Onde viven los amigos, de Roberto González-Quevedo

onde-viven-los-amigos.jpg

«La amistad, aunque muera, siempre se agita en la memoria»
Profesor de Filosofía, antropólogo, poeta y narrador, González-Quevedo (Palacios del Sil, 1953) engrosa su extensa obra literaria y filológica escrita en el habla de su valle natal con el libro ‘Onde viven los amigos’.

-¿Cómo nació este libro, que parece bucear, como sucede con tantos otros suyos, en el mundo de lo íntimo, de lo entrañable?

-En el libro hay tres relatos ( Onde viven los amigos , La bruxa y La tertulia ), que son narraciones diferentes entre sí, aunque tienen un hilo conductor. Este nexo es la presencia de los amigos en la vida de uno, una presencia que continúa aunque la amistad, por diversas circunstancias, pueda desaparecer o transformarse. Incluso entonces existe ese mundo de los amigos que sigue agitándose en la memoria. Esto es un aspecto de la obra, que, por otro lado, tiene en cada relato una historia diferente.

-¿Forma parte de algún tipo de trilogía o conjunto de relatos del Alto Sil?

-Esta es una obra distinta de El Sil que baxaba de la nieve , aunque sí es cierto que hay unas referencias comunes en ambos libros. Por un lado están los paisajes, los nombres de los sitios y de los ríos, que giran en torno a Palacios del Sil. Por otra parte, hay situaciones y sensaciones que al lector le recordarán, sin duda, a lo que había en El Sil … Son dos libros diferentes, aunque pueda considerarse que ambos están en el mismo recorrido literario.

-Su universo literario, personal, ¿coincide con un escenario real, actual, o ya poco tienen que ver?

-Las cosas han cambiado enormemente en los últimos años, pero creo que muchos elementos del mundo cultural y vital siguen vigentes. De todas maneras, aunque el espacio se sitúa en esos lugares concretos, los temas que trata son universales y podrían situarse en otro contexto distinto. Tampoco es un libro autobiográfico, aunque siempre los elementos que flotan en el mar de la reminiscencia acaban siendo la materia con que se construyen los relatos. Al ser una obra literaria, es un libro de ficción. Yo no intento reflejar una situación o una problemática actual y concreta: en realidad todo ello es un pretexto para la creación estética.

-Resulta inevitable preguntarte por el estado de conservación de la lengua tradicional del Alto Sil en el siglo XXI. ¿Hay esperanza, no sólo ella, sino para toda la cultura que representa?

-La conservación está muy amenazada, aunque a ciertos niveles la lengua tradicional tiene más vitalidad de lo que la misma gente de la zona cree. Por otro lado, los cambios sociales hacen muy difícil la conservación de la cultura tradicional. Evidentemente las cosas nunca van a ser como antes, eso lo sabemos, pero sí hay movimientos interesantes (iniciativas de grupos dinámicos, de escritores, etc.) que nos dicen que en el futuro puede contar mucho la riqueza lingüística de las pequeñas culturas, que son las que mantienen la diversidad cultural humana.

-Y también es inevitable preguntar por el legado de su madre, Eva González, dado que se acaban de publicar en Asturias una serie de interesantes textos etnográficos suyos. ¿Asistiremos a novedades editoriales salidas de su pluma? ¿Cómo es posible que tuviera tanto material no publicado?

-Eva González dejó muchas libretas y folios manuscritos, con abundantes textos que no se han publicado aún. Lo próximo que va a salir a la luz serán su vocabulario y sus escritos sobre las costumbres y tradiciones de nuestra zona (refranes, acertijos, descripciones de tareas, cantares, entre otras muchas cosas). Y lo que aún quedará por publicar es una historia de su vida, un relato autobiográfico que la escritora realizó antes de caer gravemente enferma. Durante varios años se dedicó intensamente a escribir poesías, relatos y textos etnográficos y autobiográficos, además de las fichas en que recogió el léxico de la zona. Pasó días y noches enteras escribiendo. Por eso su obra es ingente. Por cierto, dejó también una correspondencia personal enormemente interesante desde el punto de vista lingüístico.

Diario de León, edición de 24 d’abril de 2011

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s