementos gramaticales esenciales de las falas llionesas. A partir d’esa endebre conocencia del llionés patrimonial hai carta branca pa outros inventos del tipu *elleición ou *rellativu, con palatalizaciones falsas, o *frax, una vuelta de tuerca a la palabra asturiana fras (frase). El Dicionariu llïonés ye manantíu permanente d’invenciones. Un exemplu alcontráu sin muita rebusca son las cuatro formas que se nos presentan cumo equivalentes del castellanu responder: *rempondererespondere, *rimpondere y *rimpuendere, onde solo la segunda ye una forma patrimonial llionesa, pues las outras tres nun existen anque se basan, outra vez, nun substantivu asturianu mui poucu documentáu: rempuesta, que tamién tien la variante rimpuesta. Sicasí, nun hai un verbu asturianu (nin llionés) *remponder ou *rimponder; nin tampouco rimpuendere que vai acullá con una imposible diftongación  no infinitivu, ya qu’en verbos cumo afogar, responder ou sorber, irregulares en llionés, la o de la reíz conviértese en ue pero solo nas sílabas tónicas de las formas flexionadas, non nos infinitivos; asina ye afogar, pero (you) afuego; sober, pero (él) suerbe; ou responder, pero (ellos) respuenden.

Hai outras propuestas léxicas que podemos calificar cumo auténticos barbarismos, asina los relativos *cuyu, *cuya, *cuyos, *cuyas, evidentes castellanismos propios amás del rexistru eleváu d’esi idioma. Lo mesmo hai que dicir de *quienes, ya que’l relativu llionés quien nun tien plural.

9. La GBL diz que: “En llïonés nun s’emprean tiempos compuestos”. Eso nun ye cierto nin pal llionés stricto sensu, nin siquiera pal restu del dominiu lingüísticu asturllionés yá qu’atopamos tiempos compuestos autóctonos tanto nas variedades asturianas de la llengua (Viejo Fernández 1998) cumo no mirandés (Pires 2009: 67, 72) ou nas falas llionesas (Álvarez 1949: 265; Frías Conde 1998: 379; Álvarez González 2010: 69). Estos tiempos compuestos llioneses son una característica propia del sistema verbal llionés, esto ye, nun parecen ser consecuencia de la castellanización pues nun hai coincidencia exacta conos valores castellanos d’esos tiempos verbales, y, amás, el llionés medieval ufierta muitos exemplos de verbos compuestos (Egido Fernández 1996). En todu casu, esa afirmación tan tayante que se fai na GBL de qu’en llionés nun hai tiempos compuestos contradizse unas poucas llinias más abaxo al esplicar las formas verbales llionesas equivalentes al pretéritu perfectu compuestu castellanu: “Cumu faz referencia a dalgu que vien faciénduse ata’l momentu presente, usamos el verbu tenere”; los pretéritos pluscuamperfectu y anterior castellanos: “Si la aición tenía siu repetitiva pur un tiempu nel pasáu, puede usase’l verbu tener”; y el futuru compuestu. Bien, ¿entoncias hai ou nun hai tiempos compuestos en llionés?, porque la perífrasis de tener + participiu ye un tiempu compuestu. La cuestión nun ye la desconcertante contradicción espositiva, solo ye una más del testu, la cuestión ye se los autores y revisores de la obra constatoron nas falas llionesas l’usu del tener cumo verbu auxiliar conos valores que nos presentan yá que tal y cumo están son un puru calcu de los valores de los tiempos compuestos castellanos con haber. Los exemplos del usu de tener cumo auxiliar que se dan na GBL: “guei tengu chamáu mueitas vueltas (sic)”, “tenía síu” “cuandu chegasti you yá tenía estudiáu tres houras (sic)”, “Cuandu cheges you ya tendréi xantáu” son un puru artificiu castellanizante ayenu a las falas llionesas. Estamos ante adaptaciones mal entendidas de determinadas construcciones verbales asturianas que nun están constatadas nas falas llionesas. Pero, amás, tan mal asimilaos están los usos asturianos de los tiempos compuestos cono verbu tener que se quieren presentar cumo llioneses que nos exemplos empreaos solo se limitan a substituir el verbu auxiliar haber por tener sin decatase de que los tiempos compuestos llioneses nun son equivalentes a los del castellanu normativu. El resultáu final ye completamente irreal y falsu.

10.  Respective a esta afirmación sobre’l verbu: “Cuandu l’acentu tónicu recaye sobru la “o” final d’un tiempu verbal [en castellanu], en llïonés ye “óu”: falóu, llambióu, espurrióu”, la mesma ye discutible nos verbos propuestos llamber y espurrir, pues el perfectu de los verbos de la segunda y tercer conxugación tienen cumo terminaciones básicas y más estendidas nas falas occidentales llionesas pa la tercer persona del singular -íu y -iéu. Asina tendríamos: él llambíu ou él llambiéu, y él espurríu, ou él espurriéu.

11. No planu del consonantismu vemos en todu’l testu de la GBL l’usu de soluciones palatalizadas en palabras con grupos romances derivaos de -CT- y -ULT-: anueche, dreichu, feichu, etc; y, a la vez, formas non palatalizadas: escuitar, mueitu, lleite, etc. Un criteriu codificador básicu ye’l de regularidá que determina, por exemplu, qu’entre dúas soluciones morfolóxicas ou entre dúas construcciones sintácticas tien que s’optar pola que respuenda a la máxima regularidá dientro del sistema (Lamuela 1987: 83). Sicasí, na GBL la falta de regularidá nas soluciones léxicas propuestas evidencia una desconocencia de los conxuntos dialectales del llionés y las suas características lo que lleva a considerar sin nengún criteriu palabras llionesas sin atender a la estructura interna del idioma, escoyendo a trompatalega palabras llionesas d’allá y d’acullá con un resultáu de nula verosimilitú y nenguna coherencia interna del modelu de llengua escoyíu que se limita a ufiertar una xuntanza caótica de formas procedentes de diferentes variedades llionesas con resultaos desconcertantes.

Anuncios