IX. Los llioneses tenemos el dereitu y la responsabilidá de defender la herencia histórica y cultural que representa´l asturllionés

Los argumentos en contra de la recuperación del astullionés son bien conocíos, pero d´ente los muitos razonamientos que se pueden coyer pa la sua defensa quiero destacar el siguiente espresáu pola inolvidable María Josefa Canellada, miembru de la Real Academia Española y de l´Academia de la Llingua Asturiana, referíu en principiu a la llingua n´Asturias y válidu tamién pal nuesu idioma en Llión:

“Vamos a dejar aparte las opiniones de los que ven como ridiculeces más o menos folclóricas, la pretendida resurrección de los dialectos. Y vamos a partir de que el problema ya no consiste tanto en construir una lengua autóctona con los restos del viejo latín fragmentado, como en salvar esos restos, que parece que tienen todo el derecho a ser salvados. ¿Por qué el derecho a la vida ha de ser siempre el del más fuerte? Cuando se habla del empleo del catalán como lengua académica, se aboga por el castellano con este argumento (de Gregorio Salvador): Se pretende sustituir una lengua en la que se comunican unos cientos de millones de personas por otra que, pese a su hermosura, vida y literatura, sólo hablan cinco o seis millones. El número de hablantes digo yo que no ha de constituir la razón última de su empleo. El caso es que hay una lengua más o menos rústica, más o menos compacta o dividida, -quizá diluida en castellano en muchas zonas- que tiene perfecto derecho a vivir y a defenderse…”

Dende outru puntu de vista tamién son mui interesantes las reflexones de Mª Soledad Díez Suárez sobre´l llionés:

“La región leonesa, durante la Edad Media, fue tierra de grandes empeños políticos y culturales, que, como en todas partes, se manifestaron en una lengua, el leonés, coexistente en sus orígenes con las restantes lenguas peninsulares. Pero esa lengua leonesa, oscurecida y arrinconada luego por el arrollador impulso progresivo del castellano –principal factor fue la hegemonía política de Castilla-, quedó limitada al uso coloquial en lugares campesinos o en estamentos populares y de menor cultura. Por eso, es necesario rescatar y preservar del olvido lo más representativo del ser humano que es su lengua, instrumento con que los pueblos han ido mostrando y transmitiendo a la posteridad su propia imagen y la noticia de sus inquietudes, de su evolución, de sus logros, dando lugar así al proceso de las civilizaciones.”

Ye un milagru que l´asturllionés siga vivu güei despuéis de tantas penurias, de siegros obrigatoriamente reducíu a una posición subalterna del castellanu y limitáu a una esistencia basada na tresmisión oral de xeneración en xeneración. Américo Castro, buen conocedor de la realidá llingüística llionesa, que fizo encuestas en Zamora a principios de siegru XX y estudios sobre´l llionés medieval de los fueros del Vieyu Reinu de Llión, dicía que:

“El menor “patois” encierra tal cantidad de interés sicológico, histórico y lingüístico que su conservación es obligada empresa para todo pueblo culto.”

Seyamos un puebru cultu, argullosu de los sous raigones históricos y culturales y faigamos que´l milagru continúe. L´asturllionés puede y tien que servir pa lo que sirvíu siempre: pa comunicar a la xente, tresmitir ideas, pensamientos y sentimientos. L´asturllionés tien que valir como vehículu de cultura, de la nuesa cultura, la llionesa.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s