El LAPAO, el LAPAPYP y el llionés

LAPAO

La nueva llei de llinguas que se tramita nas Cortes aragonesas está xenerando una gran polémica por, entre outras cuestiones, las denominaciones de los idiomas minoritarios d’Aragón: aragonés, que pasará a ser agora Lengua Aragonesa Propia de las áreas Pirenaica y Prepirenaica (LAPAPYP); y catalán, y que se chamará Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental (LAPAO). Todo esto malapenas escuende una decidida voluntá política de la dereita d’evitar cualesquier tipu de normalización d’esas llinguas, que ye’l plantamientu que se recueye nel artículu 7 del Estatutu d’Autonomía d’Aragón y na Ley 10/2009, de 22 de diciembre, de uso, protección y promoción de las lenguas propias de Aragón, paralizada pol gobiernu popular y qu’agora está a piques de derogase pola nueva norma.

En Llión la dereita castellana ye bastante menos sutil que l’aragonesa, l’incumprimientu del artículu 5.2 del Estatutu d’Autonomía de Castiella y Llión nun requier d’una llei, directamente nun hai nin habrá regulación llegal pal llionés, nin craro está, protección ou promoción pa esta llingua. L’Estatutu ou la Constitución Española nun se cumpren, y valíu. Eso sí, la promoción del gallegu na enseñanza En Zamora y Llión tien un presupuestu anual de 500.000 euros, y la Junta paga las ikastolas pa la enseñanza del euskera en Burgos.

Al meyor los llioneses tenemos que ser un pouco más imaxinativos y reclamar una nueva denominación pal idioma que nun ofienda los prexuicios que tien la dereita castellana con Llión, la sua personalidá y la sua cultura. Asina que propongo que la llingua sía dende agora mesmu LECALEPRONOCACYL (Lengua Castellano Leonesa Propia del Noroccidente de la Comunidad Autónoma de Castilla y León). Sí, ya séi que parez el nome d’una melecina, pero, quien sabe…, visto’l gustu orwellianu del Partido Popular polas nomenclaturas disparatadas la ideya puede qu’hasta resulte y s’animen a respetar la norma que prescribe la regulación, protección y promoción d’una cousa que bien podría ser LECALEPRONOCACYL y qu’inda falan dalgunos miles de los nuesos paisanos y paisanas.

Anuncios

3 pensamientos en “El LAPAO, el LAPAPYP y el llionés

  1. Ha ha ha… Ta bien eso: habrá que-ys meter una dosis de LECALEPRONOCACYL en vena, a ver si reaccionan.

    Falando en serio, los xuegos nominalistas conos glotónimos que fain los políticos nun me gustan un pelu. Nunca son inocentes ya cuasi siempre van pol mesmu camín: el de la segregación, la división ya’l consiguiente debilitamientu de las yá bastante machacadas l.linguas minorizadas, en nome de la correspondiente identidá provincial (ou similar) que nun tolera visiones amplias ya compartidas de la l.lingua. El modelu, cumo cuasi siempre, ta más ya meyor perfiláu nos territorios de l.lingua catalana: al.lí, el blaverisme quixo vender la burra vieya del valencianu cumo l.lingua diferente del catalán (diferente mesmamente dende los ouríxenes). Más éxitu tuvo l’isolacionismo gal.legu, que consiguíu el respaldu políticu ya institucional pal sou proxectu segregacionista de la comunidá lingüística gal.legoportuguesa, hasta’l puntu de chegar a establecer dientro del discursu mainstream ou políticamente correctu español la idea de que’l gal.legu ya’l portugués son dúas l.linguas diferentes, ya inclusive consiguir que muitos de los que ven con malos güeyos el blaverisme valencianu acepten felizmente l’isolacionismo gal.legu.

    Ente nós tamién se diu esta peste de los segregacionismos nominalistas (faltaría más: nun deprenderemos de las cousas bonas de los outros, pero lo malo garrámoslo l.lou). Primeiro chegóu el secesionismu mirandés (non solamente ortográficu, sinón tamién conceptual) que defendíu xente cumo Manuela Barros Ferreira (anque agora parez que reformula’l sou parecer con una visión más integradora de la l.lingua) ya apoyanon outros cumo Xavier Frías Conde. Despuéis houbo que soportar el discursu mal afilvanáu ya pior argumentáu del segregacionismu del “llïonés”, deseñáu por Abel Pardo, escenificáu por Raúl Sánchez Prieto ya financiáu conos cuartos de los sufríos vecinos de la ciudá de L.lión; agora que los sous padrinos pasanon a una prudente tercer ou cuarta fila, la bandera del segregacionismu de “la l.lingua de los puntines” quedóu en manos de xente d’ínfima preparación ya nun vive los sous momentos más brillantes. Paralelalmente a esos dous procesos, n’Asturias vivíuse de manera quiciabes más cal.lada outra operación secesionista: nestos años los defensores del gal.lego-asturianu (que de primeras xugaban con una cierta indefinición de la súa conceptualización de las falas del estremu occidental d’Asturias) pasanon a falar más ou menos abiertamente d’una l.lingua diferente del gal.legoportugués ya del asturl.lionés, qu’unos chaman gal.lego-asturianu ya outros eonaviegu; ya nesti casu tamién se cuenta cona complacencia de l’alministración autonómica asturiana (incluíos los sous negociaos lingüísticos) ya de la potente maquinaria de propaganda del periódicu que mantién el significativu nome de La Nueva España dende l’añu 1936.

    Ya agora vienen el PP ya’l PAR con esto del LAPAO ya’l LAPAPYP pa evitar las palabras nefandas ya pa siguir estoucinando l.linguas, porque siempre yía más fácil acabar con un idioma si ta dividíu en “l.lingüinas” pequenas que si ta uníu ya nun partíu las súas fuerzas. Más blaverisme, más segregacionismu, más división: yía la táctica clásica del divide et impera. Ya siempre habrá una identidá provicial ou comarcal na que s’apoyar, siempre habrá quien diga que la fala de Valdebaturros d’Arriba yía completamente diferente de la de Valdebaturros d’Abaxo.

    En fin: las mesmas tácticas blaveras ya, lo más importante, los mesmos intereses de los blavers. Ya conste que’l blaverisme nun yía un fenómenu exclusivamente ibéricu. Quien tía interesáu nestas operaciones segregacionistas, puede informase por exemplu del casu del rumanu ya’l moldavu, qu’ía un modelu de l.libru.

    • El discursu de la dereita aragonesa, cumo’l de la dereita española en xeneral, ye catalonófobu, y, ciertamente, esi discursu funcionóu mui bien en Valencia col tema de la llingua, y ye’l que se quier echar a andar n’Aragón. La dereita castellana lleva un par de décadas creando un auténticu réxime en Castilla y León (el déficit democráticu eillí empieza a ser más qu’evidente), y, d’alcuerdu colas suas ideyas, l’unicu pilancu que queda pa cuadrar una inesistente idetidá castellanoleonesa (que naide nun siente en Castiella ou en Llión, quitante los comedores del peselbe autonóminu que nun son poucos) ye valtar lo que queda de la personalidá llionesa ou de las suas manifestaciones más evidentes, por exemplu la llingua, d’ehí la sorprendente actitú del establishment castellanoleonés reconociendo al máximu nivel la llingua nel Esatatu, pero perpetuando’l sou desprazamientu social. Un exemplu tamién de llibru del nacionalismu llingüísticu (castellano)español n’estáu puru.

  2. Pingback: El LAPAO, el LAPAPYP y el llionés | Na lluna hai una vieya filando - La Franja

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s