Los mil años de la ‘constitución leonesa’

Fueru de Llión

En julio de 2017 se cumplirá el primer milenario del Fuero de León, decretado por Alfonso V y que reguló de forma pionera la vida del reino al otorgar al ciudadano lo más parecido a los actuales derechos . Ya están surgiendo las primeras voces que alertan sobre la inminencia de una efeméride histórica de importancia clave para toda la península: la promulgación del Fuero de León, el primer gran texto legal unitario del medievo hispano, que inspiró códigos similares en muchas otras ciudades y reinos. Los miembros del grupo Proyecto León han sido los primeros en advertir a las instituciones de la necesidad de comenzar cuanto antes los preparativos para celebrar como merece este señero hito legislativo

«Mandamos que ni el merino ni el sayón ni el señor del solar ni otro señor entren en la casa de ningún morador de León por calumnia alguna, ni arranquen las puertas de su casa». Éste, por ejemplo, referido a la inviolabilidad del domicilio —un concepto jurídico fundamental—, es uno de los 48 decretos presentes en el Fuero de León, conjunto de disposiciones legales otorgadas en 1017 por el rey Alfonso V y su esposa Elvira cuyo milenario se cumple dentro de tres años. Una efeméride inminente ante la cual ya han surgido voces que reclaman la necesidad de una conmemoración acorde con la importancia de este ordenamiento legal, sorprendentemente temprano a juicio de los expertos, y considerado un germen de las modernas constituciones al conceder algo parecido a derechos sobre todo a los artesanos, al mundo del comercio, y también a la mujer.

«El Fuero fue importante porque junto al Fuero Juzgo constituyó la legislación básica del Reino de León durante varios siglos, incluso después de 1230 —expone el historiador Ricardo Chao—. Además sirvió de modelo para fueros locales de toda la corona leonesa. Por supuesto fue un texto vivo y tuvo adiciones y modificaciones con el paso del tiempo; era una norma jurídica compleja porque tenía disposiciones para la ciudad de León junto con capítulos dedicados a todo el reino».

Entre los primeros que han alzado la voz para reclamar una celebración de altura están los componentes del grupo de opinión Proyecto León: «El Fuero de 1017 tuvo una importancia excepcional, ya que de él se nutren la mayor parte de los textos forales posteriores de todo el reino, bien reproduciéndolo en su totalidad, bien añadiendo nuevas disposiciones acordes a cada lugar y situación. Refiriéndonos sólo a la actual provincia de León, existen casi cien documentos que acreditan este punto». El investigador Javier Callado, miembro del colectivo, destacó las «grandes aportaciones legales» que el Reino de León ha ofrecido al mundo, y subrayó la «precocidad histórica» de las mismas. «Cuántas ciudades querrían disponer de un acontecimiento con la quinta importancia histórica que tiene éste», reflexionó, y reclamó la complicidad de todas las instituciones científicas y administrativas leonesas en el recuerdo de este acontecimiento.

«Fue uno de los elementos que forjaron la personalidad medieval leonesa —subraya, a su vez, Ricardo Chao—. Pocos reinos medievales europeos pueden presumir de haber dispuesto de una legislación escrita tan rica, y con una fecha de inicio tan concreta. Este Fuero es una de las bases en las que se asentaron los famosos Decreta de las Cortes de 1188, y curiosamente siguió vigente todavía más tiempo que estos últimos».

ILUSTRACION DE ALFONSO V, REY DE LEON

 

Una de las razones esgrimidas en 2010 para justificar el escaso eco nacional del mil centenario del Reino de León —no se recurrió al patrocinio de productos o empresas, en radio y televisión a nivel estatal, como sí pasó, por ejemplo, con el milenario del Reino de Granada en 2013 o con el actual ‘año de El Greco’— fue precisamente el poco tiempo de que se dispuso para la organización de los actos, de ahí lo necesario que resulta ahora comenzar cuanto antes la preparación de un programa digno para el milenario del Fuero. Porque no hay que olvidar, en este punto, el gran despliegue que tuvo lugar en una fecha ya tan lejana como 1920, cuando todavía se pensaba que el Fuero de León era de 1020 por un error de datación. «El noveno centenario se celebró por todo lo alto a nivel estatal, lo cual me temo que contrastará con lo que va a ocurrir en nuestros días a pesar de cumplirse los mil años, una cifra redonda y casi mágica», dijo Ricardo Chao. Entre otras actividades, se imprimió un gran álbum gráfico, León artístico y monumental, encabezado con un ‘saluda’ de Alfonso XIII, incluyendo la reproducción de todos los decretos de Alfonso V y Elvira. He aquí algunos de los más significativos:

Protección de la mujer

«Ninguna mujer sea llevada contra su voluntad a elaborar el pan del rey, a no ser que sea su sierva». Y también «ninguna mujer en León sea presa, ni juzgada ni procesada en ausencia de su marido».

Ordenanzas sobre mercancías

«Que todos los carniceros con licencia del concejo vendan carne de puerco, cabra, carnero y vaca por su peso, y que den una comida al concejo y a los zavazoques (inspectores del mercado)».

Inviolabilidad del domicilio

«Mandamos que ni el merino ni el sayón ni el señor del solar ni otro señor entren en la casa de ningún morador de León por caloña (calumnia) alguna, ni arranque las puertas de su casa».

Seguridad en los templos

«Igualmente mandamos que ninguno se atreva a quitar cosa alguna de la iglesia, y si por rapiña tomare algo dentro del cementerio, pague el sacrilegio y restituya lo que de allí hubiese quitado».

Seguridad en los mercados

«El que turbare el mercado público que se celebra desde antiguo los miércoles, haciendo uso de puñales, espadas o lanzas, pague al sayón del rey sesenta sueldos de la moneda de la ciudad».

Libertad de venta

«El que tuviese casa en solar ajeno y no tuviere caballo o asno (…), tenga por señor a quien quisiere, y no se le obligue a vender su casa, ni a deshacer lo por él edificado; pero si él espontáneamente quisiere vender su casa, aprecien lo edificado dos cristianos y dos judíos».

Libertad de residencia

 «Ordenamos asimismo que el hombre que pertenezca a behetría (hombres libres que elegían a su señor), tenga libertad de trasladarse a donde quisiere, deteniendo todos sus bienes y heredades».

Emilio Gancedo, Diario de León, edición de 29-V-2014

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s