Un día de la Tierra

muralla-estorga.jpg

Los llioneses nun tenemos nenguna tradición lliteraria escrita n´asturllionés. Séilo bien porque a lo llargo de muitos años anduve a la rebusca de testos y escritores esqueirando bibliotecas, hemerotecas y archivos con unos resultaos bien probes. Por eso cuando lleí una noticia, pámeque en 1995, sobre la obra llionesa de Rafael G. Garrote sufrí una intensa caldia, una gran emoción, cumo se acabara d´atopar un tesouru que se busca sin fe pero qu´al final termina por aparecer. La referencia a este autor d´Estorga alcontréila nel periódicu asturianu La Nueva España onde Xuan Bello firmaba una nota onde daba anuncia de la vida y obra del desconocíu estorganu Garrote con referencia a una gramática y diccionariu llioneses y a un enorme volume na nuesa llingua de mil páxinas tituláu Caminos y Caleyes de Llubarca a Miranda. Por fin, penséi, nun solo teníamos un escritor con todas las lletras, teníamos un poeta que podía xenerar él solo esa tradición lliteraria. La información de Xuan Bello nun tenía preciu: Garrote foi amigu de Fernán-Coronas con quien compartía esfoutos lliterarios y llingüísticos y con quien mantenía correspondencia. Veleiquí un cachín d´una carta recoyida por Bello na sua reseña:

“Sí, mieu Galín: tengo que pasar por Cadavéu pa convencelu de que les nueses patries –una ensuicha y mariella, outra moyada y verde- son les dues costeres d´un montaña que nos xunta nun abrazu qu´apierta los sieglos del pasáu y los sieglos del futuru”

Despuéis de lleer la noticia, repito que publicada nel suplementu cutural d´un diariu, el corazón salíame pola boca. Ya pensaba en marchar al amanecerín pa Estorga cola promesa de nun abandonar Asturica hasta qu´alcontrara dalgo de la perdida obra d´este escritor malditu y olvidáu. Seguramente analizando prensa, llibros y outras referencias diba a llograr dalguna cousa más. Pero la nubrina de la imaxinación desaparecíu ceo. Yera demasiáu buenu pa ser verdá, ¿un escritor hetedodoxu empreando l´asturllionés nos años vente? Estuve toda la nueite dando-y vueltas y cola lluz del día decatéime de que Garrote nun podía ser outra cousa qu´un autor apócrifu. Qué poucu dura l´allegría na casa del probe. Esto yera una invención, duce y maravillosa, del poeta asturianu. En fin, gracias Xuan por esos breves momentos de respigu y pracer lliterariu. Digo pracer porque Xuan Bello axuntaba a la sua nota un intensu y delicáu poema qu´atribuyía a Rafael G. Garrote:

UN DÍA DE LA TIERRA

Pol vranu, xuliu alantre,
baxo un cálidu sol de fierru,
dacuando touve contigo en Miranda…

Saliendo de los tous lhabios
les palabres de Lheón, como abeyes n´esnalíu,
prestaben y tamién mancaben
escambroses como la lhembranza
d´un vieyu amor.

En Miranda, un día de la tierra,
touve contigo, de manes dades,
sintiéndote falar de couses
que un sol de muertos alhuma agora,
eiquí, tan lhonxe, un mieu cuartu, n´Astorga…

Hai d´esto
un añu… dous años… bien d´años…
tantos años: nun pensara
que foren tantos.

Tantos soles de magar entós:
tanta palabra quimada,
tanta xelada mentira
despuéis de perdete, en Miranda.

¿Ou tas huei, pequena mía?
¿Seique sola, colos ueyos nidios
mirando la nueiche, un tou cuartu,
alhí, aínda, na tierra de Miranda?

Pouco despuéis Xuan Bello publicaba´l llibru Pantasmes, mundos, laberintos (1996) onde recoyía esta y outras referencias apócrifas a escritores inesistentes con poemas que nun yeran outra cousa, en xeneral, que magníficas y axeitadas rellecturas de poemas d´autores más o menos conocíos. El poema de Garrote ye una versión del poema Behin batez, Zuberoan…(1951), del escritor vasco-francés Jon Mirande (1925-1972), un escritor políglota de lo más singular: funcionariu de profesión, revolucionariu de café, antisemita, filofascista, ateu, y, sicasí, nacionalista vascu, qu´acabóu suicidándose. Un auténticu poeta malditu reivindicáu más tarde pola izquierda nacionalista vasca. Bello traduz dende la versión castellana del poema feita por Joan Juaristi na sua Literatura vasca (1987). Tiempu despuéis Juaristi volvíu a falar de Mirande na obra El bucle melancólico (1997), pero esa ye outra historia.

Veleiquí´l poma orixinal de Mirande, y darréu la traducción al castellanu feita por Koldo Izagirre:

BEHIN BATEZ, ZUBEROAN…

Udaroan,
eguzki beroz,
behin batez zurekin nintzan Zuberoan…

Zeure ezpainetik
euskal itzak egalez nola erleak egoan
belarri-goxo ziraden -eta mingarri batean.

Zuberoan,
lurreko egun batean,
zurekin nintzan zuri entzuki et’ entzukor.

Ba du orrek
urte bat… urte bi… eta beste ainbeste…
Ainbeste urte: ez nuen uste hainbat ziranik…

Ainbat eguzki arrezkero:
Ainbat itz bero
ta gezur otz, zu galduz geroz… Zuberoan…

Nun zaitut gaur, neure txikia, ta norekilan?
—Ala bakarrik, gauari so begi ñabarrak,
zure gelan,
Zuberoan—?

UN DÍA, EN ZUBEROA…

En verano,
en los calores,
estuve contigo un día en Zuberoa…

De tus labios
volaban palabras vascas como abejas al sol
eran agradables al oído —y al mismo tiempo dolorosas.

En Zuberoa,
un día terrenal,
estuve contigo oyéndote y escuchándote.

De eso hace
un año… dos años… y otros más…
muchos años más: no creí que fuesen tantos…

Tantos soles desde entonces:
tantas cálidas palabras
y frías mentiras, desde que te perdí… en Zuberoa…

¿Dónde estás, pequeña mía, y con quién?
—O estás sola, mirando a la noche con tus claros ojos,
en tu cuarto,
en Zuberoa—?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s