Piechu a la ‘Hestoria de la filosofía’, de Roberto González-Quevedo

horriu.jpg

Dicía Aristóteles que “tolos homes quieren saber por naturaleza”. Ési deséu humanu yía’l faloupu que forma la primer pel.la de nieve, que dempués ha terminar nas grandes avalanchas de las corrientes filosóficas institucionalizadas. Pero esi saber yía difícil, el más difícil, porque en realidá lo que se quier conocer yía una cousa más misteriosa que lo qu’hai fuera de nós: queremos saber lo que somos nós mesmos.

Figuraba nel Templu d’Apolo en Delfos esta inscripción: “conozte” a ti mesmu’. Porque’l nuesu primer interés somos nós mesmos. Ya conocer los oxetos qu’hai fuera de nós yía namás el pretestu pa saber lo que somos nós. Pero yía un l.labor cuasi imposible, porque en nós ta l’interrogante más opacu ya aviséu. Como bien dicía Proust: Trátase d’alcontrar la verdá. Pero, ¿cómo? Yía muita la incertidume cuando l’alma s’alcentra sobrepasada por sí mesma; cuando el.la, la que busca, yía, tamién, el país escuru onde tien qu’investigar ya onde nun-l.ly val pa nada’l sou equipax.

Ya pergúntome, nesta tarde braniega ya palaciega ¿qué soi you? Soi muitas cousas: soi alma, soi materia d’átomos ya vacíu, soi “animal que vive nuna sociedá politica”, soi res cogitans, soi una creación de la mia memoria, soi un ser históricu, soi un resultáu de las relaciones socioecómicas, soi un ser-pa-la vida, soi Sein zum Tode, soi un ser que yía pa sentir la nada, etc. Pero agora ¿qué soi you? Soi lo qu’acabo de dicir ya tamién alguién que siente los marmul.los impetuosos del Ríu Sil, los primeiros que conocí del augua. Soi tamién alguién que ve chegar una nublina seruenda de la Braña la Fontel.lada, la braña onde mia bulica Felicidá atopóuse con una osa ya anduvo un anu sin poder dicir nada. Ya tamién soi aquel que ta xunto al hurriu que me víu chegar al mundu, porque nací no cuartu d’una casa apegada a un hurriu de l.lousa.

[Hestoria de la filosofía. Uviéu, Ámbitu, 2005: 783-784]

De todala obra de Roberto González-Quevedo esti párrafu, que yía un cachu del piechu que zarra la sua monumental Hestoria de la filosofía, yía’l que más me presta. El tonu trescendente ya universal del testu apaez formuláu nun tonu más poéticu que filosóficu, pero la inmensidá de las reflexones de los grandes pensadores nun abondan pa l.lograr esplicar el misteriu de la naturaleza humana. Onde nun asganza la filosofía chega la poesía ya’l calor de la esperiencia vital más íntima, de las pequenas alcordanzas, de lo que yía más nueso.

Anuncios

7 pensamientos en “Piechu a la ‘Hestoria de la filosofía’, de Roberto González-Quevedo

  1. “Coñezte a ti mesmo”. Hasta que nun estoupóu, de Darwin p’acá, la conocencia del nuesu orixe, vivimos nel engañu permanente de creyenos fiyos de Dios ou albuertos del Diabru, indistinta ou alternativamente. Güei yá sabemos que solo somos monos rabones y cono celebru más grande de la cuenta: una buena noticia que nos va permitir ser más humildes conos demás y más indulxentes con nosoutros mesmos.

  2. Hombre, Llueis, decir que ya sabemos que sólo somos unos monos más evolucionados y con más cerebro es mucho decir. Será para ti, porque una gran parte de la humanidad no piensa como tú.
    Permíteme decir que en el ser humano hay características que no tiene ningún otro ser vivo: libertad, voluntad, capacidad de abstracción e inteligencia (¡casi nada!), que no son fruto de un grado más o menos de evolución. El mono no hace un poquito menos de filosofía que el hombre por haber evolucionado menos; directamente no la hace. No puede.
    Un saludo para todos.

  3. Creyer que somos llibres y que los nuesos feitos dependen de la nuesa voluntá ye un espexismu que ñaz de la nuesa soberbia. Lo ciertu ye que nun facemos lo que queremos nin lo que creyemos qu’habíamos de facer senón lo únicu que puemos facer: lo que nos diz y lo que nos deixa la nuesa hestoria evolutiva y esi productu últimu d’ella que ye la nuesa cultura. En cuantes a la intelixencia, tenémosla valorada por demás, como’l rasgu más importante, porque ye la nuesa especialización particular como especie. Como somos los más intelixentes, entós cueidamos que la intelixencia ye lo más, las especies son más evolucionadas contra más intelixentes. Outras son más grandes, outras más rápidas, outras volan, outras ven na escuridá de la nueite. Dende lluegu somos una especie moi particular pero facemos mal esqueciendo que todas lo son. You lo que quiero dicir ye que las ideas desarrolladas pola filosofía (de Platón p’acá) y la relixón (mayormente polas monoteístas) separtanon al home de la naturaleza en xeneral y de la súa propia naturaleza en particular. El home, que ye un ser concretu, convirtíuse dende Platón nun ser abstractu, y esto fézonos mueitu dañu y que nun seamos a entendenos a nosoutros mesmos.

  4. Soy consciente de que en un debate en un foro de internet no vamos a poder intercambiar opiniones de una manera ágil para que puedan ser aceptadas por uno u otro. De todas formas, deja que agregue algún argumento más.
    Hace unos años con el descubrimiento del genoma humano se nos dijo que apenas nos diferenciamos en un 3% del de la rata o de un cerdo. Con los monos nos diferenciamos en menos. Pero si se genéticamente somos tan parecidos, ¿qué nos hace tan diferente de ellos? Algo supragenético que nos diferencia tan sustancialmente. Lo que queda claro es que el hecho genético (al igual que el cultural, social o medioambiental) CONDICIONAN su existencia, pero no la determinan (como sí lo hacen al resto de animales). Hay innumerables casos de personas gemelas muy similares genéticamente, con la misma educación, la misma situación familiar y económica, etc. han sido luego completamente distintos. Todo no se explica por los factores del entorno, sino que hay en el fondo una libertad individual que nos hace autodeterminarnos. El hombre no es sólo biología.
    Decía Pascal que “La grandeza del hombre está en reconocerse miserable. Un árbol no se reconoce miserable”.

  5. Vaites!! unha entrada filosófica e con Darwin de fondo!!! Enfin….
    Antes de nada pedir desculpas por non falar (aínda) en Llionés.
    Produceme unha grande ledicia atopar pola rede un blog na lingua propia de Llión. Desde hoxe paso a enlazar dita web.
    Unha forte aperta desde Galiza e puxa la llingua de Llión!!

  6. Non la grandeza: la particularidá. Somos autoconscientes, sí, pero los filósofos como Pascal embérronanse en facer vertú de lo que nun ye senón singularidá.
    Outramiente, la crencia nos grandes ideales, na grandeza del home y de la humanidá, llevóunos nel s.XX a las cotas más altas de la crueldá y l’autoesterminiu.

  7. La llibertá individual ye un mitu de la nuesa cultura. Nun somos “llibres”: somos tan esclavos de las nuesas limitaciones específicas cumo puede selo un murciéganu.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s