La navidad y el ramo leonés (I)

Ramu

El culto a los árboles, expresión máxima de la fuerza fecundante de la Madre Tierra, jugó un papel muy destacado en el mundo precristiano y está en el origen de nuestro entrañable ramo

La Navidad es una celebración de profundo significado para los cristianos al conmemorar el nacimiento de Jesucristo hace más de dos mil años, pero que también posee un sentido familiar y festivo que trasciende a su incuestionable valor religioso para los creyentes. Sus orígenes, sin embargo, son anteriores al cristianismo y de hecho los primeros cristianos no celebraban esa fecha, aunque acabaron por asumir esta fiesta de raíces paganas a partir del siglo IV identificándola con el momento del nacimiento de Jesús.

En el Imperio Romano, el 25 de diciembre se celebraba la fiesta del Sol Invictus, que ponía fin al período festivo de las Saturnales, y era tan popular que no hubo otra opción que asimilarla dentro del calendario cristiano dándole además la máxima relevancia. Como vemos, la Navidad y el período navideño fue incorporando elementos culturales, estéticos y religiosos diversos, muchos de ellos procedentes del paganismo europeo. La propia ubicación de la fiesta en el calendario coincidiendo prácticamente con el solsticio de invierno, esto es, con la noche más larga del año, nos recuerda su origen en un culto solar que buscaba el renacimiento del sol que a partir de ese momento alargaba su presencia diaria, y quería propiciar también la regeneración de la naturaleza en general y de la vida vegetal en particular.

El culto a los árboles, expresión máxima de la fuerza fecundante de la Madre Tierra, jugó un papel muy destacado en el mundo religioso precristiano europeo, y más en concreto en las antiguas celebraciones relacionadas con el solsticio invernal. El árbol más venerado en la Europa precristiana fue el roble (llamado en León, según las comarcas, carbachu, robre, carballo, carbayu), y donde este no crecía lo fueron también la encina, el fresno o el abeto. En el norte europeo y en fechas próximas al solsticio de invierno existía la tradición de adornar las ramas del roble con cintas, telas y piedras pintadas con el ánimo de propiciar su espíritu y revitalizarlo, regenerando así la Naturaleza muerta o dormida durante el invierno. Esta costumbre estaba tan implantada que se mantuvo viva bien avanzada nuestra era y, al igual que pasó con otros elementos de las religiones paganas, el cristianismo optó por adoptarla ante la dificultad de erradicarla. En este caso la tradición legendaria cristiana atribuye a san Bonifacio, evangelizador de los pueblos germanos en el siglo VIII, la sustitución del roble, árbol sacro para los antiguos germanos, por el abeto, que el apóstol de Maguncia proclamó como «el árbol del niño Jesús», vinculándolo también con la fiesta de la natividad de Jesucristo. En el siglo XIX la costumbre del árbol de Navidad, que se mantuvo especialmente en los países nórdicos y en Alemania, se extendió además por otros países europeos hasta llegar a España en el pasado siglo.

De Felmín a Noceda

Algunas huellas del antiguo culto al árbol perviven en nuestra tierra, evidentemente desvinculados de la antiguas nociones religiosas que tuvieron en sus comienzos y mantenidos por la fuerza de la tradición. Así, tenemos la noticia transmitida por Julián Sanz de que a principios del pasado siglo existía la costumbre, ya perdida, de grabar con cruces las hayas de una determinada zona de Felmín (municipio de Cármenes), o la costumbre todavía vigente de colocar un ramo de hoja verde el tejado que se acaba de construir, por no hablar de los mayos, de la antiquísima costumbre de celebrar concejo en la proximidad o bajo las ramas de un árbol concreto que se desarrollaba antaño en numerosos lugares leoneses, o, en fin, del hecho de que determinados árboles como el teixu aparezcan en las proximidades de una iglesia como observamos en Noceda de Cabrera (municipio de Castrillo de Cabrera); pero sobre todo destaca el llamado ramo de Navidad o de Nochebuena, que en su versión más antigua está constituido por una simple rama de árbol adornada con cintas, papeles, pañuelos, frutas y dulces que sirve como ofrenda en tan señaladas fechas, y de la que trataremos un poco más en la próxima entrega de esta sección.

Nicolás Bartolomé Pérez / Emilio Gancedo, Diario de León, edición de 15-XII-2013.

Anuncios

2 pensamientos en “La navidad y el ramo leonés (I)

    • No, en el texto no se habla de abetos en León, sino del culto a diversos árboles, entre otros el abeto en las zonas donde crece, en la Europa precristiana. Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s