Una entrevista

dl1p63f2.jpg

Hai un añu con motivu de la publicación d’un llibru ficiéronme una entrevista qu’aparecíu nuna revista mensual dirixida a los vieyos, palabra que n’asturllionés nun tien esi ciertu matiz peyorativu que parez atopase agora na correspondiente forma castellana cuando s’aplica a personas. La revista ye “EM: Entre Mayores”, edítase en Vigo y distribúise por soscripción. La entrevista salíu nel númaru de branu de 2007 nun especial dedicáu a la comunidá autónoma de Castilla y León. Eiquí queda.

¿Qué es lo que nos vamos a encontrar a la hora de leer “Filandón, Lliteratura popular llionesa”? Por cierto, ¿qué significa Filandón? ¿Por qué eligió ese título?

“Filandón” es una antología de textos populares leoneses y zamoranos en asturleonés, en la que se recogen cuentos, leyendas, canciones, refranes, y otros géneros menores de la literatura oral.

El filandón era una costumbre invernal de la sociedad rural leonesa que consistía en esencia en una reunión de mujeres para hilar en una cocina al calor del fuego del llar, los hombres también participaban pero su protagonismo era menor. En esas reuniones era frecuente que se cantara, se contaran cuentos y leyendas y se recitaran romances, por lo que esta tradición tuvo una gran importancia para la transmisión de la literatura popular leonesa. Es esa relación de los filandones con la oralidad y con la cultura campesina lo que me llevó a elegir el título.

Tengo entendido que esta recopilación no tiene precedentes, ¿a qué se debe esto? Tal vez, hay escasa documentación o es cuestión de falta de interés.

El libro está redactado en asturleonés y como el volumen de libros en esta lengua es mínimo en León cualquier novedad en este ámbito tiene pocos antecedentes. Lo cierto es que esta obra ofrece la primera visión de conjunto de la literatura popular en asturleonés del Viejo Reino de León, aunque si que existen recopilaciones y estudios parciales sobre esta cuestión.

Es curioso que una editorial ubicada en Aragón se interesara por su libro dada la peculiaridad de que está escrito íntegramente en leonés. ¿Cómo surge este punto de encuentro?

O Limaco Edizions es una editorial aragonesa especializada en lenguas minoritarias donde se han publicado libros en aragonés, catalán y esperanto. Me interesó esa orientación de la editorial por estas lenguas, y a Ferrán Marín, el editor, también le interesó la obra.

¿Cómo nace la iniciativa de hacer esta antología? ¿Se debe, quizás, a alguna casualidad? ¿Cuál fue su inspiración?

La obra nace de mi curiosidad por lo que ahora se denomina patrimonio inmaterial donde tienen un destacado protagonismo la propia lengua y la tradición oral. En un principio este trabajo tenía una pretensión más modesta que era la elaboración de un catálogo bibliográfico de libros y artículos que estudiaran o recopilaran la tradición oral en asturleonés. A lo largo del proceso de catalogación me pareció oportuno hacer una pequeña selección del material más interesante y un estudio que ayudara a entender y valorar este aspecto del patrimonio leonés. De esa evolución surgió la idea del libro.

¿De dónde procede su interés por la lengua tradicional leonesa?

Para mi el leonés o asturleonés es una de las manifestaciones más relevantes de la cultura leonesa, en esta lengua encontramos la huella de lo que ha sido León, en sus palabras y en sus expresiones perviven los ecos de las legiones romanas que trajeron el latín a estas tierras y de cuya evolución surgió este idioma; en el leonés perdura la memoria del Reino de León, cuando se conformó de manera definitiva este romance, y, sobre todo, el leonés refleja la visión del mundo que ha tenido el pueblo leonés, la visión propia de un pueblo apegado a la tierra y en íntimo contacto con la naturaleza.

¿Se encontró con muchas dificultades en la tarea de recopilar todas las manifestaciones que componen el libro? Y ¿en qué consistió esta labor de búsqueda?

Los textos editados se encontraban dispersos en numerosas obras de diverso carácter, desde libros de viajes a monografías locales o estudios lingüísticos, y muchos de estos trabajos son inaccesibles para el público no especializado. La labor fue de localización y selección de las piezas más interesantes desde diversas perspectivas como su valor como composición literaria oral, la calidad lingüística, el interés antropológico o, simplemente, su belleza. La mencionada dispersión de los textos creo que impedía su correcta percepción como un legado cultural de primer orden por lo que se hacía necesario, en mi opinión, un estudio de conjunto de este aspecto de la cultura leonesa.

En su investigación, ¿qué fue lo que más le sorprendió?, ¿qué destacaría por su novedad, por su desconocimiento o por su relevancia?

Hay dos cuestiones que me llamaron especialmente la atención al analizar la literatura popular asturleonesa, la primera, de orden general, fue constatar la vitalidad, al menos hasta mediados del siglo XX, de la cultura propia del ámbito rural leonés que se expresaba en asturleonés (en las zonas donde estaba o está en uso esta lengua), y donde una de las manifestaciones más relevantes de esta cultura tradicional era la literatura popular que se ejecutaba o transmitía en ámbitos muy concretos: filandones, trabajos campesinos, romerías, celebraciones, bodas, etc. Otra cuestión destacada, más concreta, es la pervivencia en León de restos de un antiguo romancero en asturleonés, o las evidencias de un teatro popular en esa lengua.

¿Cómo valora la situación actual de esta lengua? Y ¿cómo ve el futuro de la misma?

La situación del asturleonés es actualmente crítica, ya que sólo es usado por unos pocos miles de personas de avanzada edad en el norte y occidente de las provincias de León y Zamora. La transmisión intergeneracional del idioma se rompió hace décadas, la producción literaria es muy escasa y la conciencia lingüística de los hablantes patrimoniales es casi nula por lo que es muy difícil su pervivencia cuando desaparezca la última generación que conoce y emplea el asturleonés, aunque sea de forma esporádica y en la intimidad. En León siempre ha existido un absoluto abandono, cuando no manifiesta hostilidad, por el patrimonio lingüístico autóctono. La aparición de un tibio movimiento de recuperación lingüística no ha invertido esta preocupante situación ya que las administraciones públicas no han desarrollado actuaciones que garanticen la continuidad de esta lengua milenaria. Ciertamente el futuro del asturleonés en León y Zamora no es nada halagüeño, aunque el interés por esta lengua ha crecido mucho en los últimos años.

Anuncios

2 pensamientos en “Una entrevista

  1. Si “vieyu” tien esi xeitu peyorativu en castellanu, quizabes meyor dicir “Antiguo Reino de León” que “Viejo Reino de León”, como dices ehí, ¿acuéi?

  2. Bueno, el matiz un tanticu peyorativu del castellano “viejo” ye solo cuando se aplica a lo que’l llinguaxe políticamente correctu chama agora “personas mayores”. Otramiente, la espresión “Viejo Reino de León”, o la sua equivalente “Antiguo Reino de León” tien ya más de 200 años, y you personalmente nun veyo ehí’l matiz mentáu.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s