La lluna y el destín

lluna-polu.jpglluna-polu.jpg

Sicasí, la lluna, pol simple feitu de ser dueña de todas las cousas y afalar los muertos, texe todos los destinos. Asina, aparez nos mitos cumo una gran araña. Porque texer nun significa solo predestinar (nel terrén antropolóxicu) y amesturar realidades distintas (nel terrén cosmolóxicu) sinón tamién crear, facer salir, de la propia sustancia, a la maneira cumo l´araña fai ella mesma la sua tela. ¿Nun ye la lluna la creadora inagotable de las formas vivas? Agora bien, cumo todo lo texío, las vidas pertenecen a un conxuntu: tien un destín. Las moirai, que filan el destín, son divinidades llunares. Homero (na Odisea) chámalas “las filadoras”, y una d´ellas lleva inclusive´l nome de Cloto, ye dicir, “filadora”. Seique, foron nel sou orixe divinidades del nacimientu, pero la especulación posterior fizo d´ellas la personificación del destín. Sin embargu, la sua estructura llunar nun se perdíu nunca dafeitu. Porfirio diz que las moirai dependen de las fuercias llunares, y un testu órficu consideralas cumo formando parte de la lluna. Nas antiguas llinguas xermánicas, una de las palabras con que se chama al destín (antigüu alto-alemán, wurt; antigüu noruegu, urdhr; anglosaxón, wyrd) deriva d´un vierbu indoeuropéu: uert, “xirar”, del que proceden las palabras del antigüu alto-alemán wirt, wirtl, “fusu”, “rueca”; l´holandés worweden, “xirar”.

Ye craro que n´aquellas culturas en que las grandes diosas axuntan las virtudes de la lluna, de la tierra y de la vexetación, el fusu y la rueca con que filan los destinos de los homes camúdanse nún de tantos atributos d´ellas. D´estamiente, por exemplu, la diosa del fusu alcontrada en Troya, que ye de la dómina que ta ente´l 2000 y el 1500 a. C. Esti tipu iconográficu ta mui espardíu n´Oriente; aparez la rueca en manos d´Isthar, de la gran diosa hitita, de la diosa siria Atargatis, d´una divinidá chipriota primitiva, de la diosa d´Éfeso. El destín, filu de la vida, ye un períodu más o menos llargu, de tiempu, D´ehí que las grandes diosas pasen a ser dueñas del tiempu, de los destinos qu´ellas faen a voluntá.

MIRCEA ELIADE, Traité d´Histoire des Religions, 1974 (1949)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s