La Vieya

Polos vieyos dioses, si los siegros camudoron el mundu,
nun t´esmolezas, ¿qué más da? La mar canta y relluz,
y, delantre de ti, dende hai muitu tiempu, al sol que ríi,
nel tremor del aire, la Vieya danza inda.

¡La Vieya! Espíritu vivu de los grandes llugares nuevos
lluenxe, chamarada azul, cumo l´orbayu qu´amiya,
al meyodía, compañeira de las yeguas,
alma de las llamargas y del país de los bueis.

Somorguiada de lluz nas craras fuentes del aire,
ye ella la que, apareciendo sobre las salinas estivales,
colos sous refrexos sobre las llagunas y la sua lluz de nieve,
envuelve a las fieras y a los páxaros que volan.

Ye ella quien alluma las dunas y las prayas;
ella adormez al sol a los pastores tendíos sobre suas mantas,
seduz con beisos a los guardianes de Camargo
y escancia´l sueñu sobre los criaos de Crau.

Cuando amamantas a los tous fiyos,
deixa baillar a la Vieya albentistate
dende hai muitu tiempu ye ella la que t´abelluga y caltién,
Tierra mía, la tua alma temerosa, en caldia y apasionada,

JOUSÈ D´ARBAUD, La Vièo (fragmentu), en Lyrische Auswahl aus der Felibredichtung, 1935

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s