La Diosa Gálica

Cuando Roma chegóu a estas tierras últimas y a la sua mar d’auguas duces indefinida y seique interminable, cuando César y Roma, esos dous craros y altos nomes, chegoron, la diosa de madera queimada ya estaba eiquí. Chamóronla Diana ou Minerva, al xeitu indiferente de los imperios que nun son misioneiros y que prefieren reconocer y amesturar las divinidades vencidas. Antias acutaría’l sou sitiu nuna xerarquía precisa y sería la fiya d’un dios y la madre d’outru y venceyaríanla a los dones de la primavera o al horror de la guerra. Agora abellugala y amuesala esa estraña cousa, un muséu.

Chéganos sin mitoloxía, sin la palabra que foi d’ella, pero cono amatáu clamor de xeneraciones güei sepultadas. Ye una cousa rota y sagrada que la nuesa ociosa imaxinación puede arriquecer irresponsablemente. Nun sentiremos nunca las plegarias de los sous adoradores, nun sabremos nunca los ritos.

JORGE LUIS BORGES, Atlas, 1984

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s