Riballago, de María José Zurrón del Estal

riballagu.jpg

RIBALLAGO, de María José Zurrón del Estal

El augua, que vieno rabiosa,
llevóu mamicas, papicos y buelos,
pero también dejóu fillos para querer dir p’alantre.

El augua, que vieno desesperada,
llevóu hermanos,
pero llegonen outros muitos para tender a sue mano.

El augua, que vieno furiosa,
llevóu el fruto de nuesos desvelos y de tantos años,
pero nos dejóu as manos para seguir traballando.

El augua, que vieno cun priesa,
llevóu, muñeiras, teinadas y feixes,
pero quedóu a machada pa vulver a encumbrarlas.

El augua, que vieno iracunda,
llevóu as piedras da nuesa eigresia,
pero nun pudo llevar a fe precisa para seguir vivindo.

A us que llevóu nunca olvidamos,
eternamente nel amiente,
entuences guy y siempre.

EL LLUMBREIRU 19 (2009), páxina 7.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s