Cuspiendo p’arriba: ‘Bable asturianu’ na Llionpedia

dominiu.bmp

Que la llamada “Llionpedia” ye una simple ferramienta propagandística sin otru interés que sirvir de vehículu ideolóxicu al padanismu patriu ye un fechu qu’ofrez poques duldes. Un exemplu significativu d’esto ye la soflama dedicada al asturllionés n’Asturies que copio y pego prescindiendo de les referencies.

Bable: ye’l nome que recibe nel Estatutu d’Autonomía d’Asturias las modalidaes llinguísticas del Grupu Llinguísticu Llïonés tamién conocidas cumu “Bable Asturianu”, “Asturianu” ou “Bables”.

Los Bables: Llinguistas de prestixu cumu Emilio Alarcos o Jesús Neira defendieran la esistencia de deillos Bables n’Asturias y la nun conesión ente eillos sinón baixu’l Hespañol. El Bable tien una mínima reconocencia nel Estatutu d’Autonomía d’Asturias que defiende la voluntariedá nel sou deprendizax.

Intentu fallíu de normativización: Una istitución del Principáu, l’ALLA, pretende una normativización de los Bables creyandu un modelu de llingua unificáu artificial baixu las modalidaes del centru d’Asturias a la que denomina llingua “Asturiana”, pesia a que la denominación “Bable” ye la uficial nel sou estatutu d’autonomía. El procesu d’intentar creyar una llingua artifical que sirva de modelu pa los Bables d’Asturias ta documentáu dende van más de cien año, ensín ésitu debíu a la sua artificialidá y a que nun esiste un Bable Asturianu, sinón una variedá difusa yá dende’l sieglu XIX. Las modalidaes del Oriente y Oucidente d’Asturias continúan esistiendu y siendu cultivadas lliterariamente y’l modelu unificáu nun consige nin siquier sirvire de referencia n’esas zonas creándu un profundu rechazu y conflictu llingüísticu; son las más estensas del Principáu, anque profesores de la Universidad de Oviedo denunciaran las agresiones que pa esas falas supón el modelu “inventáu” pula ALLA “que nun se fala en sitiu dengunu”. Peru yá dalgunos escritores asturianos miran pal modelu llïonés de normativización pa escribir los bables, más basáu na fala de verdá. Tamién intentaran, cun escasu ésitu, normativizar el Gallegu d’Asturias axebrándulu de la normativa uficial del gallegu, lu que provocara’l rechazu de seutores d’esos territorios y la denuncia pública pula parte d’asociaciones cumu La Mesa pola Defensa do Galego en Asturias. Lu cual tien gracia porque nun esieste drentu del estatutu d’autonomía denguna mención a esta llingua, creandu otru conflictu llinguisticu.

Imposición del Bable: Asociaciones Asturianas y profesores de la Universidad de Oviedo denuncianun que seutores marxinales cercanos al nacionalismu llinguísticu solicitan dende van 30 años la uficialidá del Bable, fuliminandu l’autual artículu del estatutu d’autonomía que fala de “voluntariedá”, anque ensín ésitu nin sofitu dengunu pula parte de la clas política Asturiana y la indiferencia mayoritaria de la población. Y ye que, sigún dalgunos llinguistas, sociólogos y profesores de la propias Universidad de Oviedo “en el Principado, salvo la banda occidental de lengua gallega, la expresión oral no puede estimarse más que como una variante más del español general, en la que perviven, según las zonas y los estratos culturales, rasgos más o menos fuertes de las antiguas modalidades del romance asturiano, diluidos e integrados plenamente en la norma familiar. Pretender a estas alturas recomponer arbitrariamente una lengua que nunca se ha hablado en ninguna parte e imponerla por la fuerza administrativa es un disparate lingüístico”.

Universidá: Seutores universitarios, políticos y sociales denuncianun cuantayá los intentos de manipulación política de los Bablistas pa creyar “un Bable de llaboratoriu”, y cuasi la mitá de los asturianos dicen que las falas Asturianas son diferentes del modelu que se quier aplicar dende istituciones cumu l’ALLA. La Universidad de Oviedo opúnxuse a las pretensiones de los Bablistas de que’l bable Asturianu tuviera un grau na nueva reforma universitaria, asina cumu’l Consejo de Universidades de España purque “El Bable Asturiano no es una Lengua”, basánduse en criterios científicos.

Grupu Llinguísticu: Los bables encuádranse dentru del Grupu Llinguísticu Llïonés, xunta la llingua Llïonesa y al Mirandés.

Rescampla de mano la tendenciosa llinia argumental de la entrada que solo tien en cuenta’l discursu antinormalización de la llingua n’Asturies, tapeciendo con mala fe la esistencia d’un discursu diferente, plural y relevante dende’l puntu de vista científicu, cultural y social que defende la normalización de la llingua nel norte. Sicasí, esti libelo que busca desinformar y provocar recurriendo tamién a la mentira solo llogra facer rir (la defensa de la teoría de los bables en “llïonés conceyil” chiscáu d’asturianismos y vulgarismos ye mui, mui bizarre), y ta fecho con mui poques lluces ya que los mesmos argmentos usaos contra la normalización del asturllionés n’Asturies emplegáronse y empléguense contra la recuperación del asturllionés en Llión, amás polos mesmos llingüístes de prestixu que se citen nel testu. Velequí lo que dicía Jesús Neira sobre’l llionés en 1989:

“Con la publicación del Dialecto Leonés (1906), se descubre una compleja pero precisa realidad lingüística en el flanco occidental del castellano hasta el límite con el gallego. Como este mosaico de hablas se encuentra en territorios del antiguo Reino de León, se le llamó leonés o dialecto leonés. Las hablas que se agrupan bajo esta denominación no se sienten por sus hablantes como un sistema lingüístico. Han vivido independientes entre sí, sin relación dinámica. Por eso, no ha surgido de ellas una norma supralocal por todos aceptada como superior. Tampoco puede decirse que en bloque funcione como un dialecto, como una desviación respecto a una lengua (…)”. Remata Neira sentenciando: “Nunca ha existido una lengua o un dialecto leonés”. Jesús Neira Martínez: “Las fronteras del leonés”, en Homenaje a Alonso Zamora Vicente. Vol. II. Madrid, 1989.

Emilio Alarcos espresóse n’idénticos términos sobre la llingua en Llión en delles ocasiones: “Este dialecto leonés no ha existido nunca, porque el proceso de integración que lo hubiera constituido (mediante una coiné de alguna de sus hablas o por el predominio relativo de una de ellas) fue detenido por la expansión del castellano vecino. Lo que si hay son dialectos con rasgos diacrónicos y sincrónicos comunes, pero también con discrepancias: podríamos, eso sí, trazar un diasistema de las hablas leonesas, pero no un sistema del leonés” (Fonología Española, Madrid, 1974) Coses más contundentes contra la esistencia del llionés dixo Alarcos más alantre, por exemplu, nel congresu sobre’l llionés que se celebró na Universidá de Llión en 1993 (Diario de León 27-VI-1993).

Les afirmaciones de Neira y Alarcos ¿son válides pa la llingua n’Asturies pero non pa la llingua en Llión? Si l’asturianu nun esiste (solo los bables) ¿cómo se puede dicir a la vez y sin cayer nel cinismu más ridículu qu’esiste’l llionés y non únicamente les “hablas leonesas”? Pela mio parte, nun toi d’alcuerdo pa nada coles tesis de Neira y d’Alarcos nin n’Asturies nin en Llión, pero ye de fatos remanar argumentos que se pueden usar con muncha más facilidá en Llión que n’Asturies ya que l’estáu de desaniciu de la llingua y la so castellanización tán, desgraciadamente, muncho más avanzaes nes tierres llioneses que nes asturianes. Mesmamente, los razonamientos de Neira o Alarcos ya foron usaos nel so momentu pol filólogu llionés Eugenio Miguélez intentando adaptar sin disimulu’l dogma de los bables a les “hablas leonesas” pa descalificar el procesu de recuperación del llionés cuando empezaba allá pelos comienzos de la pasada década. Nesti sen ye mui significativu’l prólogu del so Diccionario de las Hablas Leonesas (Llión, 1993), onde l’autor dixo:

“Y la realidad nos presenta el dialecto leonés como un conjunto de hablas con origen en el latín hablado en la región astur-leonesa, que, por el auge del castellano, no llegó a desarrollarse como lengua (…) No puedo unirme pues al coro de los que, con buena pero irreflexiva intención, pretenden hacer surgir el uso del dialecto leonés (cabe además una pregunta: ¿El leonés de qué comarca? Porque hay que hablar más de hablas leonesas que de dialecto leonés)”.

Esta obra de Miguélez foi criticada por Roberto González-Quevedo polos munchos errores técnicos que tien y polos prexuicios qu’espón nel so entamu (Diario de León 21-XI-1994). Pero tamién hebo en Llión respuestes más dures frente a los alegatos que negaben la esistencia de la llingua en Llión como vemos nel artículu “Los bables, diferentes, los fascistas, todos iguales”, de la organización llionesista Tsume Lleunés (sic) (Diario de León 14-IX-1992), artículu d’opinión ésti que gracies a la entrada de la Llionpedia que se comenta llogra una sorprendente actualidá.

Quien quiera conocer daveres la realidá y entidá de la llingua n’Asturies tien material a esgaya pa ilustrase con dos títulos imprescindibles: Llingua y xuiciu (Uviéu, 1998), de Ramón d’Andrés que balta con ciencia y razones los prexuicios en contra de la normalización de la llingua del tipu de los espresaos por Neira o Alarcos; y La formación histórica de la llingua asturiana (Uviéu, 2003), de Xulio Viejo onde s’esplica con xeitu la esistencia del nuesu dominiu llingüísticu y desfai con criterios científicos la teoría de los bables (especialmente p. 22 y ss.). Evidentemente les referencies sobre la situación de la llingua al norte del cordal pueden multiplicase con atención a la situación na llingua na sociedá (II Encuesta sociolingüística de Asturias, Uviéu, 2003, de Francisco Llera Ramos), al tratamientu xurídicu y la regulación alministrativa del idioma (El marcu llegal del asturianu, Uviéu, 2005, de José Manuel Pérez), esplicando la so normativización (“La desaparición de las lenguas minoritarias no es inevitable: el caso asturiano”, d’Ana Cano, n’Ecología lingüística i desaparició de llengües, 2007; L’asturianu que vien (Uviéu, 2008), de Ramón d’Andrés), too esto sin tratar de lliteratura (con más de 600 obres lliteraries publicaes no que llevamos andao de década), la música (más de cuarenta discos n’asturllionés en 2008), nos avances na recuperación toponímica, la enseñanza de la llingua en primaria, secundaria y na Universidá, la so presencia nos medios de comunicación escritos y audiovisuales, la investigación llinguística… En fin, nun tien xeitu siguir, decátome agora de qu’un espantayu tan grotescu como’l que se llee nesta entrada nun puede ser más qu’una zafarronada y que nun paga la pena siguir tratando d’ello. El párrafu que me fai camentar qu’esto nun ye otra cosa qu’una broma texida p’allegranos un poco la murnia llegada de la seronda ye ésti:

Peru yá dalgunos escritores asturianos miran pal modelu llïonés de normativización pa escribir los bables, más basáu na fala de verdá.

Si, ya veo a Xuan Bello, Antón García, Miguel Rojo, Taresa Lorences, Xosé María Fernández, Esther García (toos ellos asturianos del occidente), y a tantos otros escritores d’Asturies, picando impacientes a les puertes del Pazo de Don Gutierre pa que-yos dexen matriculase de “llïonés” nel próximu cursu y deprender del esotéricu “modelu llïonés de normativización” a falar y escribir como’l conceyeiru ordena y manda, que ye como s’escribe y fala de verdá nayundes, y quien, por ciertu, anició la so espectacular carrera lliteraria escribiendo en “bable asturianu” en Cuentos de Lleón.

Anuncios