II. El niciu del asturllionés ye´l llatín que falaban los ástures

Güei naide duda de que la xénesis del asturllionés hai que la buscar nel llatín que trouxeron los romanos al territoriu d´Asturia despuéis de la sua conquista. Esti territoriu englobaba la mayor parte d´Asturias y Llión, l´occidente zamoranu, la zona portuguesa nororiental que s´estiende ente los ríos Sabor y Douru, y las comarcas gallegas de Valdeorras y Viana do Bolo. La llingua de los ástures desaparecíu pero influyíu de tal maneira nel llatín que deprendíu esti puebru que lu modificóu d´un xeitu tal que chegáu un puntu ye pertinente da-y outru nome a esa forma de falar que yá nun ye llatín sinón una llingua neo-llatina, una llingua romance en definitiva. El llatín que se falaba nel Conventus Astorum evolucionóu de la mesma forma y sufríu idénticas o parecidas influencias que lu ficieron camudar nuna mesma dirección, hasta convertise nel actual romance astur-llionés. Sorprende comprobar cumo la llende de la zona onde más arraigu tenía´l idioma al entamar el siegru xx conincide grosso modo col antigüu territoriu de los ástures, cumo apuntóu´l escritor llionés Juan Pedro Aparicio:

 

“Alonso Zamora Vicente traza las varias fronteiras del llionés según las suas distintas particularidades. Las más amplias coinciden naturalmente cola mayor estensión territorial del Vieyu Reinu, chegando por Estremadura hasta Andalucía; pero la más reducida, el noyu orixinal, nun ye outru que la vieya fronteira matriz ya conocida por nosoutros, la que contenía a la Asturia prerromana: del Navia al Seya, del Seya al Esla, del Esla al Douro, con penetración por Portugal, por Miranda l Douro, Ruidenor y Guadramil, y del Sil outra vez al Navia. (…) ¿Ye que se necesita mayor evidencia que esta histórica superposición de nuesu mou de falar sobe los límites de la nación astur antias descritos? Reconozamos que l´asuntu merez más atención de la que se-y quiso dar hasta agora.”

 

Outru escritor, el poeta asturianu Xuan Bello, insiste sobre´l mesmu tema:

 

“El pesu de los ástures ente nós nun se puede obviar por munches razones: perduren como piedres rares y secretes espresiones y, d´otriamente, aquel idioma indoeuropéu que falaben –de la familia céltica o non- tresformó´l llatín hasta convertilu nesto qu´agora escribimos. Resulta francamente misteriosu cómo les fronteres del Conventus Astorum  coinciden cuasi esactes coles llendes que nel sieglu xx señaló Menéndez Pidal pal llionés.”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s