Gramática [Básica Llïonesa] (I)

g_Large

Dende hai unos años vienen apareciendo, casi siempres n’internet, senciellas gramáticas llionesas con pretensiones implícitamente normativas anque de calidá mui desigual. La primer gramática llionesa foi la de l’asociación Facendera pola Llingua, de finales del pasáu siegru y empreada nos sous cursos de llionés, los primeiros que se ficieron en Llión, pero que nunca se publicóu. Se nun m’enquivoco, la primera que se publicóu na rede foi la del efímeru Institutu Filolóxicu Llionés feita por Xavier Frías Conde y titulada Resume de gramática llionesa de la que se colgoron brevemente dúas versiones en 2004. Poucos años despuéis aparecíu’l Cursu de Llingua Llïonesa que firmaba Diego José González López (inda parcialmente disponible), y que yera un compendiu gramatical llionés que tenía cumo referencia básica la Gramática de la Llingua Asturiana de l’Academia de la Llingua Asturiana, cuestión que nun se reconocía en nengún llau, y que yera n’esencia una occidentalización del testu académicu. Esti cursín sirvíu de modelu pa outras iniciativas d’esti tipu que vinieron despuéis del entornu asociativu de Conceyu Xoven, y ye tamién la fuente principal de la que se reseña agora. Outros cursos ou pequeños compendios gramaticales publicaos on line foron ou son el Cursu de Llingua Llionesa del comité de Conceyu Xoven en Las Arribes (Salamanca), ou las Fueyas d’apuntes n’el idioma llïonés de Chema Vicente.

En 2012 añu publicóuse na rede una nueva gramática, en versión dobre castellana y llionesa titulada Gramática Básica Llïonesa (n’adelantre GBL), promovida por L’Alderique. Asociación pal estudiu y desendolque la llingua llïonesa, anque agora’l títulu orixinal de la obra parez que cambióu a ser simplemente Gramática, polo que podemos ver na páxina web onde ye posible la sua consulta. De mano hai qu’emponderar el llabor porque ye esperanzador y d’agradecer que dalguién se preocupe por sistematizar los elementos gramaticales del llionés, trabayu nada fácil pol deterioru imparable del nuesu idioma y pola pouca tradición escrita que tien en Llión. Sicasí, desgraciadamente la GBL ye una obra que presenta muitos defectos técnicos, invenciones arbitrarias y elementos ayenos a las falas llionesas de los que se desaminan solo dalgunos exemplos de mayor enxundriga partiendo de la versión “llïonesa” de la obra.

1. No apartáu dedicáu a la lletra g hai un intentu de descripción de tres fonemas llioneses señalaos con barras oblicuas: /g/, /j/ (“Velar, fricativu, sordu”, dizse) y /sh/ (“En llïonés, que vien del llatín cumu llingua romance que ye, tampoucu s’usa’l fonema /j/, pues nel sou llugar úsase la X cun soníu /sh/”, apúntase), pero las dúas últimas afirmaciones son erróneas pues la sua transcripción nun se correspuende nin cono sistema del Alfabetu Fonéticu Internacional, nin cono establecíu na Revista de Filología Española en 1915, mui usáu no ámbitu de las filoloxías hispánicas. Nos dous sistemas el fonema velar fricativu xordu ye representáu cono símbolu /x/, mientras que’l fonema /j/, que si s’usa en llionés, ye una semivocal ou una semiconsonate aproximante palatal sonora. Sorprende que la fricativa prepalatal xorda (/š/ no alfabetu fonéticu de la RFE, /ʃ/ no AFI) quiera describise cono grafema inglés sh, seguramente por puru desconocimientu de la sua notación fonética.

2. Respective a la lletra ç, qu’en llionés medieval representaba’l fonema africáu dental xordu (xunto con outras grafías: csc, etc.), nun se señala la sua correspondencia fonética nin el sou usu, lo que lleva a nun saber mui bien cúmo habría que la pronunciar  ou emprear. Seique estamos ante un simple olvidu ou ante una lletra decorativa y exótica que-y da un aquel misteriosu a esta ortografía.

3. Na propuesta ortográfica de la GBL alcontramos la dobre posibilidá d’usar nn ou ñ, pa representar al fonema palatal nasal. Esta dobre posibilidá parez responder a un simple caprichu, anque se xustifica diciendo que:

El soníu “eñe“ esiste en deillas llinguas romance nas qu’apaez gráficamente representau cun duas lletras: “nh“ en pertués (y pur sigire la ortografía pertuesa, tamién en mirandés, la variante la llingua llïonesa falada na Tierra de Miranda), “gn“ en francés, “ny“ en catalán… y nos primeiros escritos en llïonés (y pur estensión tamién en castiellán), esi soníu representábase cun duas enes (nn). Cuandu las duas lletras s’encurtionun poniendu una pur cima la outra, la piquinna finóu siendu la vírgula que camuda la “ene“ en “eñe“. Poru, pueden emplegase las duas posibilidaes, “ñ“ y “nn“ pa representare’l soníu “eñe“, dambas cuna mesma prenunciación: añu / annu”.

Supongo que la escoyeta obedez a qu’a la lletra ñ se-y supón un orixe castellanu, y la nn identifícase con una solución gráfica llionesa a recuperar pa marcar distancias cona llengua subordinante. Vamos ver que diz el Diccionario panhipánico de dudas (s.v. “ñ”), de la RAE sobre esta cuestión:

“Esta letra nació de la necesidad de representar un nuevo sonido, inexistente en latín. Determinados grupos consonánticos latinos como gn, nn o ni evolucionaron en las lenguas romances hacia un sonido nasal palatal. En cada una de estas lenguas se fue fijando una grafía distinta para representar este sonido: gn en italiano y francés, ny en catalán, nh en portugués. El castellano medieval escogió el dígrafo nn, que se solía representar abreviadamente mediante una sola n con una rayita más o menos ondulada encima; así surgió la ñ, adoptada también por el gallego. Esa rayita ondulada se llama «tilde», nombre dado también al acento gráfico”.

La nn ye una solución gráfica propia del castellanu medieval (Menéndez Pidal 2010: 49-52) que s’estendíu despuéis a los demás romances del occidente peninsular: asturllionés y gallegoportugués (Fernández Rei 2007: 505 y nota 1). Pero na escritura del llionés medieval esa grafía nun foi la única pa representar el fonema nasal palatal ya que tamién s’empreoron outras: ni, nj, nmi, nni, n (Carrasco 1987: 165-168).

Sobre la lletra ñ hai que dicir que’l primer documentu hispánicu onde aparez ye no chamáu fueru del burgu de Castro Caldelas (Ourense, Galicia). Esti fueru ye consideráu’l primer testu conserváu en llengua gallega, pero tien varias peculariedades interesantes pa nós: ye un privilexu rodáu que salíu de la cancillería d’Alfonso IX en 1228, y, amás, foi l’únicu testu en romance que s’emitíu dende esa cancillería, polo menos hasta onde sabemos güei (Monteagudo 2009), anque tamién esiste la posibilidá deque seya una copia de mediaos del siegru XIII. La primer vez que se documenta la lletra ñ en castellanu ye más tarde, en 1295, y el sou usu nun se xeneralizóu hasta’l siegru XIV. La lletra ñ nacíu, hasta onde sabemos güei, no reinu de Llión (en Galicia, por precisar más) y está presente na documentación medieval llionesa xunto cona dobre nn, grafía arcaica castellana que deixóu d’usase a finales de la Edá Media. Vemos entoncias qu’una solución medieval gráfica desusada dende hai cientos d’años, previa a l’aparición de la imprenta, desconocida dafeitu pa la tradición literaria llionesa actual y común (xunto con outras grafías) al castellanu, al gallegu y al portugués na Edá Media, ye recuperada p’añidir un matiz diferencial al llionés actual, pero, y esto ye’l cogüelmu, combinando la representación del fonema con dúas soluciones gráficas en planu d’igualdá, lo que podría dar llugar a situaciones cumo esta nun mesmu escritu “Esti añu n’Espanna, hai nnubes qu’añubren el cielu”. La economía nas representaciones gráficas que ye un criteriu codificador básicu, siempres que nun entre en contradicción cona etimoloxía ou cona tradición literaria ou ortográfica (que nun son el casu eiquí), ye vulneráu dafeitu.

4. Sobre l’usu de la diéresis ou “los puntines” la GBL diz lo siguiente:

En pallabras cumu llïonés, xïografía… para frayare’l diptongu y que la pronunciación de la “i” nun resulte cuasi imperceutible al oyíu, ponemos los puntines sobru eilla pa remarcare la sua prenunciación”.

La diéresis nos romances españoles ye un signu diacríticu qu’indica que se pronuncia la vocal “u” nas sílabas güe, güi, frente a gue, gui. Amás, en gallegu y en catalán tenemos diéresis na vocal “i”. La diéresis úsase tamién en poesía cumo signu diacríticu pa marcar la desaparición d’un diftongu cuando ye necesario por rezones métricas sumar una sílaba más a un versu; por exemplu, na palabra suave cuntamos dúas sílabas: sua-ve, pero l’empréu de la diéresis sobre la “u”, süave, determina que tendremos que ller: su-a-ve cono fin de facer un axuste métricu. Sicasí, sin la diéresis la “i” en palabras cumo “llionés” ye tan perceptible cumo con ella, pues lo que determina la pronunciación de la vocal ye la lletra que la representa y non la diéresis que se-y añide, que nun tien ninguna relevancia fonética nesti casu ya que llionés y “llïonés” pronúncianse esactamente igual en dambos casos pues la diéresis nin remarca nada, nin “fraya” nengún diftongu, sin que sepamos tampouco qué ye frayar un diftongu y por quéi hai que lu frayar pa pronunciar una vocal perfectamente representada nuna palabra. Outramiente, hai que señalar qu’en llionés frayar, ou meyor esfrayar, significa “cansar, debilitar, perder fuercia”. Anque ye posible que la GBL empree’l verbu asturianu frayar “romper, machucar”. Veremos no testu y na versión llionesa de la GBL exemplos asgaya d’asturianismos y d’hiperasturanismos.

¿Qué sentíu tien entoncias la diéresis sobre la i? José Ramón Morala (2009: 234) ya lo dixo bien craro:

“(…) se ha optado por un grafía, a todas luces extraña a la tradición hispánica, como es la diéresis sobre el elemento cerrado del hiato o del diptongo (pïor, rïalidá, rïalizada, llïonés…) que, en páginas que responden a un determinado concepto de leonés, se han convertido en norma poco menos que insoslayable, hasta el punto de que es una de las marcas que mejor permiten identificar a los autores que siguen este modelo (…). Lo chocante es que la fórmula que con tanto empeño parece defenderse desde este modelo de leonés no parece que sea especialmente apropiada. Si es fácil comprender la utilidad gráfica del acento en parejas como venia y venía para reflejar la correspondiente diferencia fonética –es decir, un diptongo frente a un hiato- no se puede decir lo mismo del uso de la diéresis en voces como pïor, rïalidá, o llïonés, en las que la diéresis resulta un rasgo gráfico fonéticamente redundante y superfluo, útil tan solo para identificar de inmediato a los usuarios de un determinado modelo de leonés escrito, pero que carece de cualquier relevancia fonética.”

Vamos apuntar un exemplu rezonable y bien esplicáu del usu de la diéresis na vocal “i”; en gallegu la diéresis:

“Úsase tamén coa letra i na primeira e segunda persoas do plural do copretérito de indicativo dos verbos rematados en –aer (…), -oer (…), -aír (…), e –oír (…): caïamos, caïades, dïamos, doïades, moïamos, moïades, oïamos, oïades, saïamos, saïades, traïamos, traïades, etc. A razón de colocar esta diérese é que o i forma sílaba en por si (ca-i-a-mos), aínda que é átono. Desta maneira distínguense estas formas das do presente de subxuntivo, en que o i forma diptongo caiamos, caiades (ca-ia-mos, ca-ia-des)” (Real Academia Galega, 2005, 25).

Esto ye, en palabras homógrafas la presencia de la diéresis determina una pronunciación diferente.

La esplicación del usu de la diésis sobre la vocal i que se da na GBL ye desconcertante, pero amás y significativamente la outra exemplificación del sou empréu ye cona palabra xïografía (xeografía, al parecer) que solo añide confusión. Nas llenguas romances esi cultismu de procedencia griega (γεωγραφία ‘geōgraphía’), incorpórase por vía del llatín (geographĭa), y la mayoría d’idiomas románicos mantienen con poucas alteraciones la grafía llatina (portugués geografia; castellanu geografía; catalán geografia; occitanu geografia; francés géographie; italianu geografia; rumanu geografie…). Solo en gallegu (xeografía), asturianu (xeografía) ou aragonés (cheografía) la grafía del formante cultu geo-, del griegu γεω ‘tierra’, nun respeta la etimoloxía por coherencia conas suas respectivas tradiciones gráficas. Pero na GBL vemos que’l formante cultu en cuestión ye transformáu en xïo- sin ninguna rezón que xustifique la inesplicable modificación d’esti prefixu d’orixe griegu; lo más problable ye que solo seya un caprichu personal qu’interpreta cúmo deber ser la forma supuestamente más llionesa d’esi helenismu. D’acuerdu cono intentu d’esplicación del usu de la diéresis nesta palabra habría que “remarcare la prenunciación” de la “i” no prefixu cultu (sin que se concrete, por cierto, qué ye eso de remarcar la pronunciación), pero antias sería interesante saber qué procesu lleva a que’l formante griegu geo– pase a ser en llionés xïo-, ye dicir, ¿pa qué remarcar la pronunciación d’una “i” inesistente nun prefixu cultu que nun la tien orixinalmente?

Esti usu arbitrariu de la diéresis evidencia que nun se trata d’una cuestión con pertinencia ou relevancia lingüística. El sou empréu solo puede xustificase por mantener una grafía identificativa sobre la palabra que designa al nuesu xentiliciu y al nome de la llengua en Llión. Ye, cumo señala Morala, una marca identitaria, un símbolu inútil del modelu de llionés al qu’un sector de la reivindicación lingüística llionesa yá nun puede renunciar anque nun tengan nenguna esplicación rezonada y rezonable pal sou usu.

5. No usu de la g alviértese un exemplu d’hiperdiferencialismu desacertáu al eliminar la grafía y redefinir la pronunciación de la grafía gu, solución que:

“(…) parece olvidar que el leonés es un romance que se enmarca en una tradición gráfica, la hispánica, en las que esas grafías hallan difícil acomodo” (Morala 233).

Efectivamente, en tódalas llenguas románicas ibéricas la lletra g representa al fonema velar sonoru /g/ delantre de las vocales a, o y u; y el dígrafu gu úsase delantre de las vocales i, y e pa representar a esi mesmu fonema. No dominiu asturllionés tanto la norma asturiana (Gramática de la Llingua Asturiana: 45-46), cumo la mirandesa (Convenção ortográfica da Lingua Mirandesa: 20) siguen esti criteriu. La esplicación que se propón pa esta solución remítenos nada menos qu’al llatín y, de pasu, ufierta la única referencia bibliográfica de la GBL, a una web por cierto:

“El fonema /j/ (Velar, fricativu, sordu) nun esiste en llatín; esiste’l fonema /g/ (velar, oclusivu, sonoru). Regina en llatín suena reguina. En llïonés, que vien del llatín cumu llingua romance que ye, tampoucu s’usa’l fonema /j/, pues nel sou llugar úsase la X cun soníu /sh/. Exemplos: desaloxare, dibuxare, xeneral, protexere. Pur eillu, nun hai necesidá de poner una “u” darréu de “g” pa distingire los desemeyaos sonidos ya que la “g“ siempres tien soníu “suave“.

Pur eillu, pallabras cumu gerra, gitarra, cegeira, tienen d’escribise ensín “u”, y pallabras cumu ambiguedá, agueiru, cigueña, desaugue, tienen d’escribise ensín diéresis, pues nun tien sentíu usare dalgu que nun ye necesariu p’aclariare desemeyanzas fonéticas”.

Esta solución innovadora nun solo ye ayena a la tradición gráfica de los romances peninsulares, a la tradición gráfica asturllionesa, senón tamién a los usos literarios llioneses representaos polos autores qu’escribieron y escriben en llionés que nesti puntu siguen sin novedá la grafía de los romances próximos. Vamos esplicar esto con una breve comparanza partiendo de dúas palabras recoyidas na GBL qu’exemplifican la sua propuesta nesti aspectu: gerra (guerra) y gitarra (guitarra), y que no ámbitu de las llenguas románicas de la Península Ibérica s’escriben asina:
castellanu guerra guitarra
catalán/valencianu guerra guitarra
occitanu aranés guèrra guitarra
aragonés guerra guitarra
gallegu guerra guitarra
portugués guerra guitarra

 En dalgunas llenguas romances extrapeninsulares próximas vemos:

francés guerre guitar
italianu guerra chitarra
occitanu xeneral guèrra guitarra

No dominiu lingüísticu asturllionés alcontramos lo siguiente:

asturianu guerra guitarra
mirandés guerra guitarra

Estos senciellos cuadros comparativos evidencian lo desacertada que ye la propuesta de la GBL no usu de la lletra g ya que se desarrolla cumo una innovación distintiva sin base nenguna, seique emulando a la ortografía de la llengua vasca y que busca la diferencia pola diferencia. La sua xustificación nun puede ser más simplaya: “(…) nun tien sentíu usare dalgu que nun ye necesariu p’aclariare desemeyanzas fonéticas”. Se la GBL s’axustara a esti criteriu habría qu’eliminar la u muda despuéis de la q en palabras cumo que, quien…, ou la lletra h. Ye craro que l’analoxía cono restu d’ortografías de las llenguas romances ou’l respetu a la nuesa tradición literaria, pequeña pero perfectamente válida, pesan menos que la fixación d’un criteriu ortográficu arbitrariu y estéril.

Anuncios