Gramática [Básica Llïonesa] (II)

GG

Tamién hai cuestiones discutibles en dalgunos de los planteamientos, principios ou criterios de codificación ou elaboración d’orde xeneral nos que s’apoya la GBL. Vamos ver dous que nun se formulan de manera esplícita, pero que ye fácil constatar cona simple lectura del testu.

6. Monocentrismu. La concepción xeneral de la GBL ye la de presentar una neo-variedá normativa llionesa, ou con intención normativa (dende lluegu descriptiva nun ye), fuertemente monocéntrica, ríxida y unitarista onde las falas patrimoniales llionesas nun tienen sitiu ya que nenguna referencia hai a las variedades diatópicas que realmente son las que conforman la llengua, de feitu son la llengua que chamamos llionesa. Esti planteamientu tan monoglósicu denota un prexuiciu mui estendíu: que las llenguas pa selo tienen que cuntar con un únicu estándar fuertemente monocéntricu (cumo’l castellanu ou’l francés). L’altu grau de polimorfismu que presenta’l llionés güei nun tien reflexu nesti testu, y, consecuentemente, la sua propuesta gráfica, que se concreta especialmente no capítulu tituláu “Peculiariedaes del alfabetu llïonés”, solo ye válida pa la escritura d’esa neo-variedá llionesa que se propón na obra, pero nun val pa representar a las falas del idioma. Voi poner un exemplu concretu: se dalguién quixera escribir en llionés noroccidental, en paḷḷuezu, axustándose a la propuesta ortográfica y morfolóxica de la GBL, ¿podría facelo?

Hai una única y confusa escepción a esta concepción tan monocéntrica de la GBL que ye la referida al usu de la lletra “J”: “Anque la lletra J nun ye patrimoñal llïonesa n’algunas rexones la hache aspirada represéntase cun esta lletra, poru podremos alcuntrar pallabras escritas cun eilla”. Esta escepción ye deficiente pues confunde grafema con fonema, y confusa ya que se nun ye llionesa ¿por qué recoyela na GBL? Todo esto sin entrar na inconcreción de las rexones onde s’usa la “hache aspirada” y las palabras que podemos alcontrar escritas (¿y faladas?) con ella, escura y única referencia a la variación diatópica llionesa, anque l’hache aspirada tamién ye un rasgu común a ciertas variedades del castellanu.

Cumo en tantas outras cousas, anque nun se declare esplicitamente, la GBL sigue al pía’l modelu asturianu de codificación cona fixación d’una norma monocéntrica y unitarista de base única que no casu del asturianu ye la variedá central. Sicasí, la nuesa realidá lingüística de lo que precisa seique ye más bien d’un modelu policéntricu converxente dientro de la “relativa unidad del leonés moderno, especialmente del occidental, desde Luarca a Miranda”, por usar las palabras de Ramón Menéndez Pidal. Pero mientras que pal asturianu esti planteamientu monocéntricu puede tener sentíu por rezones literarias (ye la variedá con más cultivu escritu, al menos dende’l siegru XVII), demolingüísticas (ye la variedá con más falantes), sociolingüísticas (ye la variedá percibida cumo más prestixosa polos falantes asturianos), etc. No casu llionés esi criteriu presenta más dificultades ya que la sua situación sociolingüística y de cultivación son muitu diferentes de las del asturianu. Dende la publicación d’El dialecto leonés de Menéndez Pidal en 1906, suel dividise’l dominiu lingüísticu asturllionés en tres grandes conxuntos dialectales: occidental, central y oriental. En Llión alcontramos falas que se pueden adscribir a cadagunu d’esos tres bloques, anque las falas llionesas de tipu oriental (Sayambre, Valdión) y central (Los Argüeyos, Gordón, ¿Ordás?), están bastante castellanizadas. Son dalgunas falas occidentales zamoranas y llionesas de la llengua las qu’inda mantienen cierta vitalidá. Pero amás d’esa visión del llionés basada en criterios estrictamente filolóxicos, la crasificación del llionés admite outras alternativas cumo las que propón la nueva lingüística aragonesa que fai usu del conceptu de “variedades referenciales”, deudora en gran midida de la lingüística occitana y la sua teoría de la codificación policéntrica (Sumien 2006), que resulta d’especial interés pal llionés. Sigo a Segura Malagón (2011: 453-454) asumiendo las suas observaciones al nuesu casu de forma prácticamente literal: nuna llengua cumo la llionesa podemos chamar variedades referenciales, representativas ou emblemáticas a las que cumpran las siguientes condiciones:

  • Tener un nome (ya seya un endoglotónimu ou un exoglotónimu) que las distinga. Esto asegura la esistencia d’una identidá lingüística diferenciada de la llengua dominante. Los falantes perciben el sou códigu lingüísticu cumo una llengua propia, non cumo un rexistru vulgar, rural, etc. de la llengua dominante.
  • Tener ciertu cultivu literariu. Ye decir, las variedades referenciales tienen que ser “dialectos literarios” non simples áreas xeográficas delimitadas por feixes más ou menos sueltos d’isoglosas.
  • Tienen que sirvir (ou que sirvieran nun pasáu relativamente recién) cumo vehículu de comunicación d’una comunidá: tien que constar el sou usu social, públicu.

En resume, las variedades referenciales deberán tener identidá lingüística, cultivu literariu y usu social. Cuando se dan estas tres condiciones ye mui probable que se dea, amás, una cuarta que ye la que-ys da la sua importancia cumo material para la codificación: las variedades referenciales deben tener rezonablemente bien conservaos los rasgos propios de la llengua, preservaos de la erosión pola llengua dominante. El llionés güei xustifícase y tien sentíu (cumo materia  d’estudiu pa la romanística y cumo idioma destinatariu d’una hipotética política lingüística) pola esistencia de esas variedades referenciales.

No casu llionés esas variedades referenciales son: el paḷḷuezu (ḷḷacianiegu, babianu), faláu no noroccidente de la provincia llionesa (y de feitu tamién no suroccidente asturianu); el cepedanu (ou riberanu, ya que n’esencia son la mesma variedá), faláu no centru de la provincia llionesa; el cabreirés, faláu no suroccidente de la provincia llionesa; pachuecu (pachuocu, machuecu, senabrés), faláu no noroccidente de la provincia zamorana. Grosso modo estas cuatro variedades cumpren los requisitos espuestos (anque con diferentes graos pa cada fala) pues todas ellas tienen nomes que las individualizan y evidencian un principiu de conciencia lingüística, y tienen un cultivu literariu que no casu del llionés ye esencial pues esi usu escritu concentra la práctica totalidá de la literatura moderna en llionés. Ye más, solo los llibros escritos en paḷḷuezu nos últimos cuarenta años suman más que tódolos llibros escritos en llionés en toda la sua historia. Eso nun quier dicir que nun existan outras variedades llionesas con cierta vitalidá (furniellu, carbayés, alistanu…), pero la sua situación sociolingüística ye bien diferente.

Las variedades llionesas tienen qu’estar no centru y ser el llizaz del procesu de recuperación de la llengua en Llión, ya que nun se puede promocionar el llionés cumo una abstracción de llombu a la realidá poliforme del idioma y a los falantes patrimoniales d’esas variedades vivas de la llengua, que ye precisamente lo que se fai na GBL.

7. Hiperdiferencialismu. David Guardado (2008:112) señala que:

Nuna situación de subordinación llingüística ye relativamente frecuente que, especialmente nel aniciu de la estandarización, existan reacciones de tipu purista que traten d’afirmar la función identificadora de la llingua a traviés del diferencialismu estremu cola llingua dominante, escaeciendo dafechu los criterios d’eficacia comunicativa y verosimilitú”.

Continúa diciendo David Guardado (2008: 113) que nestas  situaciones nun ye raro:

“(…) que se dea una percepción de barra llibre na que cualquier usuariu o grupu ensin formación, considérase capacitáu pa exercer un purismu ad hoc, que tien el reforzamientu de la función identificadora como única meta y que suel tar destináu al usu de la llingua como elementu d’identificación d’un grupu zarráu ensin proyección esterna”.

Las cuestiones planteadas por Guardado describen a la perfección dalgunas de las características presentes na GBL.

En todu casu, el recursu al hiperdiferencialismu ye una de las cousas que más rescampla de la GBL recurriendo a varios procedimientos: el tratamientu de los cultismos y la busca d’un léxicu mui diferenciáu del castellanu.

7.1. Vulgarización de los cultismos grecollatinos. El capítulu tituláu “Desemeyanzas de desendolque llingüísticu” comienza con estas palabras:

Las sigientes desemeyanzas de desendolque se tienen oservadas ente’l llïonés y el castellán. Pur coherencia, siempres qu’atopemos una pallabra qu’en principiu nun esiste en llïones, pur nun habese necesitáu’l sou usu ata agora, podemos deducire cúmu sedría sigiendu la regla oservada n’outras pallabras cun una cadarma asemeyada”.

Y arréu alcontramos nun cuadru toda una retafila de procedimientos nos que partiendo supuestamente del castellanu podemos chegar a una forma pretendidamente llionesa. El títulu del apartáu apunta a las diferencias de desarrollu lingüísticu que se dan entre’l castellanu y el llionés, y, a pesar de la deficiente redacción, el párrafu d’introducción da a entender que determinadas palabras que s’interpretan cumo castellanas (asina aparecen identificadas na primer columna del cuadru) deben tener ou podrían tener en llionés [n’outras circunstancias, supongo] las formas que se recueyen na segunda columna del cuadru a las que se chega al parecer mediante un procedimientu que se nos describe cumo deductivu, seique basáu na idiosincrasia fonética del llionés. Nun ye difícil decatase de qu’esi párrafu denota una falta de comprensión de lo que son realmente los cultismos, de qué canales d’introducción siguen esti tipu de palabras nos idiomas romances y qué tratamientu se puede dar en llionés a esta cuestión. De mano ye necesario distinguir los patrimonialismos de los cultismos:

«Las voces literarias de introducción más tardía en el idioma, tomadas de los libros cuando el latín clásico era ya lengua muerta, son las que llamaremos voces cultas, y conviene distinguirlas siempre en el estudio histórico, pues tienen un desarrollo distinto de las voces estrictamente populares. Mientras éstas son producto de una evolución espontánea y no interrumpida desde los períodos más antiguos, las palabras cultas son introducidas cuando esa evolución popular había terminado o iba muy adelantada en su camino, y por lo tanto no participan de toda la compleja serie de cambios que sufrieron en su evolución las voces primitivas del idioma. En general, las voces cultas apenas sufrieron modificaciones, como se puede observar en cualquiera de las muchas palabras latinas que, después de haber sido usadas y transformadas por el vulgo, fueron por segunda vez incorporadas al idioma por los literatos.>> (Menéndez Pidal 1962: 9-10)

Los cultismos, en definitiva, son todas aquellas palabras qu’entran nun romance directamente dende’l llatín cultu (a veces dende’l griegu clásicu) despuéis que de qu’aquel completara la sua evolución natural dende’l llatín vulgar. Esti procedimientu d’adopción de vocabulariu cultu ya nun ye popular pues está motiváu pola necesidá d’ampliar léxicu en muitos ámbitos culturales (literatura, medicina, filosofía, ciencias…) cuando se produz el desarrollu escritu d’un idioma. Nesa situación los usuarios más cualificaos recurren a la llengua llatina pa recuperar ou conformar vocabulariu que se siente cumo necesario dende los recursos qu’ofrecen esas llenguas clásicas. Estos cultismos mantienen el sou aspectu llatinu sin que nesas palabras nuevas ou recuperadas obren las transformaciones normales producidas nas voces patrimoniales, anque a veces si hai pequeñas adaptaciones imprescindibles de tipu fonéticu ou gráficu. El llionés tamién tien cultismos y semicultismos, dalgunos mui antiguos, anque la sua incoporación está mui mediatizada históricamente pola subordinación al castellanu. Asina, en llionés tenemos la voz patrimonial güeyu (güechu, güellu, ueyu), evolucionada directamente del llatín ocŭlus. Pero pa designar a la especialidá médica que s’ocupa de los güeyos lo apropiao parez que ye recurrir al cultismu oftalmoloxía formáu dende griegu clasicu ὀφθαλμός ‘ophthalmós’ ‘güeyu’ y el sufixu –loxía. Los exemplos pueden multiplicase: en llionés tenemos chave (llave nas falas llionesas centroorientales) del llatín clavis, y el cultismu clave, garráu directamente del llatín clásicu y que presenta una forma muitu más próxima a la llengua mai; dereitu (dreitu), del llatín directus y el cultismu directu, etc. El llionés recibíu bien de cultismos entre los siegros XIII y XIV, no sou momentu de plena emerxencia escrita y sobre todo no eiru del dereitu; hai que tener en cuenta qu’aquel momentu históricu tamién foi’l de la recepción del Dereitu romanu clásicu y los xuristas llioneses incorpororon al sou vocabulariu técnicu bien de léxicu llatinu cultu. Cono modestísimu rexurdimientu escritu del llionés no siegru XX vuelve a plantease la necesidá de dotar a la llengua del léxicu precisu pa la sua modernización y el primer recursu pa la neoloxía ye’l mesmu qu’emprean tódalas llenguas romances, dir al llatín y al griegu clásicos. Pa la sua adopción lo más axeitao ye siguir las mesmas pautas marcadas no ámbitu de la Romania en primer llugar, y en segundu tener en cuenta lo feito no nuesu ámbitu lingüísticu, l’asturllionés, onde ya funcionan dúas normas graficas, la mirandesa (que nun regula esta cuestión) y l’asturiana (que si lo fai). Sicasí, el problema de los cultismos ye resueltu d’una forma estraña na GBL que recurre a la normativa de l’Academia de la Llingua Asturiana, anque nun se declare ayures, con una simplificación de la suas previsiones sobre’l tratamientu de los cultismos (Normes ortográfiques, 2005: 34-44,  Gramática de la llingua asturiana: 55-64). Vamos añidir al cuadru de la GBL una nueva columna tirada de la normativa ortográfica asturiana que deixa crara la fuente empreada pa la confección d’esti apartáu que se comenta:

Castellán Llïonés Normes ortográfiques ALLA
-inter -entre: entrepetare, entrevenire.

1.5.4. ESCRITURA DE LOS PREFIXOS INTER-, INTRA-, INFRA

Escríbense con in- los prefixos cultos inter-, intra- y infra-: internacional (non *enternacional) infrarroxu (non *enfrarroxu), intramuscular (non *entramuscular), interpretar (non *enterpretar)

-des

es, cuandu se trata de separtación, destrución ou disgregación: esbordare, escomponere, escalzare, escolgare, esfacere.

-des, cuandu se trata de negación: desgustare, desprotexere, desprestixu.

2.16.1.1. Los principales prefixos n’asturianu son:

 

es-: nun tien valor negativu nin los verbos nos qu’apaez s’oponen a un primitivu. Con él indícase allonxamientu, separación, esfaimientu de daqué en partes.

des-: tien valor negativu. Atopámoslu en nomes qu’indiquen lo contrario de lo espresao pol primitivu correspondiente.

 

-eo

-iu (diptongu): espontaniu, homoxeniu.

1.6.3.3. De toes maneres, l’hiatu orixinariu faise diptongu al adautase a les terminaciones morfolóxiques propies del asturianu:

espontaneu, homoxeneu, muséu, etc. (pero hiatu en espontáneo, espontánea, homoxéneos, homoxénees, museos)

-ea -ia (diptongu): llinia, llinial.
-i Antepuesta pa indicar imposibilidá, –ininredutible, inreparable, inresponsable.
-bj xoxetivu, oxetu.

1.8.6. ADAUTACIÓN DE B FINAL DE SÍLABA Y DE PALLABRA

La b final de pallabres d’orixe cultu adáutase n’asturianu como sigue:

1.8.6.2. Pero piérdese cuando-y sigue una x (fonema /š/):

-bx- > -x-: oxetu, suxetu, oxetivu, suxetivu, oxeción, suxuntivu

-l-

Escribense cun “ll” nel interior de pallabra tolas que procedan del amestamientu de prefixos las pallabras entamadas pur “ll”: Allunizare, billabial, billingue, collaborare.

1.7.17.2. Pallabres con -ll- y -l- interiores

c) Escríbense con -ll- interior toles pallabres formaes cola xuntura de prefixos a pallabres qu’entamen per -ll- inicial:

allunizar (de “lluna”), billabial (de “llabiu”), billingüe (de “llingua”), collaborar (de “llabor”), illegal (de “llegal”), prollongar (de “lluengu”)

-tras/ -trans

Cul sen de movimientu p’hacia outru llau,

-trestreslladare, tresllucire, tresmitire, tresmisión.

1.8.12.4.b) Grupu ns

Pelo contrario, les pallabres cultes qu’amuesen el prefixu trans- siguíu de consonante xeneralícense col prefixu patrimonial asturianu tres-, según enclín de la llingua:

tresmitir, tresferencia, tresformar, tresvasar, treslladar, tresllucir, trescribir, tresparente, tresponer, tresportar, etc.

-b + consonante Piérdese siempres: asurdu, adicare, asorbere, sorrayare.

1.8.6. ADAUTACIÓN DE B FINAL DE SÍLABA Y DE PALLABRA

La b final de pallabres d’orixe cultu adáutase n’asturianu como sigue:

 1.8.6.1. Como norma xeneral, caltiénse la b final de sílaba.

-bd-: abdicar, abdome, abductor

-bc-: obcecáu

-bs-: absurdu, absolutu, subsidiu, absorber, observar

 1.8.6.3. Ha tenese tamién en cuenta que’l prefixu cultu sub-, cuando ye productivu, pue adautase col prefixu patrimonial so-.

 sollingual, sorrayar, somarín, soxéneru, etc.

1.8.12.2. La tendencia xeneral empobina a la perda del primer elementu del grupu -bs final de sílaba, dexando namái s final de sílaba na escritura.

 -bsc- > -sc-: escuru, ascisa

-bst- > -st-: astrautu, astenese, sustancia, sustantivu, sustratu, astemiu

-cc
-acción/-ección
Piérdese una “c”: dicionariu, fición, sucionare.
-aición /-eición: aición, redaición, elleición, lleición.

1.8.5.1. Como norma de calter xeneral, la «-c» final de sílaba consérvase.

-cc-: diccionariu, succión, cóccidu, ficción, destrucción, acceso

1.8.5.2. En delles circunstancies la c final de sílaba pue vocalizase.

a) Pue vocalizase como i, lo qu’asocede davezu nes terminaciones -aición ~ -acción y -eición ~ -ección:

-aic- ~ -acc-: aición o acción, astraición o astracción, atraición o atracción, redaición o redacción, contraición o contracción

-eic- ~ -ecc-: afeición o afección, eleición o elección, lleición o llección, coleición o colección, perfeición o perfección, proteición o protección, direición o dirección, proyeición o proyección, seición o sección

-cn Piérdese la “c”: aránidu.

1.8.5.1. Como norma de calter xeneral, la «-c» final de sílaba consérvase.

-cn-: arácnidu, acné

-cd -ud: anéudota.

1.8.5.2. En delles circunstancies la c final de sílaba pue vocalizase.

 -eud- ~ -ecd-: anéudota o anécdota

 

-x Caltiense al entamu y al final de pallabra: xilófonu, tórax. (Suena cumu “s”).

-s nel restu los casos: esterior, esame, esistire, tasidermia.

1.8.14.1. Adáutense con lletra x munches pallabres cultes qu’en griegu o en llatín s’escriben cola lletra x. D’esta miente:

a) N’allugamientu inicial de pallabra: xenofobia, xenón, xerocopia, xilófonu, xilografía, etc.

b) N’allugamientu final de pallabra: bórax, cóccix,  tórax, sílex, fax, etc.

1.8.14.2. Adáutense con s:

a) Cuando la x orixinaria s’atopa delantre consonante dientro la pallabra, o en final de sílaba:

esceición, escelente, escesu, esclamar, esclusivu, escursión, espedición, esperimentu, espertu, esplicar, esplorador, esplotación, esponer, esposición, esterior; estraordinariu, estraterrestre, sestu, testu, yustapuestu, etc.

b) Ye posible escribir x o s nes siguientes pallabres:

esame ~ exame, esixir ~ exixir, osíxenu ~ oxíxenu, esistir ~ existir, ésitu ~ éxitu y esaxerar ~ exaxerar

-ct

-ut cuandu la vocal anterior ye abierta (a, e, o): lleutor, lleutura.

Esceutu –ctr: eletricidá y los sous derivaos.

Pierde la “c” cuandu la vocal ye pechada (i, u): dútil.

1.8.5.2. En delles circunstancies la c final de sílaba pue vocalizase.

 b) Pue vocalizase como u nestos casos:

aut- ~ -act-: astrautu o astractu, artefautu o artefactu, caráuter o carácter, compautu o compactu, contautu o contactu, detrautor o detractor, impautu o impactu, intautu o intactu, pautu o pactu, práutica o práctica, táutica o táctica, didáutica o didáctica

-eut- ~ -ect-: afeutu o afectu, arquiteutu o arquitectu, aspeutu o aspectu, circunspeutu o circunspectu, coleutivu o colectivu, correutu o correctu, reutu o rectu, dialeutu o dialectu, inspeutor o inspector, insurreutu o insurrectu, perfeutu o perfectu, perspeutiva o perspectiva, predileutu o predilectu, proteutor o protector, proyeutu o proyectu

-d + consonante

-l + consonante: almitire, alministrare.
Esapaez la “l” si la consonante ye “x, j, g, s”: axetivu, ascribire.

1.8.7.3. La d final de sílaba conviértese en l n’otros casos:

-dm- > -lm-: alministrar, almitir, etc.

-dv- > -lv-: alverbiu, alvertir, etc

1.8.12.3. El grupu consonánticu -ds final de sílaba caltiénse na escritura.

 adscribir, adstratu, etc.

1.8.13.2. Les pallabres cultes qu’en griegu o en llatín tienen i o hi con valor consonánticu adáutense al asturianu de delles maneres:

axacente, axetivu, conxetura, coxuntura, dixuntu, dixuntivu, inxuria, maxestá, maxestáticu, oxetu, suxetu, xerarquía, xurisdicción, etc

-g + nasal

Pierde la “g”: dinu, sinu, manesiu.

Al entamu de pallabras d’orixe cultu piérdese la “g”: nomo, nósticu.

1.8.8.1. La tendencia xeneral empobina al caltenimientu de la g final de sílaba nos cultismos.

-gn-: agnósticu, dignu, dignidá, lignitu, magnesiu, signu, significáu, cognitivu

 1.8.2.1. Los grupos consonánticos cultos iniciales de pallabra, en xeneral d’orixe griegu, adáutense calteniendo’l so primer elementu o desaniciándolu.

gn- ~ n-: gnoseoloxía ~ noseoloxía, gnomu ~ nomu, gnósticu ~ nósticu, gnosticismu ~ nosticismu

-nasal + nasal

Caltiense esceutu nos casos de xinasia e hinu: innatu, inmerecíu, inmortal.

Al entamu de pallabras d’orixe cultu piérdese la “m”: nemotéunicu.

1.8.11.1. La secuencia nn caltiénse na escritura, en coincidencia coles pallabres tradicionales como ennegrecer, ennialar, fálennos:

innatu, innecesariu, innoble, etc

1.8.11.2. Escríbese n final de sílaba en:

inmortal, inmoral, inmerecíu, inmobiliaria, inmunoloxía, inmanente, conmiseración, conmemorar, etc.

1.8.10.1. El caltenimientu de m a lo cabero de sílaba ye tendencia xeneral na adautación de les pallabres cultes:

-mn-: amnesia, amnistía, himnu, ximnasia, omnívoru, etc.

 1.8.2.1. Los grupos consonánticos cultos iniciales de pallabra, en xeneral d’orixe griegu, adáutense calteniendo’l so primer elementu o desaniciándolu.

mn- ~ n-: mnemotéunicu ~ nemotéunicu

-ns + consonante

Piérdese la “n”: istitutu, costare.

1.8.12.4. Grupu ns

a) El grupu ns final de sílaba caltiénse na escritura. Exemplos:

-nsc-: inscribir

-nsp-: inspiración, conspiración, circunspeutu, nspeición

-nst-: constar, circunstancia, constitución, institutu, instancia, constancia, constelación, constituyir, instintu, instrumentu

-p + consonante

-pt

-pción
-ps

Al entamu de pallabra esapaez la “p”: seudu-, sicoloxía.

Cumu norma xeneral, la “p” nun se caltien: cásula, caciosu.

-ut: aceutare, escéuticu. Esceutu cuandu provien de raigón griegu: diptongu, trípticu.

-ición: aceición, esceición, perceición.

Final culta caltiense: bíceps, tríceps.

1.8.2.1. Los grupos consonánticos cultos iniciales de pallabra, en xeneral d’orixe griegu, adáutense calteniendo’l so primer elementu o desaniciándolu.

ps- ~ s-: psicoloxía ~ sicoloxía, psiquiatra ~ siquiatra, psoriasis ~ soriasis, psicolóxicu ~ sicolóxicu, pseudópodu ~ seudópodu, psicoanálisis ~ sicoanálisis, pseudónimu ~ seudónimu, pseudoasturianista ~ seudoasturianista.

1.8.3. ADAUTACIÓN DE P FINAL DE SÍLABA

1.8.3.2. Pero pue vocalizase naquellos casos rexistraos na fala.

a) Pue vocalizase en u n’exemplos como estos: -ut- ~ -pt-:

aceutar o aceptar, adautar o adaptar, cáusula o cápsula, conceutu o conceptu, esceuto o escepto, ineutu o ineptu, interceutar o interceptar, preceutu o preceptu, receutor o receptor

b) Pue vocalizase en i nestos otros casos: -ic- ~ -pc-:

aceición o acepción, conceición o concepción, esceición o escepción, receición o recepción, perceición o percepción, deceición o decepción

1.8.12.1. El grupu consonánticu ps de fin de pallabra caltiénse na escritura de les pallabres cultes:

bíceps, tríceps, fórceps, etc.

-ft

Caltiense nas pallabras d’orixe cultu: naftalina, oftalmoloxía.

1.8.9. ADAUTACIÓN DE F FINAL DE SÍLABA

Como norma de calter xeneral, caltiénse la f final de sílaba nes pallabres d’orixe cultu.

-ft-: difteria, aftosa, naftalina, oftalmoloxía, etc.

-m

Caltiense al final de pallabras d’orixe cultu: referéndum, álbum.

1.8.10.2. En final de pallabra, la m consérvase na escritura de los cultismos:

réquiem, referéndum, álbum, memorándum, etc.

-men -xen

Al final de pallabra piérdese la “n”: dentame, velame, orixe, marxe.

1.8.11.3. En final de pallabra, la n de les pallabres d’aniciu cultu desaníciase nes terminaciones -men, -xen, siguiendo asina a les pallabres patrimoniales como dentame, velame, lloriame, furame, etc.;

abdome, esame, dictame, réxime, marxe, volume, resume, orixe, Carme, etc.

 2.16.2.1.

-ame: tien significáu coleutivu:

dentame, lluriame, velame

-ad

Al final de pallabra piérdese la “d”: autividá, autualidá, agresividá

-tm -tn

Caltiense nas pallabras d’orixe cultu: atmosféricu, etnolóxicu.

1.8.4.1. Como norma xeneral, la t final de sílaba de los cultismos caltiénse na escritura del asturianu escritu.

-tm-: atmósfera

-tn-: etnoloxía

-nie -ñe: ñeve, ñebla, ñetu, siñestru.
Terminadas -aje -ax: almacenax, embalax, trax.

2.16.2.1. Los principales sufixos nominales son (ensin indicar toles variaciones de xéneru y de númberu):

-axe o -ax: col significáu de condición, aición, productu, etc.:

potaxe o potax, voltaxe o voltax, mareaxe, etc.

acento tónico en “e” y en “o”

En verbos irregulares, l’acentu tónicu sobru la “e” ou la “o”, en llïonés ye “ie” “ue”respeutivamente:

camentare/camientu; mentire/mientu; correre/cuerru.
Cuandu l’acentu tónicu recaye sobru la “o” final d’un tiempu verbal, en llïonés ye “óu”: falóu, llambióu, espurrióu.

1.3.4. ESCRITURA DE E ÁTONA NES FORMES VERBALES

1.3.4.2. Cuando nes correspondientes formes fuertes hai un diptongu tónicu ie:

camentar (non *camientar): yo camiento

1.3.2. ESCRITURA DE O ÁTONA NES FORMES VERBALES

1.3.2.2. Cuando nes correspondientes formes fuertes atopamos un diptongu tónicu ue:

correr (non *cuerrer): yo cuerro

-uir

Los verbos cun esta terminación facen –uyire: destruyire, arguyire, fuyire.

La comparanza evidencia sin duda que la GBL tien cumo modelu d’adptación de cultismos la normativa de l’ALLA, especialmente nos siguientes aspectos: vocalizaciones de muitos grupos cultos, adaptación de dalgunas secuencias vocálicas, supresión ou transformación de ciertas consonantes finales de sílaba, adaptación de la l- inicial llatina cumo ll- nos cultismos, substitución de prefixos cultos (sub-, trans- y tras-) por outros patrimoniales, etc. Pero’l siguimientu de la norma asturiana tien un matiz: tódolos procedimientos propuestos pola ALLA pa l’adptación de los cultismos son llevaos al estremu hasta conformar un productu forciáu, inverosímil, que chega a un diferencialismu radical ayenu muitas veces a las falas patrimoniales llionesas y de resultaos estéticos cuestionables.

Hai un cousa que quiero analizar con más profundidá pa más alantre, se ye que tengo vagar pa ello. Ye esto: “Cuandu l’acentu tónicu recaye sobru la “o” final d’un tiempu verbal, en llïonés ye “óu”: falóu, llambióu, espurrióu”

Anuncios